La Enfermería Comunitaria es clave en la lucha contra el hábito tabáquico

La Enfermería Comunitaria es clave en la lucha contra el hábito tabáquico

750.000 ciudadanos de Cataluña dicen adiós al tabaco con la ayuda de las enfermeras

(…) “Gracias al programa “Atención primaria sin humo”, más de 750.000 ciudadanos han dejado de fumar en la región de Cataluña. Estos son los últimos datos extraídos del informe que ha publicado hoy la red del programa de Atención Primaria Sin Humo (PASF) promovido por la Sociedad Catalana de Enfermería Familiar y Comunitaria (CAMiFC), la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFICC) y la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT). El programa, que se inició en 2002, cuenta con el objetivo de mejorar el perfil de actitudes y comportamientos sobre el tabaquismo y facilitar la disminución de prevalencia del tabaquismo tanto entre los profesionales sanitarios como en la población en general. La red del programa de Atención Primaria Sin Humo (PAPSF) la componen 897 profesionales: 588 profesionales referentes de Atención Primaria más 309 profesionales de otros ámbitos (hospitales, farmacia, cárceles, etc).

Estos datos se han hecho públicos en el IX encuentro del Programa (PASF) donde también se han analizado los efectos nocivos sobre la salud de los cigarrillos electrónicos como del humo residual que estos dejan.  Los expertos reunidos han puesto de manifiesto que el tabaco sin humo, como es el caso de los cigarrillos electrónicos, de manera errónea se percibe con menor riesgo para la salud, de hecho algunos estudios estadounidenses señalan que hasta un 25% de las personas fumadoras que quieren dejar de fumar, creen que fumar este producto tiene menos riesgo para su salud que el tabaco convencional. Esto no es así, los cigarrillos electrónicos no sólo son tóxicos sino que están pensados para crear nuevos adictos. Y también han recordado que muchos fumadores, de manera errónea, lo ven como un medio para ayudar a dejar de fumar. En este sentido, no existe ningún estudio que demuestre que los cigarrillos electrónicos ayuden a dejar de fumar.

Como destacan desde la CAMFiC y AIFICC

“el tabaco sin combustión y los cigarrillos electrónicos comparten muchas similitudes con el hábito de fumar, por ello, no es tan fácil dejarlo. Es más, hemos comprobado desde las consultas de atención primaria, en los programas de deshabituación, que los usuarios de los cigarrillos electrónicos dejan menos de fumar que los fumadores convencionales”.

Igualmente alertan que “al contrario de lo que muchos usuarios pueden pensar, empezar a utilizar los cigarrillos electrónicos es un alto riesgo para acabar fumando tabaco convencional. De hecho, sabemos que iniciarse en el uso de los cigarrillos electrónicos supone tener 7 veces más riesgo de empezar a fumar. Por todo ello los profesionales sanitarios desaconsejamos el uso de estos “artilugios” electrónicos”.

El humo residual

Durante la jornada también se han analizado los efectos nocivos del humo de segunda mano o tabaquismo pasivo, que es aquel que afecta a las personas que no están fumando pero que son al lado de alguien que fuma. Sus efectos negativos sobre la salud se han estudiado y se han analizado fuerza. Sabemos que en adultos puede incrementar entre un 20% y un 30% el riesgo de padecer cáncer de pulmones, y que en niños provoca: muerte súbita, otitis y enfermedades respiratorias como asma, neumonía, bronquitis…. ( los niños son más susceptibles por la inmadurez de las vías respiratorias).

Es menos conocido, sin embargo, el humo de tercera mano, que es aquel que se produce una vez hemos dejado de fumar, también tiene efectos negativos sobre la salud. Porque resulta que cuando hemos estado fumando en un espacio cerrado, diferentes objetos y superficies (sofá, cortinas, tierra, etc.) quedan impregnados de sustancias / partículas del tabaco que son contaminantes. Una de éstas se denominan nitrosaminas, y son el resultado de la combinación de la nicotina y del ácido nitroso (que se produce por la combustión del tabaco).

El Programa de Atención Primaria Sin Humo

El objetivo de esta Jornada del PAPSF ha sido actualizar conocimientos sobre el tabaco para que los profesionales de la Atención Primaria dispongan de más herramientas para ayudar a sus pacientes a dejar de fumar. Una tarea que vienen haciendo desde hace 15 años, y que ha conseguido que unos 750.000 catalanes hayan dejado de fumar.