Covid-19 Mascarillas, entre la ciencia, el mercado y la política

Covid-19 Mascarillas, entre la ciencia, el mercado y la política

El uso de mascarillas como barrera protectora en ambos sentidos, en la contención de la transmisión de un virus respiratorio, parece obvio, pero se cuenta además con evidencia científica. El brusco aumento de la demanda global agota las reservas de las comunidades, del mercado y la capacidad de producción industrial. Si un Gobierno impone el uso generalizado de unas mascarillas que no puede ofrecer porque no dispone de ellas se enfrenta a la reacción popular ante la carencia de dicho material. ¿En que medida influyen la ciencia, el mercado y la política en la toma de medidas contra la pandemia de covid-19?

OMS, 29 Enero 2020: Consejos sobre la utilización de mascarillas en el entorno comunitario, en la atención domiciliaria y en centros de salud en el contexto del brote de nuevo coronavirus (2019-nCoV) 

(…) no es necesario usar mascarillas porque no se ha demostrado que protejan a las personas que no están enfermas…

Nekane Murga, Consejera de Salud del Gobierno Vasco, 5 de Abril de 2020: ¿Usa mascarilla en su día a día? – No. – Pedro Sánchez ya lo hace. – Tendrá coronavirus. – ¿Cuál es su recomendación? El Gobierno ya se plantea aconsejarlo a la población. – Mi recomendación es que la usen aquellas personas que tienen síntomas respiratorios o que son más vulnerables. A la población general le diría que previene más la infección el lavado de manos.

ECDC Europa, 8 Abril 2020: Uso de máscaras faciales en la comunidad Reducción de la transmisión de COVID-19 de personas potencialmente asintomáticas o presintomáticas mediante el uso de máscaras faciales.

El uso de mascarillas médicas por parte de los trabajadores de la salud debe tener prioridad sobre el uso en la comunidad.

 El uso de máscaras faciales en público puede servir como un medio de control de fuente para reducir la propagación de infección en la comunidad al minimizar la excreción de gotas respiratorias de individuos infectados que aún no han desarrollado síntomas o que permanecen asintomáticos. No se sabe cuánto puede contribuir a una disminución de la transmisión el uso de máscaras en la comunidad, además de otras contramedidas.

 Se podría considerar el uso de máscaras faciales en la comunidad, especialmente cuando se visitan espacios ocupados y cerrados, como supermercados, centros comerciales, o cuando se utiliza el transporte público, etc.

 Se podría considerar el uso de mascarillas no médicas hechas de varios textiles, especialmente si, debido a problemas de suministro, las máscaras faciales médicas deben priorizarse para trabajadores de la salud. Esto se basa en la evidencia indirecta limitada que respalda el uso de máscaras no médicas de rostro como un medio de control de la fuente.

 El uso de mascarillas en la comunidad debe considerarse solo como una medida complementaria y no como reemplazo de las medidas preventivas establecidas, por ejemplo, distanciamiento físico, etiqueta respiratoria, higiene meticulosa de las manos y evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca.

 El uso apropiado de las mascarillas faciales es clave para la efectividad de la medida y puede mejorarse a través de campañas educativas.

 Las recomendaciones sobre el uso de máscaras faciales en la comunidad deben tomar en cuenta cuidadosamente las lagunas de evidencia, la situación del suministro y los posibles efectos secundarios negativos.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, 10 de Abril de 2020: 

… Según la valoración efectuada por el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC), se recomienda la utilización de mascarillas higiénicas como “uso complementario a las medidas de distancia interpersonal, higiene de manos e higiene de espacios públicos y privados…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *