Opiniones: La realidad de la amenaza nuclear

Opiniones: La realidad de la amenaza nuclear

por Aurora Bilbao, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y Coordinadora de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (IPPNW)

“LA REALIDAD DE LA AMENAZA NUCLEAR”

El Juramento Hipocrático, que con tanta hipocresía juramos los galenos, nos obliga a asumir la responsabilidad de preservar la vida, promover la salud de la ciudadanía, analizar los riesgos a los que está sometida su salud y trabajar para evitarlos. Pero ¿cuáles son las situaciones que ponen en peligro nuestra salud? La respuesta más inmediata sería: las enfermedades, la pobreza, las contaminaciones …  Sin embargo, no incluimos entre esos peligros para la salud las guerras, los conflictos, las injusticias sociales, el armamentismo, las políticas que conducen a la pobreza, la exclusión, la desigualdad, la inestabilidad social, el cambio climático …

No obstante, existen colectivos comprometidos que han trabajado y siguen trabajando, difundiendo información y ejerciendo presión, para remediar lo irremediable: la desaparición de la especie humana como tal. Entre ellos están tres premios Nobel de la Paz, la IPPNW (Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear), la Unión de Científicos Comprometidos, e ICAN (Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares). A nivel local, primero la OPE y luego OSALDE (Osasun Eskubidearen Elkartea) han mostrado siempre su rechazo más rotundo a las armas nucleares y han difundido los peligros que conllevan. 

Pero, hoy cabe destacar el compromiso mostrado durante más de 70 años por un grupo de científicos que decidieron en 1947 publicar el Boletín de los Científicos Atómicos en cuya portada aparece siempre un reloj en el que la medianoche representa el fin del mundo.

Este reloj pretende reflejar, a modo de metáfora, los peligros que amenazan al mundo: la guerra nuclear y el cambio climático, las tensiones internacionales …  Las manecillas del reloj se acercan o alejan de la medianoche, alertándonos de cuan cerca estamos de desaparecer junto con el planeta.

Evolución de los minutos que faltan para la medianoche, según el Boletín de Científicos Atómicos

 

El reloj ha reflejado los momentos de gran tensión y peligro en los años 1,963, 1984 …

La aparición de la bomba H nos puso a 2 minutos de la medianoche. También los momentos de distensión, la firma de tratados … en los años 1969, 1973, 1991 … La firma del Tratado SALT hizo que el reloj se retrasara hasta los 17 minutos.

El 24 de enero de 2020, el Comité de Expertos del Boletín de Científicos Atómicos anunció en rueda de prensa la actualización anual del reloj. Para nuestra desgracia, que no para nuestra sorpresa, acordaron situarlo a …

cien segundos para media noche!

Nunca hemos estado tan cerca del abismo, por la amenaza de guerra nuclear y el cambio climático, estamos pasando por el peor momento” – Rachel Bronson, presidenta del Boletín de los Científicos Atómicos.

El ex secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon apunta algunas de las razones que habrían conducido a este momento – “desde la retirada de EE.UU. del Acuerdo del Clima de París y del Acuerdo Nuclear con Irán, hasta el punto muerto en las conversaciones de desarme nuclear y la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU”.

Si no revertimos la situación, al planeta y a nosotros nos queda poco, tan solo 100 segundos.

Para que desaparezca la amenaza nuclear, es necesario que desaparezcan las armas nucleares. Eso solo se conseguirá si entra en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, aprobado en la Asamblea General de Naciones Unidas.

 

NACIMIENTO DE LA ERA NUCLEAR Y LA CARRERA DE ARMAMENTOS

Es evidente que las guerras y los conflictos causan un enorme sufrimiento humano, a ello hay que sumar el deterioro del medio ambiente. Además, contribuyen a perpetuar situaciones de desigualdad y crisis políticas y sociales con un enorme impacto sobre la salud.

Sólo el balance en vidas de la 2ª Guerra Mundial, que duró cinco años, fue de 72.604.600 millones, en torno al 3,75% de la población mundial.

Para la reflexión.

  • Durante la conquista española de América murieron 46.400.000 indígenas (45.000.000 por viruela, sarampión, tifus o alcoholismo y 1.400.000 en combate)
  • En las guerras actuales hay muchas más víctimas civiles que militares.

 

Pero llegó el momento de la mayor crueldad que haya podido imaginar el ser humano.

El 2 de diciembre de 1942 (EE.UU.) tuvo lugar la 1ª reacción en cadena en Chicago.

El 16 de julio de 1945 en Trinity Site, (EE.UU.) se realizó el 1er ensayo de la historia con una bomba de plutonio de 19 kilotones (equivalente a la explosión de 19.000 Tn de TNT).

El 6 de agosto de 1945, con la utilización de la 1ª bomba atómica de 12,5 Kilotones, la guerra adquiría una nueva dimensión. Una única bomba causó 118.661 muertes e hirió a 78.000 personas de una población de 350.000 habitantes, Hiroshima.

A pesar de lo ocurrido en Hiroshima y Nagasaki, se inició una Carrera Armamentista Nuclear entre EE.UU. y la URSS que llegó a alcanzar la cifra de 75.000 cabezas nucleares en 1985. Francia, Reino Unido y China se sumaron al “club nuclear” en los años 80. Posteriormente lo harían Israel, Pakistán, India, Corea del Norte.

 En su afán por conseguir la supremacía nuclear, EE.UU. y la URSS entraron en una dinámica muy peligrosa de escalada, no sólo cuantitativa, sino cualitativa de sus arsenales nucleares. La magnitud de la potencia de las bombas nucleares pasó del KILOTÓN (equivalente a la explosión de 1.000 Tn de TNT) al MEGATÓN (que libera energía equivalente a la explosión de 1.000.000 Tn de TNT).

 LOS ENSAYOS NUCLEARES

En esa dinámica del “y yo más…” de la carrera de armamentos entre EE.UU. y la URSS entraba la necesidad de demostrar la capacidad destructiva de sus respectivos arsenales. Para ello, era necesaria la realización de ensayos nucleares

  • 2057 ensayos nucleares 528 atmosféricos y 1525 subterráneos
Ensayo BAKER 1946 46 Kilotrones Islas Mrshall Atoón de Bikini
MIKE-IVY 1952 1 Megatón Bomba H Pacific Test Site
Test Bravo 1954 15 megatones mayor ensayo EEUU Pacific Test Site
Bomba del Zar 1961 50 megatones Mayor ensayo URSS Semipala tinks

Este es parte del legado ambiental de los ensayos nucleares:

  • precipitación radioactiva: americio, yodo, cesio, kryton, …
  • contaminación de buena parte de la superficie terrestre
  • depleción del ozono por óxidos nitrosos de las explosiones
  • cambios climáticos por los humos de los grandes incendios …

 

ALGUNAS VÍCTIMAS DE LOS ENSAYOS NUCLEARES

El Test Bravo (15 megatones) realizado por EE.UU. en 1954 tuvo como consecuencia:

La exposición de los tripulantes del barco Lucky Dragon japonés a la lluvia radiactiva.

Aikichi Kuboyama muere 7 meses después, fue el 1º caso de muerte por una bomba H

John Smitherman, uno de los observadores de los ensayos nucleares, desarrolló un linfedema y amputación de sus piernas. En 1983 murió de cáncer de cólon, hígado, estómago, pulmón…

Según un estudio de la IPPNW, Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear podrían morir 2,4 millones de personas por cáncer debido a los ensayos atmosféricas

LA ENERGÍA NUCLEAR

La expresión “átomos pacíficos” no es sino una perversión más del lenguaje para hacernos aceptar lo inaceptable. Lo vendan como lo vendan, la utilización de la energía nuclear está vinculada a la existencia de las armas nucleares, es su única justificación. Y desaparecerán cuando las armas nucleares dejen de ser “útiles” y no sirvan a los propósitos de chantaje de los países que los poseen: EE.UU., Rusia, China, Francia y Reino Unido, los únicos que tienen derecho a veto en Naciones Unidas.

El 2 de diciembre de 1942 (EE.UU.) tuvo lugar la 1ª reacción en cadena de la historia en Chicago. El 26 de junio de 1954 (URSS) se pone en marcha la 1ª central nuclear Óbninsk que produjo energía eléctrica.

Hoy existen en nuestro planeta 454 reactores nucleares repartidos en 30 países (16 en Europa) que proporcionan el 17% de la energía eléctrica.
España tiene actualmente 5 centrales de energía nuclear activas con 7 reactores que producen en torno al 26% de la energía eléctrica.

Nos dicen que la energía nuclear es segura, pero se producen accidentes, que es limpia, pero la contaminación radiactiva que producen permanecerá durante millones de años y además nos dicen que es barata, porque se olvidan de los costes de todas las fases del ciclo nuclear, de las subvenciones que recibe, de los gastos en seguridad, de tantos y tantos aspectos.

La gestión de los residuos radiactivos, peligrosos durante milenios, es la asignatura pendiente que, por sí sola, exigiría ya el cierre de las centrales nucleares. Sin embargo … se siguen generando cada día más y más. Solamente España ha producido 6.700 toneladas.

Los defensores de la energía nuclear tampoco tienen en cuenta que las centrales nucleares pueden servir para fabricar armas nucleares y así abrir la puerta a la proliferación nuclear.

No obstante, lo más grave es que tampoco consideran el coste humano: las muertes que ha provocado, las enfermedades que ha causado, la inseguridad que plantea vivir en el entorno de una central nuclear … Se olvidan de demasiadas cosas.

 

Frente a estas realidades, nosotros anteponemos el siguiente decálogo:

  1. Es una energía muy peligrosa con una enorme capacidad de dañar y generar catástrofes.

La seguridad de las centrales nucleares ha quedado ya en evidencia (Chernobil, Fukushima …) y la amenaza de ataques terroristas es una posibilidad no desdeñable.

  1. Es la energía más sucia, aunque emita menos CO2.

En todas las fases del ciclo nuclear se generan residuos radiactivos de baja, media y alta actividad, algunos permanecerán en el planeta durante miles de años, y afectarán a generaciones venideras. Producir 1 kg de Pu significa: 1.300 litros de residuos de alta actividad, 200.000 Kg de media actividad y 10 millones de litros de agua contaminada.

La vida media o período de semidesintegración del Pu239 es de 24.000 años.

  1. Es una energía muy cara. Es económicamente ineficiente. Necesita fuertes subsidios estatales para poder existir. El coste de la gestión de los residuos radiactivos es pagado por los ciudadanos con un 0,7% en la tarifa eléctrica.
  2. Es la energía que origina menos empleos por unidad de producción.

Las renovables crean diez veces más empleos (según los sindicatos)

  1. Provoca rechazo social y mucha desconfianza. Su gestión no es transparente.
  2. Es socialmente injusta y políticamente desestabilizadora.
  3. No proporciona independencia energética.
  4. La energía nuclear no salvará el clima.
  5. El uranio se acaba…
  6. Su única justificación es la posibilidad de fabricar armas nucleares …

A pesar de las evidencias, no parece haber conciencia de la situación real del peligro que representan la energía nuclear y las armas nucleares, ni entre la población, ni entre los profesionales sanitarios.

 

A los que nos acusan de alarmistas, les tenemos que decir que hoy en el mundo:

  • están desplegadas 15.000 cabezas nucleares, que en cualquier momento pueden ser utilizadas deliberadamente, o por accidente.
  • hay 454 reactores nucleares en los que la seguridad no puede garantizarse y en los que se puede producir un accidente, un sabotaje o un ataque terrorista

Las alternativas a la energía nuclear existen y están cada vez más y mejor desarrolladas. Es cuestión de conciencia y responsabilidad política y social, que el uso de estas energías renovables vaya en aumento hasta conseguir la desaparición total de la energía nuclear.

Estructura de generación de energía (%) en España de enero a marzo de 2019 (60,3%  no renovable  versus  39,7% renovables)

ALGUNAS DE LAS VÍCTIMAS DE LA UTILIZACIÓN DE LA ENERGÍA NUCLEAR

ARMAS NUCLEARES

Las armas nucleares representan la mayor y más inmediata amenaza para la salud y la supervivencia de la Humanidad.

Las consecuencias para la salud de la detonación de una bomba atómica las tenemos vividas con Hiroshima y Nagasaki, si bien es verdad que aún no hemos visto todo sobre sus efectos a largo plazo, fundamentalmente los relacionados con la afectación de generaciones venideras (una generación en térmicos genéticos son 30 años).

Supimos que la detonación de una bomba nuclear en Hiroshima, de escasa potencia comparada con las que existen hoy en los arsenales actuales, mató a 118.661 personas y dejó heridas a 78.000, además de destruir todas las infraestructuras de la ciudad (incluídos hospitales, centros de atención, …). No fue suficiente con constatar tamaña barbaridad, y la repetían tres días después en Nagasaki, con casi idéntico resultado.

Además, quedaron 360.000 hibakushas, “supervivientes”, muchos de los cuales hubieran deseado morir en el momento de la explosión. La mayoría han sufrido desfiguraciones físicas y otras enfermedades inducidas por la radiación como: cáncer y deterioro genético.

La detonación de una bomba nuclear produce:

  • onda expansiva: estallido de órganos, fracturas, heridas penetrantes, lesiones por aplastamiento …
  • onda térmica: quemaduras, ceguera …
  • lluvia radiactiva: síndrome de radiación aguda, quemaduras beta, alopecia, cataratas, cáncer, malformaciones

Guerra Nuclear Limitada

La utilización de 100 cabezas nucleares en un conflicto regional produciría el invierno nuclear

La lluvia radiactiva y los intensos incendios harían aparecer una intensa capa de humo que haría descender las temperaturas y pondría en grave peligro de supervivencia a la mayor parte de la población mundial, provocando una terrible hambruna.

No han sido pocas las ocasiones en las que podia haber ocurrido un holocausto nuclear.. la “Guerra Nuclear no solo es posible, sino probable”.

No existe ninguna posibilidad de tratamiento, excepto la prevención, lo que equivale a decir, la eliminación de las armas nucleares.

 

BROKEN ARROWS. ACCIDENTES NUCLEARES.

Suele decirse que “las armas las carga el diablo”. En el caso de las nucleares, las cargan quienes las poseen.

Están documentados 32 accidentes ocurridos desde 1950, en los que estuvieron implicadas las armas nucleares. De entre ellos, cabe destacar tres:

  • Kirtland Air Force Base (1957) una bomba H desactivada cae cuando era transportada
  • Goldsboro, NC (1961) Se estrella un B-52 con 2 bombas nucleares de 3-4 Mt.
  • Palomares (1966) Bombardero B-52 con 4 bombas nucleares de 1,5 Mt  colisiona con la nave nodriza, un KC135 mientras repostaba en vuelo.

¿POR QUÉ UN TRATADO DE PROHIBICIÓN DE ARMAS NUCLEARES?

Porque todas las armas de destrucción masiva están prohibidas ya por sendos tratados.

Porque son las armas de destrucción masiva de mayor impacto:

  • son inhumanas y no discriminan
  • causan daños graves al medio ambiente
  • violan las leyes internacionales
  • generan inseguridad a nivel nacional y global
  • causan desvío de recursos públicos

Porque su mera existencia conducirá a una catástrofe difícil de evaluar, amenazando la supervivencia de la Humanidad.

Por razones humanitarias

  • consecuencias catastróficas
  • sufrimiento y muerte mucho después
  • no es posible ofrecer ayuda
  • daños durante todo el ciclo de las armas nucleares

Por razones de seguridad

  • alimentan el miedo y la inseguridad entre naciones
  • amenaza constante y directa a la Humanidad
  • no tienen justificación militar ni utilidad estratégica
  • no protegen del terrorismo
  • posibles accidentes o broken arrows

Por razones medioambientales

  • destruyen cualquier tipo de vida en la Tierra
  • el 0,1% del potencial nuclear mundial colapso agrícola è hambruna generalizada
  • 100 bombas como la de Hiroshima è alteraciones climáticas è invierno nuclear

Por razones económicos

  • los programas nucleares roban recursos a salud, educación …
  • los países nucleares gastan 300.000.000 $/día en mantenerlas
  • millones de personan pasan hambre (Corea del Norte)
  • reconducir los presupuestos hacia necesidades humanas reales

Por razones políticas:

  • Refuerzan el Tratado de No Proliferación
  • Desenmascara la hipocresía de los países nucleares
  • Conducirá al desarme nuclear
  • Deja vacía la política de disuasión nuclear
  • Dará una oportunidad al futuro de la Humanidad en un mundo sin armas nucleares

Además del sentido común, todos estos argumentos apoyan la consecución de un Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares que conduzca a su eliminación total y debemos afrontar la situación para revertir lo que parece irremediable.

Y se dieron los primeros pasos.

En 1993 la OMS declara las armas nucleares “contrarias a la salud” y solicita la opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia de La Haya acerca de la legalidad del uso o la amenaza de uso de las armas nucleares. En 1996 el informe consultivo de la Corte Internacional de Justicia cuestiona su legalidad y además concluye que los países deben establecer negociaciones para su eliminación.

En 2007, ICAN (premio Noble de la Paz 2017), de la mano de la IPPNW (premio Nobel de la Paz 1985), inicia una campaña a favor de un Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

En 2017 la Asamblea General de Naciones Unidas aprueba (120 votos a favor y 1 en contra) el TRATADO DE PROHIBICIÓN DE LAS ARMAS NUCLEARES.

Era la primera vez en negociaciones de desarme que se utilizaron argumentos humanitarios y no de seguridad, lo que decidió el voto.

Pero lo más determinante fue la implicación de la sociedad civil, la participación ciudadana.

El gobierno español no quiso participar en las deliberaciones de dicho tratado, tampoco lo ha firmado. Aún nos queda mucho por conquistar.

La letra del Tratado ya aprobado por Naciones Unidas dice:

  • prohibido: desarrollar, producir, probar, adquirir, poseer, almacenar, buscar o recibir asistencia
  • se prestará la atención debida a las víctimas y se repararán los daños ambientales causados

El espíritu del Tratado dice: la eliminación total

Pasos tras la aprobación de un Tratado por Naciones Unidas para que éste entre en vigor:

Se necesita la firma y la ratificación de al menos 50 de los miembros de la ONU.
Por ahora lo han firmado ya 80 países y lo han ratificado 34.

¡! FALTA ESPAÑA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *