OSALDE rechaza la sentencia a “la manada” y se solidariza con la víctima

OSALDE rechaza la sentencia a “la manada” y se solidariza con la víctima

Junta directiva de OSALDE, organización por el Derecho a la Salud. Bilbao, 3 de mayo de 2018

OSALDE, Asociación por el Derecho a la Salud, manifiesta su absoluta oposición a la sentencia que considera “abuso sexual” y no “violación o violencia sexual” al brutal ataque sexual a una joven de 18 años acosada y arrinconada en una estancia oculta de un portal en la madrugada de las fiestas de San Fermin de Pamplona de 2016. El ataque fue perpetrado por parte de cinco individuos fornidos de entre 20 y 30 años cuyo solo apodo “la manada” anuncia su carácter brutal, incluyendo penetraciones vaginales, anales orales, y eyaculaciones sin preservativo. Y  ante todo queremos dejar constancia de nuestro total apoyo a la víctima, que tras soportar una violación especialmente salvaje, se enfrenta ahora a un decepcionante desamparo judicial.

OSALDE manifiesta, como así lo hace el clamor popular expresado multitudinariamente en las calles de las principales ciudades del Estado, que las características de la acción llevada a cabo por dicho grupo de individuos, por si mismas e independientemente de la actitud de la víctima constituyen una brutal agresión sexual, es decir, una violación brutal. Así lo han expresado cerca de 2.000 profesionales de Psiquiatría y Psicología, pues está bien establecido que en circunstancias tan dramáticas de evidente riesgo, una reacción defensiva normal ante el miedo intenso y el evidente riesgo para la integridad física y la vida misma, es expresada muy frecuentemente por la pasividad y parálisis de acción. Interpretar esta pasividad como algo parecido al consentimiento, incluso llegando a interpetar los quejidos como signos de placer, constituye una aberración solo explicable por una carencia absoluta de empatía por parte de los miembros del tribunal en su conjunto.

Es posible y alarmante, que una legislación poco clara en la definición de los delitos de violencia sexual, agresión sexual, o violación explique tamaño despropósito. En tal caso, urge una reforma radical de las leyes a fin de que en ningún caso, una acción agresiva sexual tan salvaje pueda ser considerada como “abusos”. En cualquier caso, en OSALDE no creemos que la indefinición legislativa sea suficiente para explicar la actitud de los miembros del tribunal. Habría que considerar también los evidentes prejuicios que se ponen de manifiesto con lamentable frecuencia en procesos relacionados con delitos sexuales, especialmente por algunos miembros de la judiciatura de ideología ultraconservadora con actitudes machistas, tristes ejemplos de posturas extremas en un sistema patrialcal que contamina la conducta social de todos los estamentos de nuestra comunidad cultural.

En conclusión, OSALDE reclama una reforma radical de las leyes a fin de que queden expresadas de forma clara y sin posibilidad alguna de especulación al servicio de las ideologías ultraconservadoras con actitudes prejuiciosas y machistas, la discriminación entre los conceptos de abusos, violencia sexual y violación, conformes a lo que el sentido común y el clamor popular considera.

Un aspecto fundamental a reformar, aclarando sin lugar a dudas, es lo concerniente al consentimiento de las relaciones y a la forma de interpretar las actitudes de los actores como supuestas expresiones del mismo. ¿Cómo puede entenderse que en las brutales circunstancias del caso hubiera algún tipo de consentimiento? La ley debe ser especialmente rigurosa en exigir con mucho mayor firmeza evidencias explícitas, claras y convincentes de auténtico consentimiento libre y sin coacciones, más en situaciones en las que, como es el caso, resulta difícil suponer que pudiera haberlo.

Por último, OSALDE se adhiere a todas las manifestaciones en contra de la sentencia, y reclama a los poderes del Estado la revisión urgente de la condena en un contexto más participativo y representativo de la mayoría social, la reforma de las leyes sobre delitos sexuales en el contexto de una sociedad patriarcal, que reclama acabar con la criminal cultura machista, los esfuerzos educativos en diversidad sexual y de género, y en general el progreso en desarrollo democrático que reclama la sociedad.

OSALDE, Junta Directiva. Bilbao, 3 de mayo de 2018

DOCUMENTO PDF