Autor: Redacción web

Archive Posts Listed On This Page

Europa pone en evidencia a España al calificar de “crítico” el nivel que ha alcanzado la desigualdad

La Comisión Europea realiza por primera vez un análisis socioeconómico de los 28 países para vigilar algunos indicadores que se está yendo de las manos al bienestar social, y sitúa a España en la séptima posición por la cola

Fuente: eldiario.es 

Después de años de medir la salud de la Unión Europea por sus cifras económicas y de recetar austeridad, Bruselas ha decidido dar una pátina social a la forma de gobernar Europa con la inclusión de un pilar social como elemento clave para medir la buena marcha de sus miembros. La Comisión aprobó el pasado 17 de noviembre una fórmula para analizar el desempeño de los países europeos en tres áreas: acceso al mercado laboral e igualdad de oportunidades; condiciones justas de trabajo; y protección social. Y los resultados para España son malos, muy lejos del brillo de los indicadores económicos que hablan de un crecimiento por encima de la media.

Solo Rumanía y Bulgaria tienen una mayor desigualdad que España que empata con Grecia en este indicador

Según estos datos, España está en situación “crítica” en dos aspectos claves para el bienestar social de sus ciudadanos: en el nivel de desigualdad económica y en el abandono temprano de los estudios. Además, si se toman los 14 indicadores de forma global, España está la séptima por la cola en calidad de su bienestar social.

La mayoría de los indicadores eran conocidos (España es uno de los países donde más ha crecido la desigualdad en toda la OCDE) pero ahora Bruselas los ordena y pone negro sobre blanco los fallos en el sistema social que hay en cada país. La Comisión ya no solo vigilará los déficit y el nivel de deuda pública; también pondrá la vista en los parámetros sociales aunque su nivel de maniobra en muchos de estos aspectos es nulo, ya que las mejoras responden a políticas sociales que son competencia de cada país.

En el caso concreto de la desigualdad económica, España comparte grupo con países en situación crítica por su elevada desigualdad con Rumanía, Bulgaria, Lituania y Grecia. En el caso de España, el 20% más rico gana 6,6 veces más que el 20% más pobre. La media europea para medir esta brecha es de 5,1 veces. El país campeón en términos de desigualdad es Bulgaria (7,9) y el mejor República Checa con 3,5 veces. Esto quiere decir que la desigualdad en España es casi el doble que en Chequia o en otros países igualitarios como Eslovaquia, Finlandia o Eslovenia.

Los registros de los tres últimos años indican que la situación ha mejorado algo pero de forma insuficiente. El indicador de desigualdad en España tocó en 2015 el 6,9, pero el leve avance no ha sacado a España del grupo en peor situación. Eso sí, al menos no ha empeorado como ha ocurrido en Bulgaria o en Luxemburgo. En conjunto, la desigualdad en Europa sigue estando muy por encima de la registrada en 2009, cuando la crisis aún no había golpeado de lleno a los trabajadores.

La otra señal de alarma, la de abandono temprano de los estudios, coloca a España en una pandilla con Malta, Portugal y Rumanía. En el caso de España, el 19% de la población de entre 18 y 24 años ha abandonado los estudios. Esta proporción solo está superada por Malta (19,7%) seguida de cerca por Rumanía (18,5%) y a distancia por Portugal (14%). La media europea para este indicador está en el 10% y desde la Comisión reflejan que el abandono temprano de los estudios está ligado a la difícil empleabilidad y acceso al mercado de trabajo.

La renta disponible, esto es, el indicador que mide la capacidad económica de las familias para consumir, también pone a España en el grupo de países “a vigilar”,un segundo escalón dentro de la gravedad con la que se califican estos parámetros. La forma de medir este indicador es compararlo con cómo estaba el poder adquisitivo de las familias en 2008. Así, Grecia y Chipre (países rescatados) están en situación “crítica” porque sus hogares tienen un 32 y 23% menos de renta disponible respectivamente que en 2008.

En el caso de España, la caída es mucho menor comparada con estas dos economías, que son, sin duda, las grandes perdedoras tras los rescates financieros. Las familias españolas tienen un 8% menos de renta disponible, una pérdida de poder adquisitivo similar a la de Italia (que ha perdido un 11%), Portugal (un 6%) o Eslovenia. Irlanda, el país rescatado que falta en esta relación, tampoco ha recuperado el nivel de 2008, pero solo le queda un 3% para alcanzarlo. Al contraponer estas cifras con los resultados de estos países que ya han abandonado los programas de rescate e incluso los procesos de déficit excesivo, da buena cuenta de que las víctimas colaterales que conllevó sanear el sistema financiero.

Pero no a todos los países europeos les ha ido mal. Pese a los pésimos resultados en el resto de indicadores sociales, Rumanía es la que más renta ha ganado desde 2008. Esta mejora en la renta es extensible al resto de economías de Europa del Este, como Polonia, Bulgaria y Lituania, marcando el camino de la convergencia.

El extenso informe también dedica un amplio análisis al riesgo de pobreza y exclusión social, al cuidado de niños menores de 3 años (España está en este indicador “mejor que la media”) o efectividad de las prestaciones sociales.

Además de en estos tres indicadores, España está en vigilancia por sus malos registros en población en riesgo de pobreza, desempleo, tasa de empleo, número de ninis, o capacidad de las prestaciones sociales para reducir la pobreza.

En aspectos en los que se encuentra en la media en línea con sus países vecinos está la brecha de género, la participación en políticas activas de empleo, las competencias digitales y la compensación por hora trabajada. Recordemos que estos indicadores se comparan con la media de los países, lo cual no quiere decir que estén en registros saludables: solo que el resto están peor. Por eso no tiene que extrañar que sus buenas notas se reflejan en el cuidado de menores de tres años (aunque lejos de los resultados de Bélgica, Dinamarca, Suecia, Lituania o Portugal). La mejor nota la saca en el indicador que recoge el grado de cobertura sanitaria que reportan los propios pacientes (si dicen que no se les ha atendido por razones económicas o de lista de espera este indicador baja).

Sueldo a la hora

También se estudia el avance de los salarios que permanece “hundido” pese a las mejores del mercado laboral. Según la Comisión, los salarios reales (esto es, ajustados a la inflación), crecieron en la UE un 1,3% y menos de un 1% en la zona del euro en los últimos dos años. Los datos que recogen muestran la fuerte dispersión de los salarios en Europa, que van desde los 4,6 euros la hora en Bulgaria a los 43,3 euros en Luxemburgo.

Para la Comisión, al final los países europeos se han dividido en dos grandes bloques: los de altos salarios y los de bajos salarios. España es uno de los pocos países que está situado “en la media”, junto con Chipre, Eslovenia e Italia, este último país el único comparable por tamaño y estructura económica. España tiene una media de 19,4 euros la hora e Italia 22,6. En el furgón de cola de los salarios están Hungría, Rumanía y Polonia.

En cuanto a la población en riesgo de pobreza o exclusión social, el informe recuerda que un tercio de la población de Bulgaria, Rumanía y Grecia está en esta situación. También es muy elevada en España, de casi el 28%, en línea con Italia, Lituania, Hungría o Letonia. El informe reseña que en el caso de Italia y Lituania hubo una subida en esta incidencia de la pobreza en 2016.

Dentro de este indicador, la comisión analiza una tendencia al alza: los trabajadores pobres. Bruselas destaca que España tiene una de las tasas más altas (13,1%) junto con Grecia y Rumanía. Según estos expertos, el trabajo temporal y parcial tiene mucho que ver con este fenómeno.

 

Ver

Medicina brutalista: una reflexión sobre la arquitectura de los servicios de salud

Delicioso texto del médico residente de patología y escritor Benjamin Mazer en el número de Navidad del BMJ. El autor compara el movimiento arquitectónico brutalista y su énfasis en la funcionalidad con el afán estandarizador de la Medicina Basada en la Evidencia y de los sistemas electrónicos de historia clínica.

Fuente: nogracias.eu

La moda actual en medicina es etiquetar las cosas como “basadas en evidencia” o “no basadas en evidencia”. Usamos estas etiquetas para describir tratamientos, pruebas de diagnóstico, políticas de salud pública e incluso personas. Esta cosmovisión dicotómica, sin embargo, no logra capturar los matices del panorama médico.

Debe elogiarse el uso de evidencia para impulsar la toma de decisiones médicas, pero siempre habrá que hacer mucho más que leer estadísticas en una revista o seguir algoritmos clínicos para proporcionar una atención médica adecuada. Esta realidad suele ser transmitida mediante la expresión “el arte de la medicina”. Creo que una mejor analogía sería “la arquitectura de la medicina”. Después de todo, la atención médica adecuada tiene una estructura construida alrededor de un objetivo claro: mejorar la salud de los pacientes. Es ingeniería con estilo.

Esta claro que un enfoque inflexible al valorar la utilidad de la evidencia y recomendar cumplimientos normativos es la causa de muchos de los defectos de la medicina contemporánea: la proliferación de pautas clínicas rígidas pero contradictorias, las herramientas de ayuda a la toma de decisiones en el punto de atención y los sistemas de registros médicos electrónicos, pueden suponer un obstáculo en lugar de una herramienta. Cada una de estas innovaciones prometió a la medicina un cambio revolucionario y fueron introducidas sin tener en cuenta las antiguas tradiciones que la comunidad médica aprecia. Esta contradicción en la práctica médica actual, entre focalización y miopía, es como una reminiscencia del movimiento brutalista en arquitectura.

El brutalismo fue un fenómeno arquitectónico mundial, que alcanzó su punto máximo en los años 60 y 70, y que fue rápidamente rechazado por las horribles pesadillas estéticas que producía. El brutalismo valoraba el diseño utilitario descarado. Trataba de aclarar los elementos de su construcción, priorizando la durabilidad sobre la inteligencia. Este estilo arquitectónico era tanto declaración como función. La geometría concreta y simple reinaba, incluso cuando estructuras más delicadas podían haber hecho la función. Un estilo tan pretendidamente práctico ignoraba a los usuarios que con frecuencia se sentían incómodos. A pesar de la actual impopularidad del estilo, muchos monumentos brutalistas todavía perviven hoy en día en forma de edificios gubernamentales y universitarios

Énfasis en la utilidad

El estilo arquitectónico brutalista es una analogía apropiada para la moderna atención médica. Se ha rechazado el “arte de la medicina” y hemos puesto especial énfasis en la utilidad. El médico de hoy debe usar intervenciones para producir resultados, simple y llanamente. Esta nueva variedad utilitaria cree que la evidencia es la materia prima y ​​los hospitales y los centros de salud se construirán desde esta base, como sólidos santuarios contra las enfermedades. Mi definición de medicina brutalista es “medicina tan intencionalmente funcional que erige sus propias barreras”.

Un elemento básico del modo brutalista en medicina es la guía de práctica clínica (GPC). La proliferación GPC promete “operativizar” la literatura de investigación, que pasa de ser un ejercicio intelectual a una especie de caparazón resistente para el médico que se siente vulnerable. Las pequeñas tendencias se convierten en guías universales, contorsionadas para poder ser aplicadas a situaciones dispares. Como una losa geométrica de hormigón, las pautas clínicas al principio parecen evitar los peligros del medio ambiente. Sin embargo, con demasiada frecuencia están diseñadas de forma aislada, tan centradas en ser decisivas que no pueden integrarse en el entorno clínico.

(…)

“Point of care” (lugar de atención) se ha convertido en otro de los frentes de batalla de la medicina brutalista. Tanto los académicos como los emprendedores están convencidos de que las aplicaciones de cabecera, las ecuaciones y la heurística salvarán a los médicos de ellos mismos. El cuestionario de depresión PHQ-9 es uno de los ejemplos icónicos de esta forma de medicina brutalista. En lugar de preguntarles a los pacientes cómo se sienten, simplemente podemos administrar estas encuestas. Sospecho que los números y las cajas del PHQ-9 un día parecerán fuera de lugar en medicina como hoy están fuera de lugar las geometrías de salientes grises existentes en muchos de los vecindarios actuales. Las aplicaciones específicas a la tarea pueden ser la ruta más rápida entre los síntomas y el tratamiento, pero fortalecer la comprensión, el confort y la autoeficacia del paciente requiere una ruta más intrincada.

Quizás uno de los hitos más brutales de la medicina sean los sistemas electrónicos de registro médico. Muchos sistemas de registros médicos torpes están en uso en todo el mundo, pero el sistema Epic es especialmente importante porque afecta a 200 millones de norteamericanos.

Epic ha logrado la ubicuidad y la prosperidad a través de su impulso sin trabas hacia la utilidad y el cumplimiento. Cuando el cuidado de la salud se enfrenta a un problema de documentación, Epic está ahí. Desde documentar la presión arterial de un paciente hasta informar de los resultados de la autopsia, Epic puede hacerlo. La vida documentada del paciente vive en este inmenso software… El equivalente arquitectónico sería la disfuncional ciudad de Brasilia.

A medida que los médicos sucumben al agotamiento, pasan cada vez más tiempo en la pesadilla reglamentaria en la que se ha convertido la medicina contemporánea, con Epic asumiendo el control. Nos han encomendado no solo hacer más sino documentar más. Esta responsabilidad se impone de muchas formas. El reembolso depende de ello. El “estándar de cuidado” requiere ser probado. Los administradores de buenas intenciones y los investigadores de salud pública “nos empujan” hacia lo “correcto”. Pero el beneficio para los pacientes individuales no siempre es evidente.

Lecciones del brutalismo

No quiero sonar demasiado sardónico. Me encanta la arquitectura brutalista: los edificios son insistentes, poderosos y confiables. Obstinadamente reflejan la manera desvergonzada como las personas envejecen, acumulando grietas estructurales y nuevos usos a lo largo del tiempo.

Pero los defectos del brutalismo también deben ser reconocidos. Estos edificios están en medio. Colgar un cuadro o volver a pintar una pared hecha de hormigón no son exactamente actos intuitivos. Calentar y enfriar estos edificios puede requerir algo más que física útil.

Si como médicos vamos a ser arquitectos de una atención útil y confiable, debemos prestar atención a las lecciones de este movimiento. Nuestros sistemas no deben estar aislados. No pueden definirse a sí mismos únicamente como “basados ​​en evidencia” o “estandarizados”. Como muestra Epic, nuestras herramientas no serán nunca nuestro refugio, sin importar cuán completas sean. Muchos de los instrumentos, regulaciones y prácticas de la medicina actual están diseñados como monumentos a ellos mismos.

Al mismo tiempo, podemos desear adoptar la vocación brutalista de ignorar los adornos innecesarios. Tanto el cuidado de la salud como la arquitectura usan florituras pretenciosas a modo de deslumbrantes distracciones. Reflexionemos sobre si las imágenes de alta resolución, la genómica de precisión o los protocolos de detección inquebrantables realmente están mejorando a los pacientes.

La medicina no es una comunidad planificada ni una ciudad de monumentos. Creo que hay sabiduría en el caos de la clínica o el hospital. El poder de la medicina basada en la evidencia es el aislamiento de una intervención que promete aclarar algún principio universal. Pero muchas soluciones en medicina son auto emergentes y locales, no diseñadas o universales. La expresión de alivio en la cara de un paciente nunca se rendirá a una métrica; tampoco el bienestar de mi comunidad. Si los resultados mismos nunca pueden definirse por completo, las herramientas y las estructuras de la medicina también deben incorporar indulgencia.

Comencemos a imaginar cómo podría ser una arquitectura postmoderna en medicina. La activista urbana Jane Jacobs describió los “ojos de la calle”: los vecinos que mantienen los barrios seguros y habitables. En medicina, nuestros ojos de la calle son los pacientes, que mantienen una conciencia natural de los valores más significativos para ellos. La medicina basada en evidencia es una materia prima fina y no debe descartarse. Pero estoy seguro de que la utopía de la medicina basada en la evidencia no se parece al paisaje sanitario actual.

Fuente: nogracias.eu

Ver

Desigualdad de género en la atención de la cardiopatía isquémica

Género y cardiopatía isquémica Elena Aldasoro: La perspectiva de género para mejorar la asistencia sanitaria. El caso del infarto agudo de miocardio Dibujo de Ana Sánchez Palacín y guión de Ana Sanchez Palacín y Nima Peyman-Fard

Fuente:  Saludcomunitaria

 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Ver

Invertir en el futuro, no en el pasado: La industria verde es la clave contra el cambio climático

El sector privado ya está viendo que “el negocio verde, es buen negocio”. En ese sentido, Antonio Guterres señalaba que las energías renovables son ahora más baratas que la energía proveniente del carbón en docenas de países desarrollados y en desarrollo, por tanto, hay que invertir en el futuro.

Fuente: telesurtv.net Por: Geovanny Vicente Romero

“Invertir en el futuro, no en el pasado”, como clave empresarial verde para ganar la guerra contra el cambio climático, fue la frase que el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres nos dejó como enseñanza durante la apertura de la One Planet Summit Paris,  el 12 de diciembre de 2017.

En este gran evento, bajo el liderazgo del presidente francés Emmanuel Macron, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim y el Jefe de la ONU, Guterres, decidieron rechazar la teoría fatalista y derrotista alrededor del fenómeno del cambio climático para hacer un llamado a todos los líderes internacionales y a la ciudadanía responsable  de todo el mundo para afrontar juntos los grandes desafíos de esta emergencia ecológica que cada vez menos personas pueden negar.

La importancia de esta reunión de tres líderes radica en el lanzamiento de un  proyecto ambicioso para ganarle la batalla al cambio climático.

Doce compromisos fueron asumidos, la Coalición One Planet fue creada. Este liderazgo tripartito se asegurará de que estos compromisos sean cumplidos, por lo cual en los próximos meses estarán trabajando fuertemente en la implementación de los compromisos y esterarían reuniéndose nuevamente el próximo año para una reunión proyecto: la segunda One Planet Summit. 

Esta es una iniciativa de 2.000 millones de dólares USA con el objetivo de profundizar los mercados locales de capital y expandir y desbloquear fondos privados para proyectos relacionados con el clima. El fondo ya está suscrito en más de mil millones.

Estos esfuerzos nos hacen un llamado a la creación de consciencia y hoy más que nunca debemos establecer alianzas entre nuestros gobiernos, sociedad civil, sector privado y aliados financieros para dar respuesta a esta amenaza global.

El sector privado ya está viendo que “el negocio verde, es buen negocio”. En ese sentido, Antonio Guterres señalaba que las energías renovables son ahora más baratas que la energía proveniente del carbón en docenas de países desarrollados y en desarrollo, por tanto, hay que invertir en el futuro.

Por ejemplo, en la República Dominicana, una isla del Caribe vulnerable a los efectos del cambio climático, la Empresa Generadora de Electricidad Haina (EGE Haina), recientemente realizó el acto del primer picazo para la construcción de su cuarto parque eólico, Larimar 2, localizado en el municipio de Enriquillo, provincia de Barahona. El Parque Eólico Los Cocos de Pedernales, fue el primero, seguido por uno en la provincia Bani y otro en la localidad de Montecristi. Esta empresa genera el 18 % de la energía  de República Dominicana.

Costa Rica por su parte,  aprovecha las lluvias y trabaja para que su matriz energética sea totalmente limpia para el 2021. Costa Rica está cerca de convertirse en la primera nación latinoamericana sostenida en su totalidad por energía renovable.

Con el incremento de condiciones climáticas extremas, se requiere el involucramiento de todos, pues necesitamos mayor acción colectiva para aprovechar el agua, los vientos y el calor como fuentes inteligentes de energía. Imaginen en el futuro, un generador de energía de emergencia alimentado por los vientos y el agua, podría ayudar a lugares como Dominica y Puerto Rico recuperarse de los devastadores huracanes de forma más rápida. Iniciativas de alianzas sector público-sector privado tenemos en la relación suscrita entre el gobierno de Puerto Rico y  la compañía Tesla Inc., fabricante de automóviles con sede en Palo Alto, California. Esta relación empezó hace años cuando la isla intentó atraer empleos, pero se ha visto fortalecida a raíz del paso del huracán María y el ofrecimiento que hizo el CEO de la compañía,  Elon Musk, para restablecer la energía en la isla a través de la fuente solar. Restablecieron la energía en un hospital infantil de San Juan y hace poco anunciaron 6 proyectos de energía.

Energias renovables

El crecimiento de las energías limpias es imparable , como queda reflejado en las estadísticas aportadas en 2015 por la Agencia Internacional de la Energía (AIE): representan cerca de la mitad de la nueva capacidad de generación eléctrica instalada en 2014, toda vez que se han constituido en la segunda fuente global de electricidad, sólo superada por el carbón.

De acuerdo a la AIE, la demanda mundial de electricidad  aumentará un 70% hasta 2040,-elevando su participación en el uso de energía final del 18% al 24% en el mismo periodo- espoleada principalmente por regiones emergentes (India, China, África, Oriente Medio y el sureste asiático).

El desarrollo de las energías limpias  es imprescindible para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores. El 2014 fue el año más cálido desde que existen registros. La Tierra ha sufrido un calentamiento de 0,85ºC de media desde finales del siglo XIX, apunta National Geographic en su número especial del Cambio Climático de noviembre de 2015.

En paralelo, unos 1.100 millones de habitantes , el 17% de la población mundial, no disponen de acceso a la electricidad. Igualmente, 2.700 millones de personas –el 38% de la población global-  utilizan biomasa tradicional para cocinar, calentarse o iluminar sus viviendas con grave riesgo para su salud.

Por eso, uno de los objetivos establecidos por Naciones Unidas es lograr el acceso universal a la electricidad en 2030, una ambiciosa meta si se considera que, según las estimaciones de la AIE, todavía habrá en esa fecha 800 millones de personas sin acceso al suministro eléctrico, de seguir la tendencia actual.

Las energías renovables han recibido un importante respaldo de la comunidad internacional con el ‘Acuerdo de París’ suscrito en la Cumbre Mundial del Clima celebrada en diciembre de 2015 en la capital francesa.

El acuerdo, que entrará en vigor en 2020,  establece por primera vez en la historia un objetivo global vinculante, por el que los casi 200 países firmantes se comprometen a reducir sus emisiones de forma que latemperatura media del planeta a final del presente siglo quede “muy por debajo” de los dos grados, -el límite por encima del cual el cambio climático tiene efectos más catastrófricos- e incluso a intentar dejarlo en 1,5 grados.

La transición hacia un sistema energético basado en tecnologías renovables tendrá asimismo efectos económicos muy positivos. Según IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), duplicar la cuota de energías renovables en el mix energético mundial hasta alcanzar el 36% en 2030 supondría un crecimiento adicional a nivel global del 1,1% ese año (equivalente a 1,3 billones de dólares), un incremento del bienestar del 3,7% y el aumento del empleo en el sector hasta más de 24 millones de personas, frente a los 9,2 millones actuales.

Ver

Peter Singer: ¿altruismo efectivo o subsidio al sistema?

La donación de 320 millones de euros que anunció el pasado marzo la Fundación Amancio Ortega para la renovación de los equipos de diagnóstico y tratamiento del cáncer en los hospitales públicos españoles ha sido objeto de polémica entre quienes ven con buenos ojos el “altruísmo de los grandes empresarios” y el quienes, como las Organizaciones de Defensa de la Sanidad Pública rechazan tales donaciones por diferentes razones que han sido ampliamente difundidas por los medios. En el siguiente artículo se analizan criticamente las ideas de Peter Singer, que apoyan lo que dicho filósifo denomina “altruismo efectivo”

Fuente: cn.elmostrador.cl 

Peter Singer, filósofo australiano, estuvo hace unos días en Chile realizando diversas charlas sobre animalismo y ética, contexto en el que dictó una conferencia el 3 de noviembre en el Centro de Estudios Públicos sobre lo que denomina altruismo efectivoBásicamente –como buen utilitarista– sostiene que se deben realizar las acciones que tenga las “mejores consecuencias”, y ello implica que si alguien tiene más dinero que el requerido para cumplir sus necesidades básicas y de su familia, debe ayudar a quienes más lo necesitan, lo que llama “hacer el bien”, pues los principios básicos como no matar no robar son insuficientes: el altruismo es parte de vivir éticamente.

Ahora, la filantropía a secas no basta, se requiere efectividad. Señala que las personas en su vida diaria buscan el máximo rendimiento de su dinero, pero que no funciona del mismo modo cuando se trata de donar. Entonces, lo razonable luego de un análisis de beneficios versus costos, sería buscar ayudar en donde uno pueda generar mejores consecuencias para el mayor número de personas, pues con muy poco dinero se puede hacer mucho.

Así, por ejemplo, nos dice que donar dinero para criar un perro lazarillo para un ciego en Estados Unidos supone un costo demasiado alto en relación con el beneficio, pues con el mismo dinero se puede tratar el tracoma a miles de niños en África, evitando así una futura ceguera y obteniendo una mayor eficacia de lo entregado.

En suma: se pueden “priorizar las causas”, con el mismo dinero que se donó para la remodelación de un teatro se podían salvar 5 millones de niños de la ceguera.

Finalmente, da una serie de casos reales de personas que siguen el movimiento y de instituciones que buscan asesorar respecto a dónde se puede obtener buen rendimiento para quienes quieran realizar alguna donación.

 

Nadie dice que ayudar no sea algo moralmente bueno, pero Singer, seguramente sin mala intención, al privatizar de esa forma lo público puede terminar legitimando y validando el sistema que produce lo que él mismo busca combatir. Cualquier posible propuesta para reducir la pobreza debe ser radicalmente política.

Hasta aquí la idea no parece en exceso compleja y puede ser aceptada sin mayores dificultades, salvo por una cosa: presentada de esta manera es insuficiente y es ingenua.

Aunque Singer prefiera hablar de hacer el bien, en realidad se está refiriendo al problema de la distribución de la riqueza, o sea, un problema de justicia. El problema no es que Singer evite hablar de justicia o se incomode esbozando respuestas poco claras ante las preguntas por el sistema económico o político; el problema es que llega tarde a la pregunta y se encarga de la pobreza sin preocuparse por su causa.

No hablamos desde una posición original o un estado de naturaleza, la pobreza y la desigualdad se generan en un período histórico, en un contexto determinado, en cierta sociedad, en un modelo económico. Si la distribución de riquezas es un problema institucional (y por tanto político), la búsqueda de su solución debe ser también institucional.

No es que haya un problema con la privatización de asuntos públicos, puede haber soluciones privadas para problemas públicos (véase, por ejemplo, una interesante propuesta sobre el asunto en El Otro Modelo) –y quizás sería deseable que todos donaran el 10% de su sueldo como propone el autor—, pero hay una cuestión previa:

¿es justo (o “hace el bien”) un modelo que permite que un empresario tenga tanto dinero como para donar 100 millones de dólares mientras millones de niños mueren por enfermedad fácilmente curable? Es ahí donde el altruismo efectivo se queda corto.

La propuesta es incompleta porque no se hace cargo del real problema y se muestra enteramente ciega al respecto. Es ingenua (la propuesta y no Singer, obviamente) porque, pese a las buenas intenciones, no puede pretender realizar realmente un cambio si es que se presenta de manera incompleta. No se trata necesariamente de una discusión entre socialismo y neoliberalismo, o comunitarismo o decrecimiento, pero se extraña alguna propuesta, la que fuera.

Por último, si es que no hay razones morales relevantes para preferir ayudar a un compatriota sobre alguien de un país que más lo necesite, ¿por qué no, solo como ejemplo, un sistema de tributación universal? Singer cree que los gobiernos son menos eficientes que algunas, las buenas, instituciones privadas de ayuda (aquellas donde habrá efectividad para el altruismo), por lo que muestra alguna resistencia a regulaciones legales. Además, no ve mal en las empresas, nos dice que él no culparía de Bill Gates, quien ha hecho mucho bien y ayudado a millones de personas.

La falta de correlato político en el discurso, en su peor versión, se presenta como subsidiaria del actual modelo hegemónico.

Ciertamente la caridad es insuficiente y hay problemas morales en la producción de riqueza y no solo en su distribución. Un millonario “ecologista” que tenga 5 mansiones abastecidas completamente de energía renovable no es alguien que realmente cuide del medio ambiente. Pues, claro, puede tener paneles solares, pero en realidad la sola construcción de un inmueble contamina, por lo que tener casas que alguien apenas ocupe no puede ser compatible con una visión ecologista. En este sentido, Pepe Mujica es más ecologista que Leonardo DiCaprio.

De igual modo, para “hacer el bien” no basta donar una parte (por muy importante que sea) del sueldo, sino que, en consecuencia, uno debe oponerse a las causas que generan pobreza y a sus sistemas de reproducción. Lo contrario implica un subsidio del sistema, un placebo para que se vea “menos malo”, algo similar a lo que se critica respecto al Comercio Justo, que finalmente termina siendo un precio menos miserable (proveniente de compradores dispuestos a pagar más si es que se aseguran ciertas condiciones) a cambio de una certificación que aumenta las ventas y ganancias de las empresas de los países del norte, manteniendo y perpetuando la pobreza de los países del sur.

Así como no es razonable pretender ser ecologista y al mismo tiempo no tener una visión crítica del consumo, no es concebible un altruismo escéptico de los problemas políticos y económicos.

Nadie dice que ayudar no sea algo moralmente bueno, pero Singer, seguramente sin mala intención, al privatizar de esa forma lo público puede terminar legitimando y validando el sistema que produce lo que él mismo busca combatir. Cualquier posible propuesta para reducir la pobreza debe ser radicalmente política.

Ver

La Acción Estratégica en Salud pierde un 10% de presupuesto

 

La Acción Estratégica en Salud, gestionada por el Instituto de Salud Carlos III, contará en 2018 con algo más de 115 millones, 13 menos que los presupuestados para la convocatoria de este año. Bioinformática e investigación en ELA saldrán reforzados.

Fuente: diariomedico.com

La Acción Estratégica en Salud (AES), gestionada por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y la principal herramienta de financiación pública de la I+D+i biomédica en España, contará en su convocatoria de 2018 con algo más de 115 millones, lo que supone un 10 por ciento menos de presupuesto que la convocatoria de 2017, que ha contado con casi 129 millones.

Atendiendo a lo presupuestado inicialmente para la AES (caben modificaciones y ampliaciones presupuestarias a lo largo del ejercicio), se trata del segundo descenso consecutivo de fondos, ya que la convocatoria de 2016 contó con casi 160 millones.

  • El ISCIII promete “mejorar las subvenciones para personal investigador”

Pese a la disminución presupuestaria, el Gobierno entiende que la AES 2018 cuenta con diversas fortalezas. Entre ellas, cita “el impulso y la mejora de las subvenciones para personal investigador, enmarcados en el Programa Estatal de Promoción del Talento y su Empleabilidad“.

La noticia llega poco después de que el ISCIII anunciara que las últimas ayudas del Subprograma Estatal de Generación del Conocimiento, como parte de la AES, financiarán en 2018 más proyectos -714- y con más fondos -73 millones- que este año.

A ello se suma el lanzamiento de la convocatoria para 2018 de subvenciones para proyectos de investigación clínica independiente en terapias avanzadas (terapia celular, terapia génica e inmunoterapia tumoral no farmacológica)

Bioinformática y ELA, novedades

Una de las principales novedades para la AES de 2018 es que, por primera vez, “incorpora una subvención específica para la contratación de técnicos de bioinformática en los Institutos de Investigación Sanitaria (IIS)”. La apertura en el Ciber de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned) de nuevos grupos de investigación especializados en Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es otra de las bazas de la convocatoria para el próximo año.

Tal y como se aprobó en el último Consejo de Ministros, la apertura para concurrir a los diferentes programas se iniciará a mediados del mes de febrero de 2018.

Ver

COMÚN Ensayo sobre la revolución en el siglo XXI

COMÚN Ensayo sobre la revolución en el siglo XXI

Christian Laval y Pierre Dardot
Editorial: Gedisa. Barcelona, España
Año: 2015
Páginas: 672
ISBN: 9788497848800

1. Del neoliberalismo a la cultura de lo Común

El libro Común. Ensayo sobre la revolución en el siglo XXI, de Christian Laval y Pierre Dardot, es una llamado a replantearnos como comunidad global, otra alternativa de vida de cara a las nefastas consecuencias producidas por el neoliberalismo en todas las esferas y ámbitos de nuestra cotidianidad, ya sea en la política, la economía o en la cultura. (más…)

Ver

Ya hay sanidad para ricos y para pobres

La Sanidad privada se beneficia de las politicas de desmantelamiento del Estado del bienestar que aplican los gobiernos neoliberales para beneficio de grandes empresarios, bancos y especuladores. A más listas de espera, mayor derivación a la privada. Algo reservado a quien pueda pagarlo, cada vez menos familias dado que el sector más amplio de la sociedad sufre las carencias de una crisis sin fin.

Un nuevo modelo para la Sanidad

Fuente: Amparo Botejara eldiario.es 

Este deterioro de la sanidad pública facilita la llegada y la expansión del mercado sanitario. Estaba claro que nuestra sanidad era un nicho de mercado, cada día más, tenemos más pruebas que apuntan en esa dirección

Nuestra sanidad sufrió un duro revés con la crisis. Lo que no sabemos es si esta crisis fue la causa o el pretexto que se utilizó para deteriorar la calidad de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS). Esta duda cabe porque el gasto en sanidad pública no se ha aumentado lo más mínimo, sino todo lo contrario. Mientras que, supuestamente nuestra economía se iba recuperando, los ajustes en sanidad pública no han parado de crecer.

La inversión en Sanidad el año 2009 fue de 73.130,6 millones, disminuyendo hasta los 70.635,7 millones en 2016. Para 2018, nuestro gobierno ha enviado el Plan Presupuestario a Bruselas en cual se contempla para sanidad un 5.8% del PIB. Una cifra que supone un mínimo histórico, muy lejos del porcentaje en PIB de lo que destinan el resto de los países europeos a sanidad.

La situación actual es la siguiente: las necesidades de nuestra población en protección a la salud va aumentando, entre otros factores, por el envejecimiento de la población. Nuestra esperanza de vida está a la cabeza del mundo después de Japón y el presupuesto destinado a ello va disminuyendo. Esta situación se traduce en menos puestos de trabajos y mayor temporalidad, con lo que esto supone para la atención a los pacientes, menor mantenimiento de las estructuras y recursos en general. Lo que nos lleva a listas de espera importantes, tanto para consulta como para pruebas complementarias, y en esto llega la oferta de la empresa privada.

Como ejemplo tenemos la Comunidad de Madrid, ofreciendo resultados magníficos con soluciones eficaces para solucionar las listas de esperas. Tenemos ejemplos concretos en los hospitales de Móstoles: mientras el hospital público del municipio se va degradando, el Hospital Rey Juan Carlos está muy bien financiado. Una muestra clara de cómo se ofrecen a la población las bondades de la sanidad privada, mientras se va dejando que se deteriore la sanidad pública.

¿Esto es casual? Parece que no. Es lógico, este deterioro de la sanidad pública facilita la llegada y la expansión del mercado sanitario. Estaba claro que nuestra sanidad era un nicho de mercado, cada día más, tenemos más pruebas que apuntan en esa dirección.

El Real Decreto 16/2012 supuso un antes y un después para nuestra legislación sanitaria, con este Real Decreto perdimos nuestra sanidad universal. No podemos atender a un paciente inmigrante en atención primaria. En muchos situaciones, en teoría hay que esperar a que la patología siga evolucionando y cuando la persona está ya muy afectada, entonces ya sí que puede ser atendida en un hospital. A esta situación se llega con lo legislado en el Capítulo I de este Real Decreto.

Otra cuestión clave es el Capítulo II de este Real Decreto aprobado por el Gobierno en 2012. En él se recoge la modificación de la Cartera de Servicios que pasa de una única cartera común, a tres: cartera común básica, cartera común suplementaria y cartera común de servicios accesorios. Se entiende que una cartera de servicios recoge el catálogo de prestaciones, que contempla los servicios o conjuntos de servicios preventivos, diagnósticos, terapéuticos, rehabilitadores y de promoción y mantenimiento de la salud dirigidos a los ciudadanos.

Fragmentarla y contemplar en ellas diversas prestaciones, está claramente ideado con el objetivo de imponer nuevos copagos, como ejemplo, el pago del transporte sanitario no urgente. Esta es la causa que llevó a Unidos Podemos a plantear este nuevo proyecto de Ley Reguladora de la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud que presentamos esta semana. Un nuevo modelo que pueda revertir esta situación para recuperar la forma en que estaba contemplada esta Cartera de Servicios en la Ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, y con ello cerrar la puerta a futuros copagos que llevarían a más inequidad entre la población española y desigualdad entre las comunidades autónomas.

 

Ver

Muere una mujer desatendida más de 12 horas en la Urgencia del Hospital de Úbeda

Aurelia, de 64 años, fue traslada en ambulancia desde la residencia en la que vivía sin que nadie reparara en su presencia.  Permaneció sola en una camilla sin poder responder a las llamadas de megafonía.

Fuente: publico.es  diario Ideal.

Una mujer ha fallecido en el Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda tras permanecer más de doce horas en urgencias sin ser atendida.

Ocurrió el pasado 21 de diciembre. Según explica la directora de la residencia de Personas Mayores Francisco Ortiz de Quesada, en la que ocupaba una plaza concertada, la mujer de 64 años, de nombre Aurelia, fue trasladada en ambulancia al hospital tras sufrir unas dolencias. Llegó a las dos y cuarto acompañada por una auxiliar de la residencia hasta que quedó bajo la tutela del hospital, según explicó Ana Moreno al diario.

El hospital registró la llegada de Aurelia pero permaneció sola en una camilla sin estar en condiciones de responder a la llamada por megafonía de los servicios sanitarios. El gerente del centro asegura que su nombre fue borrado de la lista de personas en espera al no contestar a los requerimientos, con el argumento de que hay pacientes que se marchan. Cambio de turno mediante – el de las 15.00 horas-, Aurelia permaneció más de doce horas en aquella sala sin que nadie reparara en su presencia. Ya de madrugada, tras un segundo cambio de turno -a las 22.00 horas-, por fin alguien se fijó en la mujer, que ya había fallecido.

La Junta de Andalucía defiende que no ha fallado el protocolo y que todavía es pronto para aventurar que no llevara la pulsera identificativa. No obstante, en declaraciones a la Cadena Ser, Teresa Vega, delegada provincial de salud, reconoce que “hay cosas que se han podido hacer mal”. Más tajante se muestra Resola, que asegura al medio que la paciente no llevaba la pulsera y que por lo tanto no se activó el protocolo para personas que se encuentran solas.

Además, el hijo de la fallecida asegura que no le comunicaron en ningún momento el traslado a Urgencias de su madre. Fue directamente la Policía la que comunicó que su madre había muerto, según su versión de los hechos.

La dirección del hospital ha emitido hoy un comunicado en el que anuncia que ha abierto una información reservada sobre el fallecimiento de esa paciente y que está recopilando todos los datos sobre el caso para “determinar las circunstancias en las que se ha producido el fallecimiento y, a partir de las conclusiones de la misma, tomar las medidas necesarias para que hechos como estos no vuelvan a producirse”.

El hospital, que recuerda que los hechos se encuentran bajo investigación judicial, lamenta el fallecimiento de esta mujer “y las circunstancias que lo rodean”.

Los responsables del centro aseguran que “colaborarán en todo lo necesario para que se esclarezca lo ocurrido y se depuren las responsabilidades que pueda haber” y añaden que se han puesto a disposición de la autoridad judicial para facilitar toda la información que se les requiera.

 

Ver

Desnutrición aguda grave: 5,9 millones de niños afectados en Malí, Níger y Chad

Un estudio realizado en Mali y Níger por la ONG Acción contra el Hambre mostró que el 70% de los niños desnutridos en el mundo viven en estos países, incluido Chad, que han experimentado crisis crónicas en los últimos años.

Fuente: lesoleil.sn Eugene Kaly 26-dic-2017

Un estudio muestra que 5,9 millones de niños sufren de desnutrición aguda severa en todo el mundo. De estos, el 70% vive en Malí, Níger y Chad. Este estudio de evaluación de la capacidad del sistema de salud para responder a las emergencias nutricionales y de salud en el Sahel fue patrocinado por la ONG Acción contra el Hambre y sus socios. La investigación se centró en Malí y Níger, en particular en las regiones que atraviesan crisis como Tombuctú (en el norte de Malí) y Diffa (en el este de Níger).

Los investigadores también recolectaron información en regiones estables de los dos países: Kayes en Mali y Maradi en Níger. Los resultados de este estudio, presentado por el Dr. Eric Kouam, experto en salud pública y nutrición internacional, mostraron que estos dos países enfrentan desnutrición aguda y severa, pero también con ciertas patologías como malaria e infecciones respiratorias agudas. (Ira) y enfermedades diarreicas. Para él, una situación idéntica prevalece en otros siete países de la región del Sahel en el África occidental.

El aumento de la prevalencia de la malnutrición en Malí y el Níger puede explicarse por el desplazamiento de poblaciones, especialmente en la zona de Tombuctú. “Es lo mismo en el este de Níger con los efectos de Boko Haram en personas que, al mudarse, se vuelven vulnerables, especialmente los niños. Chad también se encuentra en la misma situación con niños que sufren desnutrición aguda severa desde hace muchos años. Desafortunadamente, las tasas de natalidad son muy altas en estos tres países donde los niños nacen en condiciones de vulnerabilidad y están expuestos a la desnutrición “, comentó el Dr. Eric Kouam.

Estas enfermedades aparecen de junio a septiembre. El estudio también mostró que el cambio climático está socavando la salud de los niños en los países del Sahel. Sin embargo, el sistema de salud de los países del Sahel enfrenta dificultades para atender a todos los niños desnutridos por falta de una plataforma técnica adecuada.

Picos estacionales
“Incluso en tiempos normales, nuestros hospitales luchan por satisfacer las demandas de la población. La situación sigue siendo catastrófica en caso de emergencia “, lamentó el experto en salud pública y nutrición. Por lo tanto, abogó por el fortalecimiento de los sistemas de salud de los países del Sahel para abordar mejor las emergencias nutricionales y de salud. Fanta Touré, experta en nutrición para la salud en la Oficina Regional ONG Acción contra el Hambre, justificó la elección de estos dos países. “Tienen una larga experiencia en la lucha contra la desnutrición. Desafortunadamente, todavía enfrentan emergencias de salud y nutrición. Es suficiente ver solo el contexto de Níger donde las poblaciones están aterrorizadas por el ejército. Como resultado, el país se convierte en una zona de crisis “, se lamentó.

La Sra. Toure sostuvo que la situación es idéntica en el norte de Malí, donde la región de Tombuctú se enfrenta a una serie de crisis armadas que han paralizado su sistema de salud. “En Malí y Níger, los especialistas prefieren hablar más sobre crisis crónicas en lugar de emergencias de salud y nutrición con picos estacionales. Es urgente actuar en estas áreas “, sugirió.
Para el jefe de la unidad de coordinación de la nutrición en Malí, el Dr. Djibril Bagayoko, este estudio de caso mostró dos facetas de Malí: una región en crisis y otra estable, que sin embargo presenta la misma situación nutricional.

Ver