La patente en los medicamentos: un derecho inhumano

La patente en los medicamentos: un derecho inhumano

Fuente: Asociación de Acceso Justo al Medicamento. Revista nº 13 verano 2022Ángel María Martín Fernández-Gallardo. Inspector Farmacéutico del Servicio de Salud de Castilla La Mancha (SESCAM).

Resumen

En 1948 se declaró la vida como un Derecho Humano Universal que hoy violan sistemáticamente las multinacionales farmacéuticas con sus patentes de medicamentos que salvan vidas, condenando a morir a quienes no pueden pagar los precios arbitrariamente caros que exigen; un holocausto silencioso que los Estados permiten y los ciudadanos, por no impedirlo también nos hacemos cómplices. Y ahora dan un paso más y alegan, que la patente responsable de ese genocidio es un derecho humano. Para imponerlas en los tratados de la OMC las disfrazaron de ciencia, pero como nos demuestra la historia de la insulina y su patente centenaria mutante, sólo parasitan la ciencia. Que para defenderlas no nos las disfracen de humanidad, porque como nos muestra el reguero de muerte que dejan a su paso, sólo son un derecho inhumano.

Lobitos buenos

En el mundo que quisieron imponer los nazis hubiera sido posible contemplar al Dr. Menguele, convertido en un destacado médico de éxito al que acudiría lo más selecto de la raza aria, siendo alabado por destinar a obras benéficas para huérfanos de las SS un pellizco de su fortuna, acumulada durante el holocausto con los dientes de oro que arrancaban a los judíos después de gasearlos.

En el mundo surgido tras los tratados de la OMC, leemos que el CEO de Moderna (1), al igual que el CEO de Pfizer convertido en empresario de éxito, donará a organizaciones benéficas 330 millones de euros de su fortuna, acumulada especulando con la vacuna del Covid durante la pandemia y restringiendo su disponibilidad mientras mueren como corderos millones de personas sin poder vacunarse y un clamor mundial les exige que liberen las patentes, porque Sr. Stéphane Bancel, todo su dinero no podrá devolver la vida ni a uno solo de ellos. Y leemos también que Pfizer reclama protección para que los corderos no violen los derechos humanos de su patente.

Aunque José Agustín Goytisolo ya nos dejó, ¡qué vivos permanecen su sueño y su poesía!:

Érase una vez, un lobito bueno, al que maltrataban todos los corderos… (2)

La aberración

El pasado mes de abril, diez organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la atención médica en EEUU, enviaron una carta al presidente de Pfizer (3), cuya empresa ha invocado que la patente de Paxlovid es un derecho humano y equipara la emisión de la licencia obligatoria solicitada por la República Dominicana (4) con una violación de los derechos humanos de Pfizer. Esta aberración no preocuparía si no partiera de Pfizer, que como es sabido fue el impulsor de la inclusión, casi a escondidas, de los medicamentos en el Acuerdo sobre los ADPIC. (5)

Le recuerdan que la política de derechos humanos de su empresa asume “el compromiso de realizar negocios de manera ética y responsable, respetando los derechos humanos reconocidos internacionalmente en todas sus operaciones” y que invocar una violación de los derechos humanos para evitar el acceso equitativo a sus medicamentos COVID no es ético ni responsable, “más bien, a muchos les parecerá una estrategia más de las grandes farmacéuticas para maximizar las ganancias durante una pandemia”. (3)

En el Titanic del Paxlovid (6), su Capitán no deja acceder al bote salvavidas a los enfermos con COVID grave que no puedan pagar el precio que les exige por sus vidas, ¡porque violan los derechos humanos del bote salvavidas!

La vida si es un derecho humano

La Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 (7), proclama que todo individuo tiene derecho a la vida, a la salud, a no ser sometido a trato inhumano, a igual protección contra toda discriminación y a que se establezca un orden internacional para que estos derechos se hagan plenamente efectivos. Y termina diciendo, que nada en esta declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esa Declaración.

¿No se suprime el derecho a la vida cuando se impide el acceso al medicamento que puede salvarla?

¿No se suprime el derecho a la salud cuando se impide el acceso al medicamento que puede restaurarla?

¿No es trato inhumano dejar sufrir y morir a una persona cuando se le impide el acceso al medicamento que puede curarle y salvarle la vida?

¿No es discriminación decidir arbitrariamente quien puede tener acceso y quien no al medicamento que le puede salvar la vida?

¿No viola esta declaración el acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) que establece un orden internacional que permite la supresión del derecho a la vida, del derecho a la salud, del derecho a no ser sometido a un trato inhumano y del derecho a no ser discriminado?

Sí, las patentes en los medicamentos y el acuerdo fúnebre de Marrakech sobre los ADPIC violan la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Salvar vidas fue su único objetivo

En 1798 Edward Jenner descubrió la vacuna de la viruela y no corrió a patentarla sino a divulgar su descubrimiento. Hoy muchos creen que es el científico que más vidas ha salvado (8). Sólo cinco años después Balmis, Salvany, Zendal y 22 niños huérfanos en cuyos brazos se inoculaba el virus para mantenerlo vivo, emprendieron la expedición que a lo largo de tres años llevó ese descubrimiento por medio mundo para difundirlo y salvar vidas. El propio Jenner dijo, ‘No me imagino que en los anales de la historia haya un ejemplo de filantropía tan noble y extenso como este” (9,10,11). La vida aún no había sido declarada un derecho humano, pero estas personas no lo necesitaban, lo sabían.

Siempre lo han sabido quienes dedican su vida y vocación a protegerla, por eso cuando sus descubrimientos han sido importantes los compartieron y difundieron, como revela la intrahistoria de la patente de la insulina, cuyo descubridor era médico y por razones éticas no quería que su nombre figurase en la solicitud de la patente que iban a ceder a la Universidad de Toronto para producirla gratuitamente. Pero la ley de EEUU requería que los inventores reales presentaran la solicitud de lo contrario sería nula y tuvieron que convencerle de que no habría prejuicio contra él al transferirla a una institución y no obtener beneficio de ella. (12)

Y no sólo el mundo sanitario. Cuando Nils Bohlin, ingeniero jefe de Volvo, inventó el cinturón de seguridad con 3 puntos en 1959, lo patentó. Y cuando dos años después la empresa se dio cuenta de lo importante que era para salvar vidas humanas liberó la patente, que se estima que cada año salva 100.000 vidas (13).

Pero hoy día, para las multinacionales farmacéuticas ganar dinero es el único objetivo y para maximizar sus beneficios especulan impunemente con sus patentes y nuestras vidas. (14)

Impunidad: los Estados tampoco nos protegen

En septiembre de 2021, Amnistía Internacional publicó el informe “Dosis doble de desigualdad: Las empresas farmacéuticas y la crisis de las vacunas contra la COVID-19” (15) donde evalúa las restricciones que la industria farmacéutica impone al acceso equitativo a sus vacunas vitales contra la COVID-19, y denuncia la inacción de los gobiernos para proteger los derechos humanos en todo el mundo al no exigirles que suprimieran esas restricciones.

Pero las vacunas contra la COVID son sólo la punta del iceberg, en realidad esta inacción se extiende ya a todos los nuevos medicamentos con patente que se autorizan y como resultado, la autorización de comercialización que otorgan los Estados, también autoriza de facto, a suprimir derechos humanos de las personas y a quitarles la vida, dejándoles morir si no pueden pagar el precio arbitrariamente caro que las multinacionales farmacéuticas exigen.

Cómo hemos llegado a esto

Las patentes en los medicamentos existen desde hace más de cien años, entonces ¿qué ha cambiado? La normativa supranacional.

Hasta 1995 cada país tenía amplia libertad para establecer los parámetros de la propiedad intelectual, podía definir si otorgaba patentes o no en algunos sectores, la duración de las patentes y qué derechos se otorgaban. Esto cambió ese año con la creación de la OMC y la imposición global bajo su paraguas, del acuerdo fúnebre de Marrakech sobre los ADPIC.

Con esta normativa supranacional, las multinacionales farmacéuticas escapan al control de las leyes nacionales. Es la nueva versión, en el mundo globalizado, de lo que decía el Conde de Romanones a los diputados ¨Hagan ustedes las leyes y déjenme a mí los reglamentos¨. Hoy esos reglamentos se escriben de manera opaca por grupos de presión en organismos supranacionales alejados del control democrático. Y por eso cuando esos acuerdos producen sufrimiento y muerte no se modifican, porque allí no se escucha la voz de los ciudadanos, sólo la de los interesados en mantenerlos.

El acuerdo fúnebre de Marrakech sobre los ADPIC impuso en todo el mundo unos estándares mínimos para la protección de las patentes:

  • Establece que las patentes no pueden durar menos de 20 años, sin ninguna justificación lógica o económica para esta duración.
  • Establece qué derechos deben concederse a los titulares de patentes.
  • Crea una nueva forma de protección de los llamados datos de prueba para los productos farmacéuticos.

Es decir, establece un conjunto de normas inspiradas en algunos estándares de propiedad intelectual existentes en los países desarrollados, que ni son necesariamente adecuadas para los países en desarrollo (16), ni para la mayoría de los países desarrollados que ya tenían la normativa adaptada a sus necesidades.

Entonces ¿por qué lo firman? Porque para adherirse a la OMC deben firmar el Acuerdo sobre los ADPIC, uno de los tres pilares de la OMC (17) y si se quedan fuera de la OMC, en un mundo globalizado quedan en medio de un apartheid comercial. Y cuando lo firman, si lo incumplen, Estados Unidos aplica la Sección Especial 301 de su legislación comercial y sanciona al comercio con ese país (18) y Europa en un informe equivalente (19).

La inclusión de los productos farmacéuticos en el acuerdo sobre los ADPIC solo benefició a las multinacionales farmacéuticas que fueron quienes lo promovieron (5) y les faltó tiempo para empezar a actuar: la mayoría de los países incluidos en el Informe Especial 301 entre 1996 y 2000 fueron solicitados por Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, lobby de las multinacionales farmacéuticas (18).

Y al abrigo de estas normas han creado un monopolio global con el que ejercen un control férreo: imponen los precios a los Estados (14), deciden donde y cuanto producen, eligen a quien venden sus medicamentos y a qué precio, discriminando el acceso de los ciudadanos a los medicamentos que necesitan y vulnerando los derechos humanos (15).

Antes del acuerdo fúnebre de Marrakech ese monopolio mundial era imposible de crear, las diferentes legislaciones nacionales lo impedían y daban fuerza a los Estados para poder negociar los precios de los medicamentos, que se relacionaban con sus costes de producción, investigación y desarrollo. Hoy son precios de monopolio, arbitrarios, puramente especulativos para maximizar los beneficios, precios que impiden el acceso a los medicamentos a millones de personas en todo el mundo, que lo pagan con más sufrimiento y muchos con su vida (14).

La jugada de las multinacionales farmacéuticas fue maestra e inhumana. Y no hay caso que lo ilustre mejor que lo sucedido con la insulina, hoy en el ojo del huracán incluso en los países más ricos: un estudio en EEUU encontró que uno de cada cuatro diabéticos raciona su insulina por razones financieras (20) y en todo el mundo según la OMS uno de cada dos diabéticos no puede acceder a la insulina que necesita (21).

La insulina: de patente humanitaria a máquina de ganar dinero

Sus descubridores, cuando en 1923 solicitaron la patente, declararon que su objetivo no era obtener ganancias “la insulina pertenece al mundo, no a mí” (22). Creían que cuando se publicasen los detalles del método de preparación, cualquiera sería libre de preparar el extracto, pero nadie podría asegurar un monopolio rentable y la vendieron por 1 dólar a la Universidad de Toronto para garantizar la disponibilidad rápida de su descubrimiento para el público.

Pero tras intentar fabricarla en el campus universitario, los investigadores se dieron cuenta de que carecían de la experiencia necesaria para producir suficiente medicamento para los mercados, por eso se asociaron con Eli Lilly en EEUU y otros muchos como Connaught Laboratories en Canadá, Squibb en EEUU, Nordisk, Novo, Hoechst, British Drugs Houses y Burroughs Wellcome en Europa y Commonwealth Serum Laboratories en Australia a quienes se permitió obtener patentes de cualquier mejora en el proceso de fabricación, para que llegase lo más rápidamente posible a todos los que la necesitasen. Incluso el prestigioso abogado que preparó la documentación de esas patentes lo hizo altruistamente (12). Por entonces la industria farmacéutica tenía alma sanitaria:

Eli Lilly había sido fundada unos años antes por un farmacéutico, tras morir su mujer de malaria. Al fundarla prometió “convertir en algo mejor la vida de las personas de todo el mundo”. (23)

Nordisk fue fundada en Dinamarca en 1923 por August y Marie Krogh, él Premio Nobel y ella médica y diabética, quienes en un viaje a Estados Unidos en 1922 conocieron el descubrimiento y obtuvieron los permisos para producirla. (24)

Hoechst, entonces una fábrica de tintes, quiso producirla en Alemania y puso al frente al científico lituano Oskar Minkowsky que había sido el primero en demostrar que el páncreas producía una sustancia cuya carencia era responsable de la diabetes. (25)

Hoy esas tres empresas (Hoechst fue absorbida por Aventis) controlan su mercado valorado en 105.000 millones de dólares, y han convertido su monopolio en una máquina de ganar dinero (figuras 1 y 2) cobrando cantidades exorbitantes por un medicamento, sin el cual las personas con diabetes tipo 1 no pueden vivir y desde 1996 han subido su precio más de un 1200% en EEUU (26), mientras uno de cada cuatro diabéticos allí no puede acceder a ella correctamente.

Figura 1: La máquina de ganar dinero de Eli Lilly y Novo Nordisk, a pleno rendimiento en EEUU

Figura 2: La máquina de ganar dinero de Sanofi con su matorral de patentes para ampliar su monopolio en EEUU

Fuente: (37)

Lo hacen prostituyendo el objetivo por el que se les entregó esa patente, prorrogando artificiosamente su duración mediante “matorrales de patentes” y cambios a veces menores en el proceso de fabricación, una práctica habitual de las multinacionales farmacéuticas conocida como “evergreening” (27) que usan impunemente para prolongarlas y subir los precios. Y por ambición de sus directivos, que con esas subidas consiguen desmesurados pluses con los que después algunos CEOs simulan practicar la caridad (figura 3). Y pueden hacerlo porque hoy las multinacionales farmacéuticas, gracias a los acuerdos fúnebres de Marrakech tienen más poder que los Estados.

Figura 3: Incentivos cobrados por sus directivos entre 2016 y 2020

Fuente: (37)

Pero la subida en EEUU no es un caso aislado. La tabla 1 muestra la subida del precio de la insulina basal en España desde 1990, expresado en coste/1000UI, el consumo mensual de un paciente medio.

TABLA 1: Variación del Coste/1000UI (€) de la Insulina Basal en España entre 1995 y 2022

En 1990 en España estaban comercializadas varias insulinas de diferentes laboratorios además de Lilly, NovoNordisk y Sanofi-Aventis. La última, de Berna, comercializada hasta 1995 es la que he utilizado para analizar el incremento del precio desde entonces: se comprueba que el precio de la insulina humana se ha incrementado un 859% y el de los análogos de insulina entre un 1271% y un 2017%, un incremento incluso mayor que el denunciado en EEUU (26).

Pero estos incrementos nada tienen que ver con sus costes de producción. Como muestra la Tabla 3, hasta 1995 en España el precio de la insulina NPH se relacionaba razonablemente con sus costes de producción más un beneficio del 20%. La entrada en vigor de los acuerdos fúnebres de los ADPIC y el monopolio creado por esas 3 empresas les han permitido dispararlos impunemente desde entonces y hoy nos exigen un precio que supera en un 500% su coste de producción.

Tabla 3: Costes de producción de las insulinas (28). Precios finales estimados con un margen de beneficio del 20% y precios reales en España (€)

Fuente: (28) y Elaboración Propia. *Estimando 40 UI/paciente y día. **Actualizado por IPC

Análogos de insulina: La gallina de los huevos de oro

Las insulinas del cerdo y bovina, ampliamente utilizadas hasta principios de los 80, según la terminología actual también son análogos de insulina: la insulina humana y la del cerdo sólo se diferencian en un aminoácido y la bovina en tres. Pero como ni la del cerdo ni la bovina son patentables aunque las produzcan por ingeniería genética, las reinventan para prolongar sus patentes creando otros análogos (Tabla 2) y no importa que los estudios no demuestren que sean mejores ni más seguros que la humana, nos los venden 20 veces más caros.

Tabla 2: Modificaciones de la estructura (en rojo) de la insulina humana en sus análogos

Thr: Treonina. Ile: Isoleucina. Asn: Asparragina. Pro: Prolina. Lis: Lisina. Ala: Alanina. Val: Valina. Asp: Ac. Aspártico. Gln: Glutamina. Gli: Glicina. Arg: Arginina. R13-COOH: Ac. Mirístico. R15-COOH: Ac. Palmítico

Fuente: Elaboración propia

Como la insulina tiene 51 aminoácidos y cada uno podría ser sustituido por cualquiera de los 20 aminoácidos proteinogénicos que existen, como han hecho con la Aspart imitando al cerdo, o permutarlos de dos en dos como han hecho con la Lispro, o sustituir un aminoácido terminal por un ácido graso saturado, como han hecho con la detemir y degludec, las posibilidades de esta gallina de los huevos de oro para crear análogos son casi ilimitadas. Poco parece importar si aportan poco o nada o si son más mutagénicos, casi todo vale en el altar de las patentes para mantener el monopolio y multiplicar los precios. Imitan al cerdo y lo llaman innovación.

Parasitan la ciencia

En la historia científica de la Insulina hay nada menos que 6 Premios Nobel galardonados: en 1923 Frederick Banting y John Macleod por su descubrimiento, en 1958 Frederick Sanger que descubrió su secuencia de aminoácidos, en 1964 Dorothy Hodgkin por descubrir su estructura terciaria (tridimensional), en 1974 Christian de Duve que descubrió su mecanismo de acción y en 1980 de nuevo Frederick Sanger fue galardonado con su segundo Premio Nobel por secuenciar el primer genoma completo de un organismo, un virus, que sentó las bases de la secuenciación genética y sin cuyo descubrimiento no existirían los análogos de insulina. (29,30,31,32,33)

Y con ellos una miríada de investigadores y clínicos que en muy pocos años consiguieron resultados que ya apuntaban al milagro que es hoy: en 1927 la mortalidad había caído del 38% al 5%, en 1933 se descubrió que añadiendo zinc cristaliza formando hexámeros y desde entonces todas excepto la glulisina lo llevan; y en 1935 se descubrió que añadir protamina prolongaba su efecto, usándose desde entonces. (34,35)

Pero ahora los mercaderes que la fabrican, que apenas aportan nada a la ciencia, que se limitan a aprovecharse de ella y a especular en régimen de monopolio dejando sufrir y morir a las personas que no pueden pagar (19), blanden sus patentes que parasitan la ciencia y dicen que son necesarias para poder seguir investigando. Pero mienten y hasta el presidente del Comité de Finanzas del Senado de EEUU lo sabe y afirma que “El precio de los medicamentos debería recompensar la innovación científica, no el juego del sistema de patentes” (36), que una investigación efectuada por el Congreso desenmascara (37), revelando que en el periodo 2016-2020 las multinacionales farmacéuticas gastaron más en recompras de acciones y dividendos que en investigación y desarrollo. Y lo más ruin, que “dedicaron una parte significativa de sus gastos de I+D a la investigación para ampliar los monopolios de mercado, apoyar las estrategias de marketing y suprimir la competencia”. ¿Se puede ser más hipócrita?

El ciclo de vida de este parásito, inicialmente de 20 años, no ha dejado de incrementarse y hoy la longevidad de la patente de la insulina ya ha superado a la esperanza de vida del ser humano. El próximo año cumplirá cien años desde que nació como patente humanitaria y hoy, convertida en el monopolio que su descubridor quería evitar, sigue más fuerte que nunca gracias a pequeñas mutaciones con las que las multinacionales farmacéuticas que controlan el monopolio, la rejuvenecen para encarecerla, practicando “evergreening” mientras los reguladores miran para otro lado.

Por eso hoy, cuando una investigación científica apunta a un resultado clínico importante, aparece una multinacional farmacéutica que la compra a cualquier precio, finaliza el desarrollo clínico del medicamento, lo patenta, especula con él pidiendo un precio que sólo una parte de la humanidad podrá pagar, condenando al resto (6), y cierra con siete llaves los datos de la investigación para que nadie más pueda hacer uso de ella. Porque los tiburones financieros que dirigen las multinacionales farmacéuticas y su cohorte de asesores legales y económicos, donde los demás vemos vidas humanas sólo ven dinero. Y lo llaman ciencia.

Cuando en 1972 Pablo Guerrero compuso “A cántaros”, ya nos alertaba a modo de premonición que “ellos planearán vender la vida y la muerte y la paz”, y tan solo 23 años después lo consiguieron. Con los acuerdos fúnebres de Marrakech ya nos venden la vida “en cómodos plazos de felicidad”, a los que puedan pagarlos, pero para los demás han creado un nuevo holocausto, una nueva forma de esclavitud y sufrimiento que es necesario abolir.

De aquellos barros estos lodos y por eso “Tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover. Tiene que llover a cántaros”. (38)

Porque las patentes en los medicamentos no son ciencia, son especulación y muerte. Son sólo un derecho inhumano.

Bibliografía

  1. El CEO de Moderna donará su multimillonario plan de retribución en acciones. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://cincodias.elpais.com/cincodias/2022/05/24/companias/1653408083_324664.ht
  2. Érase una vez. Paco Ibáñez en el Olimpia de París 1969. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=qSC3N9l7E_4
  3. Escrito a  Albert Bourla CEO de Pfizer. Interfaith Center on Corporate Responsibility. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.iccr.org/sites/default/files/resources_attachments/final_pfizer-paxlovid_4-20-22.pdf
  4. Solicitud de licencia obligatoria de Paxlovid en la República Dominicana.  [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.keionline.org/wp-content/uploads/Paxlovid-DR-request-ES.pdf
  5. Los largos y extraños ADPIC: la sórdida historia de cómo las vacunas se convirtieron en propiedad intelectual. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.sinpermiso.info/textos/los-largos-y-extranos-adpic-la-sordida-historia-de-como-las-vacunas-se-convirtieron-en-propiedad
  6. AJM. Nº 1. La patente en los medicamentos: El nuevo Titanic. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://accesojustomedicamento.org/la-patente-en-los-medicamentos-el-nuevo-titanic/
  7. La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948). [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights
  8. Edward Jenner, probablemente el científico que más vidas ha salvado en la historia. Internet. Disponible en https://historia.nationalgeographic.com.es/a/edward-jenner-probablemente-cientifico-que-mas-vidas-ha-salvado-historia_14242
  9. La primera misión humanitaria de la historia. Expedición Balmis: los niños que llevaron la vacuna de la viruela a América. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://historia.nationalgeographic.com.es/a/expedicion-balmis-ninos-que-llevaron-vacuna-viruela-a-america_15225
  10. Balmis: La expedición española que llevó la vacuna de la viruela a Asia y América. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.csic.es/es/actualidad-del-csic/balmis-la-expedicion-espanola-que-llevo-la-vacuna-de-la-viruela-asia-y-america
  11. La Real Expedición Filantrópica de la vacuna y su significado histórico. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/5.pdf
  12. Defining Moments Canada. Insulin 100 patet portection. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://definingmomentscanada.ca/insulin100/timeline/patent-protection/
  13. Patentes Históricas: El cinturón de seguridad. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.madrimasd.org/blogs/patentesymarcas/2014/patentes-historicas-el-cinturon-de-seguridad/
  14. AJM. Nº 5. Las patentes en los medicamentos: la bolsa o la vida. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://accesojustomedicamento.org/las-patentes-en-los-medicamentos-la-bolsa-o-la-vida/
  15. Amnistía Internacional, Dosis doble de desigualdad: Las empresas farmacéuticas y la crisis de las vacunas contra la COVID-19, (Índice: POL 40/4621/2021), septiembre de 2021, https://www.amnesty.org/es/wp-content/uploads/sites/4/2021/09/POL4046212021SPANISH.pdf
  16. La historia del acuerdo ADPIC y los cuidados que los países deben tener.  [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.derechosintelectuales.gob.ec/la-historia-del-acuerdo-adpic-y-los-cuidados-que-los-paises-deben-tener/
  17. Fundamentos de propiedad intelectual: Preguntas y respuestas para estudiantes. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.wipo.int/edocs/pubdocs/es/wipo_pub_1056.pdf
  18. Informe Especial 301. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://hmong.es/wiki/Special_301_Report
  19. Versión europea del  informe 301: actuación ante la posible lista de vigilancia de la Unión Europea. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.mision-salud.org/2018/04/version-europea-del-informe-301-comision-europea/
  20. Darby Herkert, et al., Cost-related Insulin Underuse Among Patients with Diabetes, JAMA NETWORK (Jan. 2019), https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2717499
  21. Improving access to insulin. Bull World Health Organ. 2021 Apr 1;99(4):246-247. doi: 10.2471/BLT.21.020421. PMID: 33953440; PMCID: PMC8085633.
  22. Banting House. Birthplace of insulin. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://bantinghousenhsc.wordpress.com/2018/12/14/insulin-patent-sold-for-1/
  23. Un poco de Historia. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.lilly.es/historias/We-Are-Lilly/Un-poco-de-historia
  24. Historia de Novo Nordisk. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.novonordisk.es/content/dam/Spain/AFFILIATE/www-novonordisk-es/Home/Contact Us/images/Novo Nordisk. Su Historia Febrero 2015.pdf
  25. Oskar Minkowski (1858-1931).  [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.historiadelamedicina.org/minkowski.html
  26. Insulin: a case study for why we need a public option in the pharmaceutical industry. Dana Brown and Elizabeth Pfiester. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.statnews.com/2019/09/10/insulin-public-option-pharmaceutical-industry/
  27. Faunce, T.A., Lexchin, J. ‘Linkage’ pharmaceutical evergreening in Canada and Australia. Aust N Z Health Policy 4, 8 (2007). [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en  https://doi.org/10.1186/1743-8462-4-8
  28. Dzintars Gotham, Melissa Barber, and Andrew Hill, “Production Costs and Potential Prices for Biosimilars of Human Insulin and Insulin Analogues” BMJ Global Health, 2018; 3(5): e000850,https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6157569/
  29. The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1923. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2022. Thu. 28 Apr 2022. https://www.nobelprize.org/prizes/medicine/1923/summary/
  30. The Nobel Prize in Chemistry 1958. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2022. Tue. 10 May 2022. <https://www.nobelprize.org/prizes/chemistry/1958/summary/
  31. The Nobel Prize in Chemistry 1964. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2022. Tue. 10 May 2022. <https://www.nobelprize.org/prizes/chemistry/1964/summary/
  32. Christian de Duve – Facts. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2022. Tue. 10 May 2022. <https://www.nobelprize.org/prizes/medicine/1974/duve/facts/
  33. The Nobel Prize in Chemistry 1980. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2022. Tue. 10 May 2022. <https://www.nobelprize.org/prizes/chemistry/1980/summary/
  34. MacDermon HE. Insulin and diabetes. CMAJ. 1927; 17: 1528
  35. The Connaught Fund. From Insulin to Heparin: Innovation at Connaught Labs During the 1930s. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://connaught.research.utoronto.ca/history/article5/
  36. US Senate, Senate Finance Committee, Chairman Ron Wyden. Principles for Drug Pricing Reform, Junio 2021. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.finance.senate.gov/imo/media/doc/062221%20SFC%20Drug%20Pricing%20Principles.pdf
  37. Drug Pricing Investigation. U.S. House of Representatives. December 2021. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://oversight.house.gov/sites/democrats.oversight.house.gov/files/DRUG PRICING REPORT WITH APPENDIX%20v3.pdf
  38. A cántaros. Pablo Guerrero en el Olimpia de París 1975. [Internet]. [Consultado 1 Jun. 2022]. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=_OZ9mIfEy2Y

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *