Mali: Hay que cambiar los malos hábitos de algunas matronas

Mali: Hay que cambiar los malos hábitos de algunas matronas

“Llamadas para ayudar a las mujeres embarazadas en las salas de parto para facilitar el parto, algunas parteras con malas actitudes son ahora una pesadilla para las mujeres que dan a luz a sus hijos, que además del dolor, tienen que soportar en la sala de partos los gritos y palabras traumáticas de éstas parteras. Solo tienes que ser madre una vez para saberlo.”

Fuente: maliactu.net

Si el caso de la mujer embarazada en el pasado era una preocupación para las parteras en las salas de partos, los datos han cambiado después de algún tiempo. Debido a la falta de atención y a términos mal ubicados, especialmente en los establecimientos de salud públicos, las mujeres de las salas de partos se enfrentan con muchas dificultades que emanan de aquellas que se supone deben apoyarlas en este evento, las parteras. Pudimos reunir algunos testimonios sobre la pregunta.

La Sra. AT, partera retirada acusa a la nueva generación de parteras: “Creo que es una falta de deontología y de ética de esta profesión, por contrario, en cada trabajo hay un juramento que prestar especialmente en el sector de la salud, pero también se debe decir que este mundo carece de empatía y solidaridad desde hace mucho tiempo”.

La partera jubilada lamenta del momento en que todavía estaba en servicio: “Antes, cuando llegaba una mujer embarazada, incluso teníamos prisa por darle la bienvenida, porque siendo una mujer como esta, sabíamos lo que la persona estaba padeciendo y además teníamos amor por este trabajo. En esos momentos, las parteras era muy dulces y pacientes con el mujer y especialmente para estar siempre a su servicio y escuchar, siempre debiera ser así, ¡pero, ay! ”

Y es un hombre quien también testifica: ”Cuando mi esposa tuvo que dar a luz la llevé a un centro de salud en la comuna y cuando estaba allí esperándola frente a la sala de partos, escuché a una partera le dijo a una mujer en la cama de parto que separara las piernas, llamándola perezosa y preguntando porqué gritaba durante el parto mientras le gustaba cuando se estaba embarazando… Me pregunto a mí mismo que le pasará a mi mujer en esta situación? Solo esperaba que la partera repitiera lo mismo que a aquella..,

Claramente, y dados estos testimonios, podemos decir que los centros de maternidad y salud públicos en Mali carecen de profesionalismo en las salas de partos. Una situación que las madres y las más altas autoridades no merecen, es algo de lo que hay que cuidarse, una garantía del éxito de la lucha contra la mortalidad materna y neonatal.

Samba Konaté, stagiaire

Fuente: La Sirena