Almudena Grandes: “La madre de Frankestein”

Almudena Grandes: “La madre de Frankestein”

Fuente: Elquintolibro.es

Sinopsis de la obra

(…) En 1954, el joven psiquiatra Germán Velázquez vuelve a España para trabajar en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos, al sur de Madrid. Tras salir al exilio en 1939, ha vivido quince años en Suiza, acogido por la familia del doctor Goldstein. En Ciempozuelos, Germán se reencuentra con Aurora Rodríguez Carballeira, una parricida paranoica, inteligentísima, que le fascinó a los trece años, y conoce a una auxiliar de enfermería, María Castejón, a la que doña Aurora enseñó a leer y a escribir cuando era una niña. Germán, atraído por María, no entiende el rechazo de ésta, y sospecha que su vida esconde muchos secretos. El lector descubrirá su origen modesto como nieta del jardinero del manicomio, sus años de criada en Madrid, su desdichada historia de amor, a la par que los motivos por los que Germán ha regresado a España. Almas gemelas que quieren huir de sus respectivos pasados, Germán y María quieren darse una oportunidad, pero viven en un país humillado, donde los pecados se convierten en delitos, y el puritanismo, la moral oficial, encubre todo tipo de abusos y atropellos.

(…) Los tres personajes de esta obra, Aurora Rodríguez Carballeira, famosa parricida, la asistente María Castejón y el doctor Germán Velázquez, entremezclan sus vidas en el manicomio femenino de Ciempozuelos, en unos años en los que este tipo de enfermedades mentales estaban más que estigmatizadas por el régimen franquista, y mucho más si se trataba de mujeres, que era como no ser nada en aquellos tiempos.

(…) Esa alternancia de voces es uno de los valores de la novela, puesto que nos permite conocer tanto el presente como el pasado de los personajes, el exilio tras la guerra, las durísimas condiciones de vida de los más humildes, o el monopolio que sobre la psiquiatría patria ejercieron tanto Vallejo Nájera como López Ibor, sobre todo el primero, firme defensor de la eugenesia que llevaron a cabo los nazis.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *