El memorando de John Snow

El memorando de John Snow

Fuente: The Lancet 14 octubre 2020

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) ha infectado a más de 35 millones de personas en todo el mundo, con más de 1 millón de muertes registradas por la Organización Mundial de la Salud al 12 de octubre de 2020. Como una segunda ola de COVID-19 afecta Europa, y con el invierno acercándose, necesitamos una comunicación clara sobre los riesgos que plantea COVID-19 y estrategias efectivas para combatirlos. Aquí, compartimos nuestra opinión sobre el consenso actual basado en evidencia sobre COVID-19.

El SARS-CoV-2 se propaga a través del contacto (a través de gotas y aerosoles más grandes) y la transmisión de mayor alcance a través de aerosoles, especialmente en condiciones donde la ventilación es deficiente. Su alta infectividad (1)combinado con la susceptibilidad de las poblaciones no expuestas a un nuevo virus, crea las condiciones para una rápida propagación comunitaria. La tasa de letalidad por infección de COVID-19 es varias veces mayor que la de la influenza estacional (2) y la infección puede provocar una enfermedad persistente, incluso en personas jóvenes previamente sanas (es decir, COVID prolongado (3) ). No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad protectora (4) y, al igual que otros coronavirus estacionales, el SARS-CoV-2 es capaz de reinfectar a personas que ya han tenido la enfermedad, pero se desconoce la frecuencia de reinfección (5).. La transmisión del virus se puede mitigar mediante el distanciamiento físico, el uso de cubiertas faciales, la higiene de las manos y las vías respiratorias, y evitando multitudes y espacios mal ventilados. Las pruebas rápidas, el rastreo de contactos y el aislamiento también son fundamentales para controlar la transmisión. La Organización Mundial de la Salud ha estado abogando por estas medidas desde principios de la pandemia.

En la fase inicial de la pandemia, muchos países instituyeron cierres (restricciones de población en general, incluidas órdenes de permanecer en casa y trabajar desde casa) para frenar la rápida propagación del virus. Esto fue fundamental para reducir la mortalidad (6), (7)evitar que los servicios de atención médica se vean abrumados y ganar tiempo para establecer sistemas de respuesta ante una pandemia para suprimir la transmisión después del bloqueo. Aunque los encierros han sido perturbadores, han afectado sustancialmente la salud física y mental y han perjudicado la economía, estos efectos a menudo han sido peores en países que no pudieron utilizar el tiempo durante y después del encierro para establecer sistemas efectivos de control de pandemias. En ausencia de disposiciones adecuadas para manejar la pandemia y sus impactos sociales, estos países se han enfrentado a continuas restricciones.

Es comprensible que esto haya provocado una desmoralización generalizada y una disminución de la confianza. La llegada de una segunda ola y la comprensión de los desafíos futuros ha llevado a un renovado interés en el llamado enfoque de inmunidad colectiva, que sugiere permitir un gran brote incontrolado en la población de bajo riesgo mientras se protege a los vulnerables. Los defensores sugieren que esto conduciría al desarrollo de la inmunidad poblacional adquirida por infección en la población de bajo riesgo, que eventualmente protegerá a los vulnerables. Esta es una falacia peligrosa que no está respaldada por evidencia científica.

Cualquier estrategia de manejo de una pandemia que se base en la inmunidad de las infecciones naturales por COVID-19 es defectuosa. La transmisión incontrolada en personas más jóvenes presenta un riesgo de morbilidad significativa (3)y mortalidad en toda la población. Además del costo humano, esto afectaría a la fuerza laboral en su conjunto y abrumaría la capacidad de los sistemas de salud para brindar atención aguda y de rutina.

Además, no hay evidencia de una inmunidad protectora duradera al SARS-CoV-2 después de una infección natural (4)y la transmisión endémica que sería consecuencia de la disminución de la inmunidad presentaría un riesgo para las poblaciones vulnerables en un futuro indefinido. Una estrategia de este tipo no acabaría con la pandemia de COVID-19, sino que provocaría epidemias recurrentes, como sucedía con numerosas enfermedades infecciosas antes de la llegada de la vacunación. También supondría una carga inaceptable para la economía y los trabajadores de la salud, muchos de los cuales han muerto a causa del COVID-19 o han experimentado un trauma como resultado de tener que practicar la medicina de desastres. Además, todavía no entendemos quién podría sufrir de un COVID prolongado (3) . Definir quién es vulnerable es complejo, pero incluso si consideramos a aquellos en riesgo de enfermedad grave, la proporción de personas vulnerables constituye hasta el 30% de la población en algunas regiones (8). El aislamiento prolongado de grandes sectores de la población es prácticamente imposible y muy poco ético. La evidencia empírica de muchos países muestra que no es factible restringir los brotes no controlados a sectores particulares de la sociedad. Este enfoque también corre el riesgo de exacerbar aún más las desigualdades socioeconómicas y las discriminaciones estructurales ya puestas al descubierto por la pandemia. Los esfuerzos especiales para proteger a los más vulnerables son esenciales, pero deben ir de la mano con estrategias de múltiples niveles de población.

Una vez más, nos enfrentamos a un aumento acelerado de los casos de COVID-19 en gran parte de Europa, EE. UU. Y muchos otros países del mundo. Es fundamental actuar con decisión y urgencia. Las medidas efectivas que reprimen y controlan la transmisión deben implementarse ampliamente, y deben estar respaldadas por programas financieros y sociales que fomenten las respuestas de la comunidad y aborden las inequidades que se han agravado por la pandemia. Es probable que se requieran restricciones continuas a corto plazo, para reducir la transmisión y corregir los sistemas ineficaces de respuesta a una pandemia, a fin de evitar futuros bloqueos. El propósito de estas restricciones es suprimir eficazmente las infecciones por SARS-CoV-2 a niveles bajos que permitan la detección rápida de brotes localizados y una respuesta rápida mediante la búsqueda, prueba, rastreo, aislamiento, y sistemas de apoyo para que la vida pueda volver a la normalidad sin necesidad de restricciones generalizadas. La protección de nuestras economías está indisolublemente ligada al control de COVID-19. Debemos proteger a nuestra fuerza laboral y evitar la incertidumbre a largo plazo.

Japón, Vietnam y Nueva Zelanda, por nombrar algunos países, han demostrado que las respuestas sólidas de salud pública pueden controlar la transmisión, permitiendo que la vida vuelva a ser casi normal, y hay muchas historias de éxito de este tipo. La evidencia es muy clara: controlar la propagación comunitaria de COVID-19 es la mejor manera de proteger nuestras sociedades y economías hasta que lleguen vacunas y terapias seguras y efectivas en los próximos meses.

No podemos permitirnos distracciones que socaven una respuesta eficaz; es fundamental que actuemos con urgencia basándonos en la evidencia.

Para apoyar este llamado a la acción, firme el Memorando de John Snow .

El Memorando de John Snow se publicó originalmente en The Lancet el 14 de octubre de 2020 .

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *