Manifiesto ante la aprobación del PIGRUB (Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos de Bizkaia 2021-2031)

Manifiesto ante la aprobación del PIGRUB (Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos de Bizkaia 2021-2031)

Fuente: Zabor Zero Bizkaian 

Para firmar: https://forms.gle/iuz3fBziv34XERNS7

A finales de este año 2020, deberá ser aprobado el nuevo PIGRUB (PLAN INTEGRAL DE LA GESTIÓN DE RESIDUOS URBANOS DE BIZKAIA) con vigencia para 10 años. El actual Plan de 2006 venció en el año 2016 y sigue todavía en vigor por la prórroga realizada. El PIGRUB rige la gestión de los residuos urbanos en el conjunto del territorio de Bizkaia, por lo que su contenido, propuestas y estrategia a seguir, son de enorme importancia para el conjunto de la sociedad. Será imprescindible que el nuevo PIGRUB sea elaborado con normativas acordes a la vigente legislación estatal y europea y adaptado a las nuevas tecnologías existentes en la actualidad.
Quienes suscribimos esta iniciativa queremos dedicar nuestro recuerdo a los dos trabajadores fallecidos en el terrible derrumbamiento del vertedero de residuos de Zaldibar, catástrofe que refuerza claramente la necesidad de un cambio de rumbo en la gestión de estos mismos residuos.

Como impulsores de esta iniciativa hacemos un llamamiento a la sociedad bizkaina para caminar hacia una sociedad de Residuo Cero e instamos a la Diputación Foral de Bizkaia para que se elabore el nuevo PIGRUB acorde con esta filosofía de cerrar los ciclos materiales, la llamada Economía Circular.

Las Declaraciones de Emergencia Climática aprobadas tanto en Europa como en nuestra Comunidad Autónoma Vasca proponen hacer realidad una Transición Ecológica y Energética satisfactoria. Urgen a la reforma de la gestión de residuos que constituye actualmente una de las principales fuentes de gases de efecto invernadero y a la aplicación de políticas de Economía Circular. En este sentido, la Directiva 2018/851/CE, sobre Gestión de Residuos, establece que tal gestión debe ser mejorada y transformada en una gestión sostenible de los materiales, abarcando el ciclo de vida completo de los productos, de modo que permita preservar los recursos al cerrar el ciclo, reduciendo y evitando emisiones de gases de efecto invernadero. En ello consiste la Economía Circular.

Por todo ello, la UE puso en marcha en el año 2015 un Plan de Acción para impulsar la Economía Circular, exigiendo entre otras cosas alcanzar una tasa de reciclaje de residuos municipales del 65% en el año 2030 (el objetivo vigente es del 50% para antes de 2020). El llamado “Paquete de Economía Circular” lo conforman 5 Directivas aprobadas por el Parlamento Europeo entre mayo de 2018 y junio de 2019, que exigen a los gobiernos estatales y regionales la trasposición sin dilación de las mismas.

Esta filosofía avanza en Europa con generación de riqueza asociada a la reutilización y el reciclaje, mientras en Bizkaia el sistema actual de tratamiento de residuos está agotado. No solo lo ha dejado al descubierto el derrumbe del vertedero de Zaldibar (gestión privada y deficiente control público, con resultado de desastre medioambiental y riesgos para la salud y vida de las personas), sino también porque la gestión de las últimas décadas ha pivotado sobre la incineración y vertido de los residuos. La columna vertebral de la gestión de residuos urbanos en nuestro territorio ha sido Zabalgarbi, una incineradora ideada hace 30 años que ha condicionado de una manera determinante el tratamiento de los residuos en Bizkaia:
– En 2019 Zabalgarbi incineró 217.000 toneladas de residuos; de ellas, unas 150.000 toneladas de residuos mezclados, incinerados sin ningún tipo de pretratamiento.
– 15.000 toneladas de residuos mezclados fueron directamente a vertedero, sin pre-tratamiento.
– 87.000 toneladas de residuos urbanos acabaron en vertederos, incluyendo cerca de 45.000 toneladas de combustibles derivados de residuos procesados por la TMB, que deberían haber sido valorizados.
– En contraposición, en Bizkaia se recogieron de forma separada menos de 13.000 toneladas de biorresiduos; y se dejaron de recoger con separación al menos otras 65.000 toneladas de biorresiduo, que se podrían haber compostado, sin necesidad de verter ni de incinerar.

Por todo ello, afirmamos que en el año 2019 el Territorio Histórico de Bizkaia no alcanzó la tasa de reciclaje del 50%, la meta exigida por la normativa europea para el año 2020. Para conocer tal cifra solo hay que descontar de los cálculos realizados por la propia Diputación Foral, partidas como los Residuos de Construcción y Demolición (RCD), que no son un residuo urbano, y otras partidas que recogidas “separadamente” acaban vertidas o incineradas sin reciclaje. Estimamos que el porcentaje de reciclaje en Bizkaia, para el último año del que disponemos datos -2019-no ha superado el 42%.

Ante esta situación, la conclusión evidente es que en 2020 cualquier sistema de gestión de residuos debe pivotar sobre la recogida separada de los mismos, haciendo especial hincapié en la recogida separada del biorresiduo, así como en la reducción, la reutilización y el reciclaje del resto de fracciones.

No podemos seguir manteniendo las viejas inercias, máxime en un contexto que ha evidenciado la enorme vulnerabilidad del actual sistema económico y de gestión privada de los recursos. La elaboración del nuevo PIGRUB nos abre una ventana de oportunidad para dar un giro y desarrollar estrategias de transición hacia otro modelo diferente que sitúe en el centro el cuidado de la vida y del planeta y posibilite crear empleo y riqueza sin contaminar. Es el momento para avanzar hacia una economía circular y de reducir radicalmente el uso de recursos naturales y la emisión de gases de efecto invernadero, respetando los límites del planeta.

Ésta es la base de las sociedades sostenibles, justas y equitativas que propugnamos. Para avanzar en esta dirección son imprescindibles la generación de redes comunitarias y el trabajo conjunto.Por ello,las personas y grupos firmantes impulsamos la creación de un espacio común en favor del Residuo Cero.

PROPUESTAS PARA UN NUEVO PLAN DE GESTIÓN DE RESIDUOS EN BIZKAIA

Algunos elementos imprescindibles para cumplir con las obligaciones de Medio Ambiente y Salud de la normativa estatal y europea deberían ser:

1.-El nuevo PIGRUB debe incorporar entre sus objetivos la transparencia y participación democrática de la ciudadanía, para que sea escuchada en la toma de decisiones. Más allá de la intervención testimonial de expertos-as a propuesta de los grupos políticos.

2.- El nuevo PIGRUB debe tomar como base la normativa vigente a nivel estatal y europeo, dando prioridad a las MTD (Mejores Técnicas Disponibles) para caminar hacia el Residuo Cero y la Economía Circular real.

Los principios básicos de esta nuevo Plan han de ser Prevenir y Minimizar la generación de residuos, y para ello se han de asumir las siguientes propuestas básicas:

• Proponer las medidas que dificultarán-e incluso imposibilitarán-la fabricación de productos que no sean reutilizables, reciclables o reparables, prohibiendo expresamente la obsolescencia programada y definiendo para ello requisitos de diseño circular para todos los productos. Asimismo, el Plan debe poner los medios para que los plásticos y productos de un solo uso dejen de utilizarse. Y para lograrlo todo ello debe establecer objetivos temporales concretos y vinculantes para la reducción, la reutilización, el reciclaje, la producción limpia de los materiales. De la misma forma, proponemos extender y legislar la responsabilidad del productor, en línea con lo que establecen las nuevas Directivas europeas.

• Recogida selectiva obligatoria de toda la materia orgánica (cruda, cocinada, carne y pescado) mediante los sistemas más eficientes, marcando objetivos temporales de recogida selectiva del biorresiduo y prohibición expresa de su vertido.

• Una Normativa Fiscal que establezca incentivos económicos efectivos para desarrollar estrategias de ahorro de residuos -como la Tasa por Generación (quien contamina paga)-,gravámenes progresivos para potenciar la reducción de envases, impuestos a los plásticos no reutilizables, y tasas al vertido e incineración, entre otros.

• Garantizar la proximidad entre generación y tratamiento apostando por tratamientos descentralizados de las fracciones mayoritarias, con autosuficiencia y simplicidad técnica, flexibles ante posibles cambios y abiertos a la participación ciudadana. En este sentido, se debe proceder a la construcción de las nuevas plantas comarcales compostadoras que sean necesarias para el aprovechamiento de la materia orgánica producida en nuestro territorio.

• Apostar en ese nuevo Plan por un Sistema de Depósito y Retorno(SDDR) para la reutilización de envases específicos, estableciendo objetivos cuantitativos de reutilización.
• Generalizar la recogida separada en comercios y establecerlo deforma obligatoria en el conjunto de Bizkaia.
• Planificar la eliminación de la incineración y co-incineración de los residuos en Bizkaia. Para fomentar las actividades de prevención de residuos y economía circular hay que eliminar gradualmente la capacidad existente de la incineradora de
Zabalgarbi, lo que conduciría a una mejora de la recogida selectiva y avanzar en la paulatina descarbonización de la generación eléctrica.
• Mejorar la organización de la recogida separada, creando un punto verde en cada barrio, reduciendo el número de contenedores de la fracción resto.
• De acuerdo a la jerarquía europea, Impulsar la creación de Centros de preparación para la Reutilización (CPR), para el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), por ser estos los residuos que mas crecen y por su alto valor económico.
• Realización de campañas de educación, información y sensibilización a desarrollar en el conjunto de Bizkaia, para promover la minimización y las recogidas separadas.
• Introducción de cláusulas sociales, medioambientales y éticas en los pliegos de contratación pública, así como de cláusulas sociales para la adjudicación de los servicios relacionados con la gestión de los residuos, que den prioridad y faciliten la contratación de las empresas y cooperativas del tercer sector.

• Inclusión de un sistema fiable y trasparente de comunicación de los resultados del Plan, acorde con los instrumentos de medida propuestos en las Directivas de la Comisión Europea.

• En línea con las políticas europeas, velar porque la financiación y las ayudas públicas se dirijan a las opciones de tratamiento que se ajusten a la jerarquía de residuos, y porque se conceda prioridad a la prevención de los residuos, la reutilización, la recogida separada y el reciclado.

Para firmar: https://forms.gle/iuz3fBziv34XERNS7

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *