Certificados de vacunación Covid-19: Perspectivas y problemas

Certificados de vacunación Covid-19: Perspectivas y problemas

Fuente:  “Covid-19 Vaccination Certificates: Prospects and Problems” by Natalie Kofler and Françoise Baylis Published On: March 10, 2021Posted in Covid-19 Ethics Resource Center, Hastings Bioethics Forum (Traducción y reseñas de Osalde)

En los primeros días de la pandemia, los pasaportes de inmunidad Covid-19 se propusieron como una herramienta útil para permitir que algunas personas regresaran al trabajo, las compras, los eventos culturales y los viajes. Estos pasaportes debían expedirse a quienes se presume inmunes al Covid-19 porque se habían recuperado de la enfermedad o podían demostrar que habían sido infectados previamente mediante pruebas de anticuerpos circulantes.

Los pasaportes de inmunidad ayudarían a reabrir las economías y permitirían a las personas reanudar sus actividades normales bajo la presunción de que aquellos con pasaporte ya no eran una amenaza para los demás y, por lo tanto, podrían estar exentos de las medidas de salud pública de Covid-19.

Desde el principio, argumentamos que los pasaportes de inmunidad eran científicamente incorrectos y éticamente peligrosos. Notamos una falta de evidencia científica sólida sobre cómo funcionaba la inmunidad Covid-19 y llamamos la atención sobre serias preocupaciones éticas sobre la privacidad, el potencial de discriminación y el riesgo de exacerbar las desigualdades sociales existentes.

Los pasaportes de inmunidad eran científicamente incorrectos y éticamente peligrosos. Notamos una falta de evidencia científica sólida sobre cómo funcionaba la inmunidad Covid-19 y llamamos la atención sobre serias preocupaciones éticas sobre la privacidad, el potencial de discriminación y el riesgo de exacerbar las desigualdades sociales existentes.

Ahora, con la distribución limitada de vacunas con diversos grados de eficacia, existe un interés renovado en los pasaportes de inmunidad; descrito con mayor precisión como certificados de vacunación. Israel está liderando la manada. Con más del 40% de su población completamente vacunada, ha comenzado a reabrir su economía, confiando en su autodenominado Green Pass. Aquellos que hayan sido completamente inoculados con una vacuna o que puedan demostrar que se han recuperado de una infección con SARS-CoV2 son libres de regresar a los cines, gimnasios y sus vacaciones en Grecia. Aquellos sin certificación validada por el gobierno no pueden. Otros países, incluidos Estados Unidos, China, Canadá y el Reino Unido, y la Unión Europea, están considerando ahora algún tipo de programa similar.

Con las vacunas Covid-19 ahora en brazos de algunos pero no de otros, es como si todo y nada hubiera cambiado. De hecho, hay un coro creciente de personas que sugieren que los certificados de vacunación son inevitables.

Esta sugerencia es precisa en la medida en que cualquier persona que reciba una vacuna debe recibir la documentación pertinente. Lo que queda por determinar es quién puede usar esta documentación para qué propósito. En entornos de alto riesgo, como hogares de cuidados a largo plazo y centros de atención médica, los registros de vacunación serán una herramienta importante para proteger a los más vulnerables y, por extensión, a la salud pública. Sin embargo, la aplicación generalizada de certificados de vacunación corre el riesgo de prolongar la pandemia y aumentar los daños. Los gobiernos deben actuar rápidamente para desarrollar políticas efectivas y justas para proteger los intereses de “todos” los ciudadanos antes de que las empresas privadas implementen mandatos ad hoc para probar la vacunación.

Los gobiernos deben actuar rápidamente para desarrollar políticas efectivas y justas para proteger los intereses de “todos” los ciudadanos antes que los intereses de las empresas privadas.

  1. La política debe estar basada en pruebas.

Se sabe que todas las vacunas autorizadas son seguras y eficaces para proteger contra enfermedades graves y la muerte por Covid-19. Sin embargo, faltan datos sólidos específicos de vacunas sobre la transmisibilidad. Los datos previos a la impresión sugieren que las vacunas Pfizer-BioNTech y AstraZeneca Covid-19 brindan cierto nivel de protección contra la transmisión del SARS-CoV-2, pero en qué cantidad y para qué variantes queda por determinar.

La incertidumbre sobre la transmisión viral se ve agravada por la aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2, para las cuales las vacunas disponibles ya están demostrando diversos grados de eficacia en la prevención de enfermedades.

Los datos sobre el nivel y la duración de la transmisibilidad deben informar la política de certificación de vacunación, por ejemplo, delimitando las fechas de vencimiento específicas de la vacuna. Además, los certificados de vacunación no pueden utilizarse para garantizar viajes internacionales seguros hasta que se disponga de los datos de transmisión, específicos de cada vacuna y de cada variante. Si una vacuna no previene la transmisión, los viajeros a países con bajas tasas de vacunación podrían poner en riesgo la salud de naciones enteras y, por lo tanto, prolongar la pandemia.

Se sabe que todas las vacunas autorizadas son seguras y eficaces. Sin embargo, faltan datos sólidos específicos de vacunas sobre la transmisibilidad.

  1. La política no debe afianzar aún más la desigualdad

La Organización Mundial de la Salud está desarrollando especificaciones y estándares clave para los certificados de vacunación digitales. No obstante, advierte explícitamente contra el uso de estos certificados para viajes internacionales debido a la información limitada sobre el impacto de las vacunas en la transmisión y el suministro limitado de vacunas.

Como muchos predijeron, el acceso desigual a las vacunas Covid-19 es generalizado. Por ejemplo, Kenia (un país de casi 53 millones de habitantes) acaba de recibir su primer envío de 1 millón de vacunas, y se prevé que la gran mayoría de los países de ingresos más bajos no tendrán el despliegue nacional de vacunas hasta 2022. Esta inequidad se alimenta de una interacción compleja entre historias de colonización, imperialismo, desventaja económica, racismo sistémico y discriminación por motivos de raza, etnia y religión, entre otros factores. Desmantelar estos sistemas de opresión durante una pandemia mundial es casi imposible. Sin embargo, las políticas que afianzan la opresión y la desigualdad existentes son indefendibles.

La desigualdad en el acceso a las vacunas no es solo un problema entre fronteras, sino también dentro de las fronteras. No es necesario mirar más allá de Israel, donde los residentes de Cisjordania y la Franja de Gaza, predominantemente palestinos, han sido sistemáticamente excluidos de los esfuerzos de vacunación. Un informe reciente de los EE. UU. Documentó que las vacunas destinadas a comunidades predominantemente afroamericanas se desvían hacia la élite rica, predominantemente blanca.

Los mandatos de certificación de vacunación no deben superponerse a estas desigualdades existentes.

La desigualdad en el acceso a las vacunas no es solo un problema entre fronteras, sino también dentro de las fronteras.

  1. La política no debe exacerbar la desconfianza

Hay personas que son resistentes a las vacunas (que rechazan la vacunación por motivos religiosos o personales) y otras que dudan de la vacuna (que no están seguras de ser vacunadas). Para muchos de este segundo grupo existe preocupación por la novedad de las vacunas Covid-19, la velocidad con la que se desarrollaron y la desconfianza en las instituciones que producen y distribuyen las vacunas. Algunas personas que dudan de las vacunas provienen de comunidades que han experimentado un racismo considerable y tienen una larga historia de maltrato por parte de la profesión médica y el gobierno: pueblos indígenas y de las Primeras Naciones, negros, comunidades de color, inmigrantes y refugiados.

Usar certificados de vacunación para discriminar a quienes eligen no vacunarse o coaccionar o apresurar efectivamente a las personas a que se vacunen, al restringir las actividades de la vida diaria a quienes han sido vacunados, solo generará más desconfianza en las instituciones de salud pública. Las iniciativas que generan confianza en el público, con especial atención a incrementar el acceso a las comunidades marginadas, deben ser priorizadas (ver Black Doctors Covid-19 Consortium para un ejemplo de éxito).

Deben ser priorizadas las iniciativas que generan confianza en el público, con especial atención a incrementar el acceso a las comunidades marginadas.

La política de certificación de vacunación debe incluir disposiciones justas y equitativas para quienes no están vacunados. No son solo aquellos que “no pueden ser vacunados” por razones médicas quienes necesitan protección contra la discriminación.

La política de certificación de vacunación debe incluir disposiciones justas y equitativas para quienes no están vacunados.

  1. La política debe estar alineada con los objetivos de salud pública.

Se han planteado varias preocupaciones éticas con respecto a las políticas de certificación de vacunación en relación con la privacidad, los riesgos de falsificación y corrupción, y el potencial de aumentar la discriminación y crear nuevas plataformas para la discriminación sobre la base de la inmunidad y el estado de la vacuna. Estas son preocupaciones válidas que deberían abordarse mediante cualquier política de este tipo. Sin embargo, tenemos preocupaciones más profundas sobre las motivaciones y los fundamentos éticos que orientan tales políticas.

En los debates públicos sobre los méritos de la certificación de vacunación, se han propuesto al menos tres fundamentos discretos: 1) para reactivar las economías en crisis, 2) para volver a una apariencia de una vida pre-Covid “normal” que incluye los viajes internacionales, y 3) ayudar a la salud pública con el objetivo general de reducir la transmisión viral. Podría decirse que solo el último de estos objetivos encaja perfectamente con la ética de la salud pública.

Ha sido un año largo y nos identificamos con el deseo de volver a las actividades sociales y de ocio, pero, sin embargo, la pandemia mundial persiste. Si no se apuntala una política con una ética de salud pública, centrada en el bien común y la protección de los más vulnerables, podría prolongar la pandemia y agravar el daño.

Si no se apuntala una política con una ética de salud pública, centrada en el bien común y la protección de los más vulnerables, podría prolongar la pandemia y agravar el daño.

Es imperativo que los gobiernos sean explícitos sobre los compromisos éticos que respaldan cualquier política de certificación de vacunación. Las motivaciones arraigadas en el neocapitalismo y el liberalismo individual están en desacuerdo con la ética de la salud pública. Ponen a los ciudadanos en riesgo y ponen en peligro a la comunidad mundial.

Natalie Kofler is the founder of Editing Nature, leads curriculum development for the Scientific Citizenship Initiative at Harvard Medical School, and is a visiting fellow at the E.J. Safra Center for Ethics at Harvard University. Twitter: @NatalieKofler. Françoise Baylis is University Research Professor at Dalhousie University in Halifax, Canada. Twitter: @FrancoiseBaylis

Nota: La traducción y reseñas son de Osalde