Día: 22 de enero de 2018

Archive Posts Listed On This Page

“Leben” de David Wagner

“Hace nueve años, un hígado nuevo salvó la vida al escritor David Wagner. Desde entonces se pregunta: ¿quién era la persona cuyo órgano sigue viviendo en mí?” David Wagner. “Leben

  • Tapa dura: 282 páginas
  • Editor: Rowohlt Verlag Gmbh (1 de marzo de 2013)
  • Idioma: Alemán
  • ISBN-10: 3498073710
  • ISBN-13: 978-3498073718

Fuente: goethe.de

(más…)

Read Details

SESPAS-OMC: Iatrogenia: análisis, control y prevención:

Iatrogenia: análisis, control y prevención
Documento del grupo de trabajo SESPAS-OMC sobre iatrogenia

Fuente: SESPAS.es

22 de junio 2017
Presentación
SESPAS y la OMC han suscrito un acuerdo de colaboración para el estudio, el control y la prevención de la iatrogenia, que se justifica por la importancia del problema y por la necesidad insoslayable de controlarlo en la medida de lo posible. Ambos propósitos forman parte de la legitimación social de ambas instituciones, la primera, como confederación de asociaciones profesionales del ámbito de la salud pública que pretenden contribuir a la mejora de la salud de
la población y la segunda, como entidad de derecho público que garantiza un ejercicio de la medicina benéfico para el conjunto de la población.
De ahí la constitución de un grupo de trabajo cuya composición se detalla en el anexo, y cuya finalidad última es contribuir a limitar en la medida de lo posible las consecuencias de la iatrogenia. Para conseguirlo se requiere situar el problema en la agenda política, social y profesional y estimular la implicación de los estamentos capaces de colaborar estrechamente en esta tarea. Por ello, se procede en primera instancia a difundir este documento de posición,
el primero, cuyo contenido incluye:
1) una definición conceptual del problema, sus tipos básicos y su alcance potencial 2) los ámbitos de la iatrogenia: generales y específicos 3) las estimaciones de su impacto potencial y sus costes sociales 4) una indagación preliminar acerca de sus causas y de sus eventuales determinantes, y 5) unas consideraciones sobre su prevención y control, que incluyen recomendaciones a corto y medio plazo. Además, en este documento se incorporan un glosario
de términos relacionados, una bibliografía y fuentes documentales.
La idea es dar a conocer la posición de SESPAS y de la OMC, así como de eventuales asociados, respecto a la iatrogenia como problema de salud pública de nuestro país, mediante su publicación como artículo en una revista sometida a revisión por pares como Gaceta Sanitaria.
Antes de lo cual se pretende debatirlo y en su caso compartirlo con cuantas instancias lo deseen, ya sean otras sociedades científicas, particularmente las que hace tiempo que participan activamente en el despliegue y consolidación de la Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud, otras corporaciones profesionales (colegios de enfermería, odontología, farmacia, veterinaria, etc.) y cuantas instituciones estén interesadas en colaborar, así como organizaciones de la sociedad civil.

Read Details

León se adhiere a la Declaración de Shanghái de Ciudades Saludables

Fuente: lanuevacronica.com 

El Ayuntamiento de León de León se ha adherido a la Declaración de Shanghái de Ciudades Saludables, tras su aprobación en el Pleno del 29 de diciembre. El Consenso de Shanghái sobre Ciudades Saludables surgió en la 9º Conferencia Mundial de Promoción de la Salud celebrada el 21 de noviembre de 2016 en esa ciudad asiática, y los suscribieron entonces más de cien alcaldes, conscientes de poder desempeñar una función esencial en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 aprobada en septiembre de 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Esta adhesión se suma a otras iniciativas de fomento de la salud y hábitos saludables del Ayuntamiento de León. Entre ellas, la iniciativa ‘León, ciudad saludable’ para fomentar la mejora de los hábitos alimenticios y de la práctica deportiva, prevenir la obesidad, reducir el consumo de tabaco y alcohol, prevenir enfermedades, impulsar medidas que contribuyan a propiciar un envejecimiento activo y saludable y fomentar la salud y del desarrollo sostenibles. Asimismo, está adherido a la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, un proyecto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y alargar la esperanza de vida hasta dos años más con buena salud utilizando todos los recursos existentes en la ciudad.

La firma de esta Declaración de Shanghái supone un compromiso para considerar cinco principios de gobernanza para lograr ciudades saludables. Por un lado, integrar la salud como consideración fundamental en todas las políticas: dar prioridad a las políticas que generan beneficios mutuos entre la salud y otras políticas municipales, y lograr la participación de todos los agentes pertinentes en la planificación urbana basada en las alianzas. En segundo lugar, abordar todos los determinantes de la salud -sociales, económicos y ambientales-, por medio de la planificación y políticas de desarrollo urbano que reduzcan la pobreza y la inequidad, tengan en cuenta los derechos de las personas, refuercen el capital social y la inclusión social y promuevan el uso sostenible de los recursos urbanos.

El tercer principio pasa por promover una participación firme de la comunidad, es decir, por poner en marcha enfoques integrados para promover la salud en las escuelas, los lugares de trabajo y otros entornos; fomentar los conocimientos sobre salud; y aprovechar los conocimientos y prioridades de nuestras poblaciones a través de la innovación social y las tecnologías interactivas.

En cuarto lugar, persigue reorientar los servicios sanitarios y sociales hacia la equidad: garantizar un acceso justo a los servicios públicos y trabajar en pro de la cobertura sanitaria universal, y en quinto, evaluar y vigilar el bienestar, la carga de morbilidad y los determinantes de la salud, y utilizar esta información para mejorar las políticas y su aplicación, prestando una atención especial a la inequidad, y aumentar la transparencia y la rendición de cuentas.

Ámbitos de actuación

La Declaración de Shanghái establece, además, diez ámbitos de actuación para las ciudades saludables. Por un lado, atender las necesidades básicas de todos los habitantes (educación, vivienda, empleo y seguridad), así como construir sistemas de seguridad social más equitativos y sostenibles; por otro, tomar medidas para eliminar la contaminación del aire, el agua y el suelo en nuestras ciudades, y luchar contra el cambio climático en el ámbito local para que nuestras industrias y ciudades sean respetuosas con el medio ambiente y garantizar aire y energía limpios.

En tercer lugar se centra en invertir en los niños, dar prioridad al desarrollo durante la primera infancia y garantizar que las políticas y programas de las ciudades en materia de salud, educación y servicios sociales no dejen atrás a ningún niño; en cuarto, en hacer que los entornos sean seguros para las mujeres y las niñas, protegiéndolas especialmente del acoso y la violencia de género; en quinto lugar, en mejorar la salud y la calidad de vida de la población pobre de zonas urbanas, los habitantes de barriadas marginales y asentamientos informales, y los migrantes y refugiados, y velar porque tengan acceso a viviendas y atención de salud asequibles.

La agenda también se marca como objetivo combatir las diferentes formas de discriminación contra las personas que tienen discapacidades o VIH/sida, las personas mayores, y otras; proteger las ciudades contra las enfermedades infecciosas tratando de asegurar la inmunización, agua limpia, saneamiento, la gestión de los desechos y el control antivectorial; y diseñar las ciudades para promover la movilidad urbana sostenible, los desplazamientos a pie y la actividad física a través de barrios atractivos y respetuosos con el medio ambiente, infraestructuras para un transporte activo, leyes robustas sobre seguridad vial y la accesibilidad de las instalaciones de juego y ocio.

Finalmente, se marca como reto poner en marcha políticas sobre la inocuidad y sostenibilidad de los alimentos que potencien el acceso a alimentos saludables y asequibles y a agua salubre, reduzcan la ingesta de azúcar y sal, y reduzcan el consumo perjudicial de alcohol, especialmente a través de la reglamentación, el control de precios, la educación y los gravámenes fiscales; y lograr que los entornos estén libres de humo legislando para que los lugares públicos interiores y el transporte público estén libres de humo, y prohibiendo todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio de tabaco en las ciudades.

Read Details

Comunidad y cambio social

COMUNIDAD Y CAMBIO SOCIAL: TEORIA Y PRAXIS DE LA ACCION COMUNITARIA, Coordinado por Marco Marchioni

(más…)

Read Details

¡Tomar el pulso puede ser peligroso para la salud!

Fuente: nogracias.eu 22 enero 2018 by rcia

CRIBADO DE LA FIBRILACIÓN AURICULAR: EJEMPLO DE SOBRECRIBADO (OVERSCREENING) Por Sebastian Vignoli Carradori

El autor se muestra contrario a la decisión del Grupo de prevención cardiovascular del PAPPS (Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud de la SEMFYC) de incluir la recomendación de realizar el cribado oportunista de fibrilación auricular en mayores de 65 años mediante la toma del pulso.

En su opinión faltan evidencias científicas sólidas para hacer esta recomendación. Más diagnósticos de fibrilación auricular solo implica más tratamientos anticoagulantes potencialmente peligrosos, sin que existan datos de que anticoagular a personas asintomáticas con una fibrilación auricular disminuya la morbilidad o mortalidad relacionadas.

¿Es casualidad que en plena explosión promocional de los anticoagulantes de acción directa un grupo de expertos recomiende una intervención que aumentará la prevalencia de la enfermedad para la que se están indicando?

El autor llama a la máxima prudencia para cualquier intervención que se realice con personas asintomáticas: “en Atención Primaria tenemos que dar ejemplo de prudencia, elevando el umbral a partir del cual se implementa una intervención en población sana/asintomática” 

El grupo de prevención de cardiovascular del PAPPS debería reconsiderar su, mientras no se demuestre lo contrario, potencialmente dañina recomendación.

Introducción

Hace ya muchos meses que el personal sanitario de Atención Primaria de Catalunya puede ver en la hoja de monitorización de variables principales un elemento que antes no estaba: “Ritmo cardíaco”. Este nuevo ítem está aquí para efectuar un cribado oportunista de la fibrilación mediante la toma del pulso en todas las personas a partir de los 65 años que consulten por cualquier otro motivo. O sea, es un test de cribado mediante la exploración física. Su origen son las Recomendaciones Preventivas Cardiovasculares del PAPPS 2016(1).

En ellas, a pesar de reconocer que la calidad de la evidencia no es muy buena, se recomienda el cribado oportunista de la fibrilación auricular (FA) tomando el pulso a personas de 65 años o más que acudan a la consulta.

El problema con las pruebas de cribado en medicina

Las nuevas pruebas diagnósticas y de cribado tienen que demostrar lo mismo que las intervenciones: datos positivos sobre medidas de resultado duras. No cambiamos una prueba diagnóstica/de cribado por otra para mejorar la sensibilidad y la especificidad del método anterior. La finalidad última del cambio tiene que ser prolongar la vida y/o prevenir la enfermedad.

¿Por qué cambiaríamos una prueba de cribado o una prueba diagnóstica por otra más nueva si no obtiene mejores resultados clínicos? ¿Qué importa mejorar la sensibilidad y/o la especificidad si eso no conlleva ninguna mejora clínica? Y que quede claro, mejorar la sensibilidad y/o especificidad no implica automáticamente mejores resultados clínicos. Eso hay que demostrarlo en un ensayo.

En el caso de la FA, el cribado no tendría que demostrar sólo que encuentra más arritmias. Eso pasará seguro: con el cribado siempre encontramos “más”. La pregunta que hay que contestar es: si cambiamos el método actual (valorar el ritmo cardiaco cuando produce síntomas) por el cribado (valorar el ritmo cardiaco en todas las personas mayores de 65 años que acuden a la consulta por un motivo no relacionado), ¿prevenimos alguna enfermedad? (aka bajar morbilidad), ¿prolongamos alguna vida? (aka bajar mortalidad total).

Esas son las preguntas que hay que contestar. Si esas preguntas no tienen respuesta porque no existen estudios que las contesten, no hay que efectuar el cribado. El cribado se efectúa sobre gente asintomática en relación con el trastorno que se criba. Si se criba para iniciar un tratamiento preventivo, y no se sabe si el tratamiento, en ese contexto, es beneficioso, y en cambio sí conocemos los riesgos, la cosa está clara: no hay que cribar.

 

Much@s me dirán que el beneficio del tratamiento anticoagulante en la fibrilación auricular está bastante claro(2): reducción 64% de RR de ictus (2’7% de RA) y 26% de mortalidad total (1’6% RA). Y es cierto. Pero es el beneficio del tratamiento de la FA detectada cuando provoca síntomas. No mediante cribado. Y no es lo mismo, al igual que no es lo mismo diagnosticar un cáncer mediante cribado que cuando produce síntomas.

Ya se que esto puede parecer contraintuitivo. ¿Cómo no va a ser beneficioso detectar más número de FAs silentes? Así podemos instaurar tratamiento preventivo y prevenimos enfermedad y prolongamos algunas vidas. Puede ser cierto y plausible, pero los beneficios del cribado, al igual que los de cualquier intervención, no tienen que suponerse, tienen que demostrarse. Y los beneficios del tratamiento de la FA detectada cuando da síntomas no pueden extrapolarse a la FA detectada mediante cribado. En el último caso estamos detectando probablemente muchos casos asintomáticos leves con pocas recurrencias y de poca duración, y es campo abonado para el sobrediagnóstico y el posterior sobretratamiento

¿Qué tipo de estudio haría falta para demostrar que el cribado de la fibrilación es beneficioso?

Si vamos a recomendar el cribado (oportunista o sistemático) en personas mayores de 65 años, el estudio que haría falta es el siguiente:

Haría falta un ensayo clínico con población de 65 años o más, sana o con enfermedad cardiovascular, y comparar 3 grupos, la práctica habitual contra 2 tipos de cribado y seguir a los 3 grupos durante años, comparando en los 3 la incidencia de ictus y la mortalidad. Para medir el sobrediagnóstico habría que dejar de hacer cribado a partir de cierto punto del estudio y continuar el seguimiento a todos los grupos unos años más (lo ideal sería hasta la muerte).

 

Estos estudios no existen. El único estudio que se aproxima es un ensayo clínico publicado en el British Medical Journal en 2007(3). El diseño es parecido, pero la medida principal de resultado no es la enfermedad y la muerte, sino los nuevos casos de fibrilación auricular. Y, como era esperable, el cribado aumenta los casos detectados de FA.

 

Una revisión del 2016 de la Cochrane(4) sobre la eficacia del cribado de la FA sólo encuentra el estudio antes mencionado. El cribado oportunista es más coste-efectivo que el sistemático y encuentran un número similar de nuevos casos de FA.

Las conclusiones de los autores invitan a la prudencia, diciendo que hay que tener cuidado con extrapolar los resultados a otras poblaciones, y que se necesitan más estudios para establecer el efecto del cribado sobre el riesgo de ictus, comparando población cribada y no cribada.

Los expertos del PAPPS no piensan así, y han determinado que basta con este nivel de evidencia para recomendar el cribado oportunista. Yo no estoy de acuerdo. El cribado se efectúa sobre población asintomática. Hay que tener muy claro cuáles son sus beneficios. Y en este caso, salvo encontrar más FA, se desconocen.

Reconozco que decidir cuál es el nivel de evidencia suficiente para implementar una intervención tiene bastante de subjetivo, pero yo creo que en Atención Primaria tenemos que dar ejemplo de prudencia, elevando el umbral a partir del cual se implementa una intervención en población sana/asintomática. No podemos seguir siendo un coladero implementando intervenciones sin estudios cuyos beneficios se extrapolan de otras intervenciones u otras muestras o tipo de población, o de estudios con variables subrogadas o sesgados.

 

 

REFERENCIAS

  1. Maiques Galán A, Brotons Cuixart C, Banegas Banegas JR, Martín Rioboó E, Lobos-Bejarano JM, Villar Álvarez F, et al. Recomendaciones preventivas cardiovasculares. PAPPS 2016. Atención Primaria. Elsevier; 2016 Jun;48:4–26.
  2. Hart RG, Pearce LA, Aguilar MI. Meta-analysis: antithrombotic therapy to prevent stroke in patients who have nonvalvular atrial fibrillation. Ann Intern Med. 2007 Jun 19;146(12):857–67.
  3. Fitzmaurice DA, Hobbs FDR, Jowett S, Mant J, Murray ET, Holder R, et al. Screening versus routine practice in detection of atrial fibrillation in patients aged 65 or over: cluster randomised controlled trial. BMJ. British Medical Journal Publishing Group; 2007 Aug 25;335(7616):383.
  4. Moran PS, Teljeur C, Ryan M, Smith SM. Systematic screening for the detection of atrial fibrillation. Cochrane Database Syst Rev. John Wiley & Sons, Ltd; 2016 Jun 3;
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Conclusión

1) El cribado oportunista de la fibrilación auricular en las consultas de Atención Primaria no debe implementarse.

2) No tenemos los estudios adecuados para evaluar su eficacia sobre medidas de resultados duras (enfermedad, muerte). Únicamente sabemos que, si cribamos, vamos a encontrar más fibrilaciones.

3) Los beneficios del cribado se extrapolan del que se obtiene de tratar la fibrilación auricular sintomática. Pero la población no es exactamente la misma y, posiblemente, la FA diagnosticada mediante cribado incluya casos más leves (menos recurrencias, menor duración).

¿Hay que cribar la fibrilación auricular en las consultas de primaria?

Hasta no tener los estudios adecuados, no, gracias.

Read Details

Valladolid: “Nos duele la Sanidad”

Miles de personas se han manifestado en Valladolid en defensa de la Sanidad Pública. Un total de 15 plataformas han citado a los ciudadanos bajo el lema ‘Nos duele la Sanidad‘. Exigen el fin de los recortes, la reducción de las listas de espera y una sanidad universal y 100% pública.

1 Foto Pasadas las 12:20 horas, la protesta partió desde la Plaza Mayor para transcurrir por el centro de la ciudad y llegar ante la sede de la Consejería de Sanidad, con una participación de entre 6.500 y 7.000 personas según fuentes policiales, y unas 50.000 según los datos de fuentes de la organización. Con pancartas donde se podía leer “la sanidad pública no se vende, se defiende” y otras frases con las que se reclamaba la dimisión del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, los manifestantes también han recorrido el trayecto con gritos contra los “recortes” en servicios sociales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Read Details

Del Pozo: “Al paciente se le ha hecho cliente”

Alberto del Pozo encabeza a la Plataforma Social en Defensa de la Sanidad Pública de León que, junto al resto de colectivos de cada provincia, sacó a miles de personas en Valladolid para defender una sanidad universal y gratuita. No es optimista ni con el presente ni con el futuro de un servicio indispensable y que, según asegura, está depauperado en todos los ámbitos.

Fuente: lanuevacronica.com Sergio Jorge | 21/01/2018

Entrevista al portavoz Plataforma Social en Defensa de la Sanidad Pública de León

 ¿Por qué se ha salido ahora a la calle?
– La situación sanitaria en Castilla y León viene siendo mala desde hace años, ha empeorado progresivamente y ahora la población ha tomado conciencia de que su sistema sanitario no está dando respuesta a sus necesidades ni en calidad ni sobre todo en premura.

– Hasta ahora no se había mostrado este descontento. 
– Sí, la gente ahora responde de una manera inusual porque está más informada. Desde el momento en el que la población percibe que lo que le pasa no es un caso aislado sino que pasa en los pueblos de al lado, en la comarca o en la provincia de al lado y se le explican los motivos, toma conciencia de que es un problema global y es cuando decide pronunciarse y pasar a la acción.

– ¿Cuál es el problema más importante de la comunidad? 
– El de la cobertura, porque ahora mismo hay poblaciones, pueblos y zonas donde no está siendo la adecuada, sobre todo porque hay personas, en base al decreto 16/2012, que han quedado fuera. Al paciente se le ha hecho cliente y solamente merece la asistencia sanitaria si está cotizando, cuando nuestra sanidad era universal, atendía las necesidades de los ciudadanos por el simple hecho de serlo. Los cuatro grandes problemas que tiene la sanidad de la comunidad son las tentativas privatizadoras que, como en el Hospital de Burgos; la ausencia de capacidad planificadora tanto en recursos humanos como en aumentar y adecuar plantillas para lo que necesita la población; unas políticas de salud erráticas porque las carteras de servicio no se adecuan a las necesidades; y escaso talante democrático al no preocuparse por informar a la población y dar un cauce de participación.

La población percibe que   lo que le pasa no es un caso aislado y toma conciencia de que es un problema global

– ¿Es la sanidad rural la que menos repercusión tiene?
– Tiene mucho más eco las deficiencias en la sanidad urbana que en la rural entre otras cosas porque en los pueblos piensan que es un caso aislado. La sanidad rural está mal porque se está invirtiendo menos de lo necesario. Nuestra comunidad tiene una dispersión, un envejecimiento y una orografía que la hace incomparable, por lo que requeriría más inversión en Atención Primaria.

– Otra de las cuestiones con más críticas es la saturación en urgencias. 
– Está muy vinculado, la saturación de urgencias en el hospital es una consecuencia de que la Atención Primaria está infrafinanciada y recortada en recursos humanos. Las personas acuden a urgencias y saturan el servicio con patologías y procesos que tendrían que ser tratados en Atención Primaria si fuera rápida y eficaz, pero los profesionales están sobresaturados porque no se sustituyen las vacantes, por lo que los problemas no se pueden solucionar rápidamente.

– También se critican muchos problemas en Especializada. 
– Sí, entre otras cosas porque está mal planificada. Hay poca coordinación entre Primaria y Especializada y el paciente sufre un itinerario eterno desde que pide consulta con el especialista hasta que ingresa para una operación. Es entonces cuando la Junta empieza a computar las listas quirúrgicas, y a lo mejor son meses, hasta entonces son las listas de espera en sombra, que no se computan dentro del Plan Perycles, aunque tampoco son cifras fiables las que da la Junta.

 Los profesionales están trabajando con un alto nivel de estrés, es una plantilla bastante quemada

– ¿Cómo tendría que ser la atención ideal de un paciente?
– Es muy difícil porque depende de las patologías, pero tendría que haber una gestión útil desde el punto de vista clínico, un triaje que indicase qué patologías tendrían que tener atención prioritaria y cuáles tienen que esperar. Esto en teoría ya existe pero en la práctica no se utiliza, por lo que hay pacientes que tendrían que atenderse con rapidez y esperan meses. El tiempo medio ideal tendría que estar entre 15 días y un mes, aunque algunos casos tendrían que ser de inmediato o en 48 horas. Pero para ello habría que reformular la infraestructura del sistema sanitario, porque tendría que haber mucha coordinación entre Primaria y Especializada, un sistema de triaje realmente eficaz y una dotación de plantilla adecuada al perfil de la demanda que vemos en nuestra comunidad. No es la misma demanda de una población joven y la de una como la nuestra, muy envejecida, en la que se requiere un perfil de plantilla diferente, tendría que haber más geriatras, más Atención Primaria, más enfermería. Tendría que haber un cambio de modelo de plantilla y eso pasa por tener una capacidad de planificación que la Junta no tiene.

– ¿Todo esto incide también la situación laboral de los profesionales?
– Claro, porque los profesionales sanitarios están trabajando con un alto nivel de estrés. Es una plantilla bastante quemada, porque a nadie le satisface trabajar en algo que aunque les guste, están haciéndolo de manera forzada.

– ¿Se utilicen estos problemas para atacar al propio sistema sanitario?
– Claro, es que el truco está en que la sanidad pública pierde calidad y el que puede acude a la sanidad privada, y los que no a lo que era la beneficiencia. Y eso es a lo que se va encaminando, a que tengamos un seguro privado los que lo puedan pagar. Es la tendencia de la ideología neoliberal. No hay que olvidar que detrás de las mutuas y aseguradoras hay un trust de empresas con fondos de inversión, constructoras, bancos…

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]
Read Details