Nota de Prensa de Babestu (Familiares de Centros residenciales de Bizkaia)

Nota de Prensa de Babestu (Familiares de Centros residenciales de Bizkaia)

Fuente: Réplica de BABESTU a la Diputación Foral de Bizkaia

NOTA DE PRENSA DE BABESTU ELKARTEA

La Diputación Foral de Bizkaia ha informado recientemente sobre la opinión de los familares de los centros residenciales de Bizkaia durante el 2020, en plena crisis de la pandemia de COVID.

Desde Babestu queremos hacer la siguiente valoración general de las manifestaciones efectuadas por el Diputado de Acción Social, Sr Sergio Murillo, sobre las encuestas realizadas desde el área que dirige y su análisis sobre la gestión del ente foral:

1.- Los datos ofrecidos de las encuestas de la Diputación de Bizkaia a los familiares para la valoración de su servicio asistencial no muestran las preguntas que se realizaron a los familiares, ni define claramente el método utilizado (telefónicas con cuestionario semi-estructurado por sistema C.A.T.I.), ni especifica nítidamente el ente que ha llevado a cabo el cuestionario. Todo ello ofrece una opacidad que invalida el estudio y le otorga poca fiabilidad y rigor. El tipo de pregunta, así como el método de recogida de información, nos parece fundamental para hacer cualquier tipo de valoración en una encuesta.

2.- Los resultados de la valoración de la gestión en los centros asistenciales de personas mayores ofrecidos por Diputación dan una valor alto en todas las preguntas y similar al de años anteriores. Sin embargo, no se corresponden con la situación generada en las residencias durante la pandemia, con un número de fallecidos en las residencias, que puede ser la mitad del total en Bizkaia. Así mismo, en la encuesta que Babestu hizo entre un número de familiares considerable, incluso mayor al realizado por la DFB durante la primera ola de la pandemia, el valor alcanzado en la gestión era bajo, justo lo contrario a lo mostrado por la administración foral. Resulta inverosimil que la DFB a día de hoy tenga tan clara cuál su gestión en datos a través de encuestas y sea incapaz de ofrecer la cifra real de fallecidos en los centros residenciales; incluso Osakidetza niega sus propios datos de muertes en residencias de Bizkaia. Las encuestas de Diputación no preguntan por la opinión de los familiares de las víctimas de la COVID en las residencias, por el trato recibido por parte de la Diputación Foral de Bizkaia, las residencias y los centros abiertos al efecto.

3.- Los datos ofrecidos durante la pandemia por parte de la DFB en el Informe de Análisis sobre lo sucedido en los centros de servicios sociales de caracter residencial durante la pandemia del COVID-19, realizado el 23 de noviembre del 2020 por el ente foral, son de un muestra tan pequeña, sobre las 10.748 plazas ofrecidas según fuentes de la Diputación Foral, que no hace más que invalidar cualquier tipo de evaluación rigurosa y de alimentar opiniones por parte de la Diputación con poco fundamento. De hecho, desde el 26 de marzo al 16 de abril de 2020 se hicieron solamente 294 entrevistas telefónicas con familiares (un 85% de valoración alta según el estudio); del 23 de abril al 4 de mayo del 2020 se hicieron únicamente 65 entrevistas telefónicas con familiares (85 % de valoración alta); del al 22 de mayo de 2020 se realizaron 170 entrevistas con un 91% de valoración alta.

4.- La encuesta de percepción de personas usuarias de los Centros Residenciales en Bizkaia de Diciembre de 2020 utiliza un muestreo mayor, 2.015 encuestas(n) lo cual es significativo, pero tal y como hemos comentado, nos parece que el tipo de pregunta la metodología ni el ente que realiza el estudio son precisos.

5.- Nos parece poco creible que la Diputación valore la gestión del cuidado de los mayores residentes cuando los familiares no han podido entrar a los centros residenciales como hacían anteriormente. Nos parece que el estudio de la gestión tiene que tener en cuenta la opinión de las cuidadoras de los mayores, a las que tanto agradece insistentemente la Diputación en sus valoraciones generales, La opinión de las trabajadoras de atención directa en los centros residenciales es parte fundamental para cualquier tipo de valoración de gestión. Nada sabemos de ello y esa información siempre permanece oculta.

6.- La valoración no atiende a las quejas recibidas. A día de hoy desconocemos el número de quejas durante la pandemia, su estudio y resultados.

7.- Los resutados tan positivos nunca se han entendido con la alta conflictividad laboral, ni puede sustraerse al hecho de que la gestión es mayoritariamente privada en el territorio histórico de Bizkaia.

8.- Después de los resultados de la encuesta de 2018, Babestu se reunió personalmente con el Diputado de Acción Social, Sr. Sergio Murillo, para preguntarle sobre algunas cuestiones que se planteaban del estudio y que siguen sin ser resueltas, como por ejemplo:

  • Nos parece necesario entrevistar a las trabajadoras y a los propios residentes. Nos quedaríamos más tranquilos.
    ¿Cuál es el grado de satisfacción ante las quejas y reclamaciones realizadas?
  • ¿Cómo se las arreglan las 17.4911 personas dependientes y sus cuidadores que no están ingresadas en centros residenciales?
  • ¿Por qué no se le pregunta al familiar por cuestiones concretas en relación a la nutrición y la higiene? ¿Conocen los familiares qué es el PAI? ¿y la atención nocturna en la residencias?
  • Consideramos que según recoge el estudio de 2018, el dinero destinado a concertación debiera invertirse en su totalidad en este concepto.

En la actualidad, 1084 €/residente y mes revierten de la cantidad destinada a concertación, en torno a 2550 €/mes. Se nos informa que esa cantidad, que excede los 35.000.000 de € revierte a la Hacienda Foral. Con ese dinero, podrían concertarse otras 2060 plazas residenciales. Si no se hace, es posible que ese dinero no se destine al área social, lo cual haría pensar a la ciudadanía que se destina a lo social más dinero del que realmente se invierte. Por otra parte, esas 2060 plazas residenciales supondrían, grosso modo, un mínimo de 1100 puestos de trabajo permanentes.

Las recientes manifestaciones del Diputado de Acción Social de la Diputación Foral de Bizkaia y de su gobierno nos parecen autocomplacientes, como viene siendo habitual a lo largo de los años, durante los conflictos laborales, y después de un año de crisis de la COVD. Nos parece que es un ejercicio exhibicionista de campaña, innecesario y un acto de propaganda muy hiriente para muchas trabajadoras, familias de residentes y víctimas de la COVID en los centros asistenciales de Bizkaia.

Por todo ello,

EXIGIMOS LA DIMISIÓN DEL SEÑOR DIPUTADO DE ACCIÓN SOCIAL SERGIO MURILLO.

ASOCIACIÓN DE FAMILIARES DE RESIDENTES EN LOS CENTROS ASISTENCIALES DE BIZKAIA
Bilbao, 18 de febrero del 2021

One Comment

  • Miren Itxaso

    La autocomplacencia SILENCIA , OCULTA y ESTANCA la mejora y desarrollo de los servicios a la comunidad…a corto quizas resulte rentable a los partidos….con el tiempo sera su tumba.

    Pero sobretodo no resuelve NADA en lo actual ni de usuarios ni de familiares ni de trabajadoras: ES DIFICIL ASIMILAR TANTO ALMIBAR EN MOMENTOS DE TANTAS DEFUNCIONES.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *