Del ébola a coronavirus: de una emergencia a otra

Del ébola a coronavirus: de una emergencia a otra

Fuentes: Africa Fundación Sur. Revista digital 4/5/20  Imran Khan (Fuente: Al Jazeera)

¿Qué sucede en la respuesta a otras enfermedades cuando los funcionarios de salud pública del mundo se centran en COVID-19?. Desde los trabajadores del NHS en el Reino Unido hasta los trabajadores de ONG en la República Centroafricana (CAR), el personal sanitario de primera línea en todo el mundo está sobrecargado de trabajo y trata de contener la pandemia COVID-19 lo mejor que puede. En el centro de la respuesta mundial se encuentra la Organización Mundial de la Salud (OMS) que proporciona coordinación y respuesta, así como análisis de datos, para ayudar a los gobiernos. Pero, ¿qué sucede cuando los funcionarios de salud pública del mundo se centran en COVID-19? Todavía hay otras emergencias por ahí que necesitan ser contenidas.

La Dra. Marie-Rosaline Belizaire es una epidemióloga haitiana. Estuvo en primera línea en la batalla contra la epidemia de ébola en la República Democrática del Congo (RDC). “Estuve en la RDC desde mayo de 2018, pero desde hace un mes me mudé a la República Centroafricana (CAR) para centrarme en la lucha contra el COVID-19″, aseguró al medio Al Jazeera. La Dra. Belizaire es uno de los miles de trabajadores sanitarios que han cambiado de funciones y, en su caso, de país, para tratar el coronavirus. Inicialmente, estaba feliz de mudarse a la CAR para hacer frente a esta nueva crisis, “ me sentía bien y cómoda por ayudar a la República Centroafricana”. Sin embargo, es importante que la respuesta a otras crisis no sufra como resultado del cambio de ámbito de los los trabajadores de la salud.

En el pasado, los brotes de ébola casi diezmaron a varios países africanos. En 2014, durante la epidemia de ébola en el Africa occidental, Liberia estuvo al borde del colapso a causa de la violencia de las mafias, la ruina financiera y la muerte de miles de personas a causa de la enfermedad. El temor de muchos sanitarios es el retroceso en la investigación y cuidado de enfermedades transmisibles. La Dra. Belizaire asegura que le preocupa la escasez de material sanitario y el bajo apoyo financiero. “Nuestro enfoque en COVID-19 significará que otros morirán de enfermedades como la diarrea, el paludismo, etc.” Por otro lado, lidiar con una crisis ha significado que personas como la Dra. Belizaire están equipados para manejar otra crisis como el coronavirus.

Las respuestas al ébola, el cólera y el paludismo también significan que la población local ahora está mucho más educada sobre los riesgos y las estrategias de prevención que hace una década. En países como la República Democrática del Congo, existe un entorno de seguridad muy complejo que puede afectar a la respuesta sanitaria. En este país la transmisión del ébola es una posibilidad muy real fuera de los grupos que están bajo vigilancia. El virus puede persistir en agujas, jeringas o viales usados durante varias semanas; puede permanecer en los fluidos corporales de los supervivientes durante meses y puede transmitirse después de la recuperación o, en raras ocasiones, puede resultar en una recaída. El ébola también está presente naturalmente en algunos animales de la región, lo que significa que siempre existe el riesgo de una nueva oleada de casos. La crisis del COVID-19 ha demostrado que el mundo no está tan preparado como debería para hacer frente a una crisis sanitaria mundial. Y con el enfoque en esta pandemia, existe una posibilidad muy real de que la RDC y el África central deban enfrentarse de nuevo a otro brote de ébola como el de 2014-2016.

Imran Khan

Fuente: Al Jazeera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *