El mayor Hospital privado de España al borde de la quiebra

El mayor Hospital privado de España al borde de la quiebra

“Hay un mantra neoliberal que identifica la sanidad pública con ineficiencia y derroche, y que asegura que dejarla en manos de la iniciativa privada optimiza automáticamente su gestión y reduce sus costes como por arte de magia. Pues va a ser que no. Al menos si sigue al detalle el caso de la clínica Povisa de Vigo, el mayor hospital privado de España y que nutre buena parte de su negocio gracias a los más de 75 millones de euros que percibe cada año de la Xunta de Galicia por tratar a pacientes del Servicio Galego de Saúde (Sergas).” Javier Oliver en publico.es

(…) Povisa –acrónimo de Policlínica de Vigo Sociedad Anónima-, propiedad del grupo de empresas del naviero José Baltasar Silveira Cañizares, está el borde de la quiebra. La semana pasada acudió al juzgado para declararse en preconcurso de acreedores, una figura contemplada en la Ley Concursal que permite a una empresa darse tres meses de plazo para renegociar sus deudas y evitar la obligación legal de reconocerse insolvente por no poder afrontarlas. En el hospital, con más de medio millar de camas, trabajan más de 1.500 personas. De ellos 270 son médicos y cerca de 500, enfermeros, enfermeras y técnicos y técnicas sanitarias.

(…) al contrario de otras fórmulas que camuflan la deriva de pacientes a clínicas privadas mediante acuerdos para cubrir acciones y tratamientos sanitarios concretos cuando la sanidad pública no puede asumirlos por motivos coyunturales o por falta de recursos, la del hospital vigués supone de hecho una privatización estructural y concebida para mantenerse ad eternum.

(…) El Sergas es el principal proveedor de Povisa, que le factura no sólo por consultas, diagnósticos e intervenciones concretas. Para 139.000 habitantes de Vigo y su área de influencia, es su hospital de referencia.

(…) el concierto con la Xunta: unos 542 euros anuales por persona. O sea, más de 75 millones de euros al año.

(…) desde que lo renovó en el año 2014 la Xunta ha “reinterpretado” las cláusulas del concierto y que desde entonces pierde dinero a espuertas. Tanto como para provocar en sus cuentas un agujero de 42 millones de euros que le ha impedido liquidar con la Agencia Tributaria la retención del IRPF correspondiente a las nóminas de septiembre de sus trabajadores.

(…) Povisa forma parte del entramado empresarial Grupo Nosa Terra XXI, propiedad de José Baltasar Silveira Cañizares (…) el mayor naviero de España (…) [Empresa Nacional de la Marina Mercante Elcano].

(…) Ahora, la dirección de la clínica dice que las pérdidas la han acogotado. Que lo que recibe del Sergas desde el 2014 no cubre los gastos y las inversiones en personal y en los nuevos equipos necesarios para garantizar la calidad asistencial, y que se ve obligada a tratar pacientes por servicios no incluidos en el concierto y por cuya atención la Xunta no le paga lo que debiera.

(…) a juicio del CESM, ponen de manifiesto que la gestión privada de la sanidad no garantiza ni mucho menos su calidad: las listas de espera de Povisa triplican la media de las del resto de Galicia, el concierto no incluye la atención primaria ni la atención pediátrica, se excluyen especialidades esenciales como la Obstetricia y la Psiquiatría… Y sobre todo, se paga un dineral. Según el CESM, la Comunidad de Madrid abona al hospital de Valdemoro 380 euros por cada persona a la que podría llegar a atender con un concierto similar. Es decir, 162 euros por paciente menos que a Povisa.