Rastreador Sanitario

Rastreador Sanitario

Según la OMC, no faltan médicos, están mal distribuídos

(…) Serafín Romero, presidente de la OMC, ha recalcado que “con la foto fija 2017, no diríamos que faltan médicos, si bien no están bien distribuidos. Pero haciendo una proyección, está claro que nos van a faltar médicos y sobre todo en ciertas especialidades” (…) Teniendo en cuenta que la población mayor de 65 años podría ser de 34,6 por ciento en 2066, con una tasa de dependencia del 87,7 por ciento (…) habrá que poner el foco en ciertas especialidades como Familia, Medicina Interna, Digestivo, Neumología, Geriatría, Cardiología o Anestesia. Además, teniendo en cuenta el número de plazas MIR que se han convocado y el envejecimiento de cada especialidad, también preocupa la situación de Microbiología, Medicina Legal, Otorrinolaringología, Oftalmología y Cirugía General.


Juan Simó, elmedicointeractivo.com“Si algo se ha gestionado mal durante años ha sido la decisión de cuántos médicos formar en nuestras facultades, cuántos especialistas formar en el MIR y cuántos puestos de trabajo en la Sanidad pública cubrir mediante oposiciones periódicas de forma que se ofreciera estabilidad laboral a los profesionales. La pésima macrogestión de las necesidades de médicos por la manifiesta descoordinación entre Sanidad y Educación en el ámbito estatal y autonómico, y la tosca y arcaica meso y microgestión del personal nos han llevado hasta aquí. ¿Cómo explicarán todo esto los responsables políticos que tomaron estas decisiones? ¿Qué les van a decir ahora a todos esos licenciados (miles) que durante muchos años no accedieron a una especialidad porque se ofertaron insuficientes plazas MIR? ¿Qué les van a decir ahora a todos esos jóvenes (miles) que pretendieron estudiar Medicina y cuya nota media (elevada, por cierto) de bachiller y selectividad no superaba por pocas centésimas el más elevado corte del “numerus clausus”? ¿Qué les van a decir a esos médicos que empezaron a emigrar hace 15 años y cuyo número no ha parado de crecer hasta hoy? El cortoplacismo y la descoordinación, a la hora de tomar decisiones en este ámbito, son más intolerables por el daño repercutido directamente en la vida de las personas.”


Los cuidados al final de la vida

Gaceta Sanitaria. Editorial María Victoria Zunzunegui. Escuela Nacional de Sanidad, Madrid, España; Escuela de Salud Pública de la Universidad de Montreal, Montreal, Quebec, Canadá

(…) En los últimos años, Gaceta Sanitaria ha publicado varios artículos sobre los cuidados al final de la vida. En este número se incluyen una serie de artículos para informar y facilitar el debate entre los/las profesionales y las asociaciones de salud pública sobre los temas que presentamos a continuación. (Eutanasia, suicidio asistido) (…) En el artículo La eutanasia: un derecho del siglo XXI, el Dr. F. Marín, presidente de la Asociación por el Derecho a una Muerte Digna en la Comunidad de Madrid, defiende la eutanasia como un derecho, argumentando sólidamente sobre la necesidad de legislación sobre este derecho; legislación que ya ha sido aprobada y está siendo aplicada en varios países europeos.

Asistencia médica para morir en Québec y Canadá: (…) En junio de 2016, el parlamento canadiense aprobó una ley que modificó el código penal para legalizar la asistencia médica en la muerte en forma de eutanasia activa voluntaria (VAE), es decir, administración por parte de un médico o enfermera practicante de una sustancia a una persona, en su solicitud, que causa su muerte, y el suicidio asistido por un médico (PAS), es decir, la provisión por parte de un médico de una sustancia a una persona, a petición suya, para que puedan autoadministrarse la sustancia y al hacerlo causar su propia muerte.

La eutanasia: un derecho del siglo xxi

(…) ¿Por qué se utilizan tantos eufemismos para evitar nombrar la eutanasia y el suicidio asistido? Por el tabú. (…) La muerte voluntaria es algo cotidiano, una conducta compleja que la sociedad ha medicalizado para simplificarla, con el estigma de que el 90% de los suicidas padecen un trastorno mental (…) Confundir la eutanasia con el homicidio es como confundir el amor con la violación, o el regalo con el robo, o lo voluntario con lo forzado (…) Decenas de miles de personas han muerto voluntariamente con una eutanasia en Bélgica, los Países Bajos y Canadá, o con un suicidio asistido en Suiza y en cinco estados de los Estados Unidos, sin que haya existido un solo caso de homicidio. (…) En la aldea global de Internet, cualquier persona con un teléfono puede conseguir una dosis letal de pentobarbital que el cartero le lleva a su casa. También puede comprar un cóctel letal de pastillas en la farmacia de su barrio, sin necesidad de receta (o una bolsa, o una soga…) Frente a un 84% de la población a favor de la eutanasia, ningún argumento justifica que no se regule. La creencia individual, de tipo religioso, en la sacralidad de la vida es por completo respetable, pero obviamente no se puede imponer a toda la sociedad.(…) La ayuda médica para morir debería legalizarse como un acto médico más, cuya única condición sea documentar la libertad del individuo para disponer de su propia vida, ya sea por razones de enfermedad o por hartazgo de vivir. Cuanto antes, mejor.