Orgullo

Orgullo

CON ORGULLODIversidad-UNIversidad
El conocimiento institucionalizado , muchas veces, pero el testimonio de las personas que se sienten excluidas y luchan contra la desigualdad, nos ayudan a reflexionar sobre la realidad
Apoyamos la valoración o la estima que cada persona tiene de sí misma como merecedora de respeto o consideración trastocado por  identidades y orientaciones sexuales y de género tradicionalmente marginadas y reprimidas.
Cada cultura en cada comunidad, tiene rangos de comportamientos sociales positivos y negativos: señalar con el dedo índice, tocar la cabeza de menores de edad, mostrar el cabello… con algo tan extraño, como lo anterior,  cuando en nuestra cultura podemos cubrir dicho cabello, con la piel de una oveja o de un visón pero ¡jamás con una merluza!
Usamos categorías que señalan, marcan, fundamentan la “normalidad” pretendida como modelo de moralidad, capacidad, logro educativo, incluso llegando a utilizar la exclusión, el daño o la muerte, según la comunidad que observemos: Discriminación, Desigualdad-que no diversidad/ diferencia-, Trato injusto, No inclusión, y Sufrimiento en la vida social, suelen ser las consecuencias más habituales… a pesar de que cada vez en mayor grado el Conocimiento, la Universidad- incluso la popular- trata de corregir los lastres de una herencia secular que dicta: cómo el cuerpo debe ir tapado, ser deseado, tocado, vendido, engañado, regulado, medicado .. atravesado por miradas enlatadas, censoras, que se manifiestan reaccionando, acosando, excluyendo, produciendo dolor y desigualdad en el espacio social invadiendo la identidad;  ofreciendo incluso la salida, al “NO SER”  resultante, el dictado de un DISFRAZ. Hay quien tempranamente se oculta tras ese disfraz, para no dejarse ver y protegerse.
-¿Cuál es , pues, el DIAGNÓSTICO de esta situación social?-
¿ Ceguera frente a la realidad?
¿ Una explicación secular sobre esta realidad?
Este ordenamiento secular ¿ afecta sólo a las personas que lo incumplen, a través de su identidad o de su sexualidad?
En la aparente “quietud ” de las vidas de hoy, vidas “ordenadas” ¡cuánto aprietan los modelos corporales con los que nos bombardean durante siglos! cuánto afecta si el cuerpo es corto, largo, si lento, o torpe, si movido, si paralizado, blanco o amarillo, peludo, cano, tartamudo, extrávico, encogido, arrugado, espeso, débil, arruinado, sobrado… Cuánto puede doler o aprisionar esta mirada, la que nos dirigen, la que nos hace poner a nuestro cuerpo tras un disfraz o entre rejas
No es sòlo ,pues, el dolor o restricción en la vida injusta para algunos colectivos diversos, sino un modelo descabellado de “normalidad” para la vida personal, social y laboral…incluso para la intimidad, del conjunto de la sociedad donde hay ausencia de autenticidad, de libertad y produce dolor y desigualdad.
Es nuestra imperfección, con el empuje de un “canon” hoy, que nos lleva ,a menudo, a una vida trucada, como las fotos retocadas en Instagran, una vida de acoso hacia otras personas, a un acoso propio, una vigilancia, un rechazo, o un atentado a  nuestro cuerpo natural y sexuado, incluso a nuestra libertad en la diferencia, reprimiendo o trastocando lo que se desea ser – dentro de este gran mercado mundial, que incluye la venta , el comercio sobre los deseos– padeciendo una opresión, esta sí universal,  frente a la  que deberíamos VACUNARNOS URGENTEMENTE y cambiar la mirada.
La identidad es algo heredado , construido por la comunidad y simbolizado. Y no está fijada para siempre. Es lo que la sociedad hace con las personas ( Sartre) mientras que nuestra subjetividad es lo que hacemos con eso que hace la sociedad – o lo pretende- con todas nosotras.
Itziar Cabiezes, Osalde.

One Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *