Día: 19 de enero de 2018

Archive Posts Listed On This Page

DEPENDENCIA Y CUIDADO DE LAS PERSONAS MAYORES: “MIRANDO AL FUTURO”

Los médicos Luis Montes Enrique de la Peña presentarón ayer, 18 de enero de 2018 en Hika Ateneo una sesión sobre «Salud, Sanidad y final de la vida»

Enrique de la Peña, médico

«Hemos reducido la mortalidad, pero no hemos reducido la dependencia»

«Hay una sanitarización de las dependencias, pero las residencias de mayores están aún en el Decreto 41/1998, con lo que no asumen los ratios de médico y enfermera necesarios»

«Nuestra tarea en mayores es la prevención de la discapacidad y la dependencia o si ya se ha producido, la reversión»

«Es conveniente más implicación del sector público, con objetivos sociales y sanitarios, en el cuidado de mayores. Las residencias privadas, cuyos principal objetivo es la obtención de beneficios, son mayoritarias en Bizkaia»

«Médicos y Enfermeras Sufrimos una sobrecarga crónica en Atención Primaria»

«Para prevenir la discapacidad, en Atención Primaria se deberían aplicar las herramientas técnicas adecuadas, como valorar el Test de Barthel, pero la realidad de los recortes de personal y limites de tiempo de consulta impide dedicar a los mayores el tiempo necesario»

«No hay Planes de atención a personas mayores (hay protocolos para diversas enfermedades), y las relaciones con los trabajadores sociales son precarias»

«La inversion en Atención Primaria, en relación a la hospitalaria, cada vex es menor.  La OMS aconseja un 25% y aqui se dedica un 16%»

«La asistencia sanitaria en las residencias es muy irregular, dependiendo si es pública, privada o concertada. En general no se cumplen los ratios de asistencia medica y de enfermería porque Osakidetza solo exige el acceso a la asistencia sanitaria, sin cuantificar los medios»

«El coste medio de las residencias es demasiado alto (2.795 €) para las prestaciones que ofrecen. Los calculos de coste real estan muy por debajo (1.700-1.900 €)»

«Nuestros mayores no están bien atendidos en las residencias y no se aplican indicadores válidos para valorar su salud y bienestar»

«Hay una gran escasez de plazas públicas y asequibles para mayores, sin embargo hay satisfacción por parte de los organismos públicos responsables (Diputaciones)»

Luis Montes (Presidente de Derecho a Morir Dignamente)

«Tenemos un ordenamiento jurídico basado en los Derechos Humanos que garantiza el -derecho de entrada- (nacimiento), pero no garantiza el -Derecho de Salida- (la Muerte)»

«Nuestro ordenamiento jurídico niega el derecho a disponer de la propia vida y su ejercicio se califica de homicidio»

«El 13 de enero fué el aniversario de la muerte de Ramón Sampedro, primer caso que se hizo público en España de eutanasia asistida. Según el Tribunal Constitucional Ramón tenía todo el derecho a quitarse la vida, pero no a recibir la ayuda necesaria, ya que era tetrapléjico»

«Nadie quiere el suicidio, pero con estas leyes a muchas personas no se las deja otra salida» 

«Según una encuesta europea en 2017, el 80% de la población acepta la eutanasia y solo el 7% está en contra. El resto no sabe no contesta. A pesar de ello, se retrasa la Ley de eutanasia y suicidio asistido»

«Hay varios Proyectos de Ley presentados por Podemos, Ciudadanos y PSOE. Las leyes incluyen Requisitos, Garantías, y Deberes médicos. La mayoría de la Cámara está de acuerdo, pero las abstenciones impiden su promulgación «

«Las CCAA no pueden desarrollar estas leyes, pero hay elaborado otras complementarias al proceso final de la vida en diversas Autonomias. En Euskadi Ley de Voluntades anticipadas y Ley de Garantia de Derechos y Dignidad de las personas en el proceso del final de su vida»

 

Read Details

Una sanidad digna no se pide, se consigue

Hoy en día la sanidad llamada “pública” parece más uno de los inventos del programa televisivo “El hormiguero” que algo que responda a las necesidades de las personas, con medidas de reforma que parecen bromas de mal gusto.

Fuente: cntvalladolid.es   (Sindicato CNT de Valladolid)

Más recetas privatizadoras: Unidades de Gestión Clínica

(…) Estado y la corte de los expertos dicen que sólo hay una solución al mal funcionamiento de la Sanidad Pública (…) la “creación de Unidades de Gestión Clínica“, es decir, de que el personal sanitario se convierta en personal empresario y gestione el presupuesto de tu centro de salud con los criterios de una empresa privada. A esto lo llama la corte de expertos “autogestión”,  pero más bien resulta una puerta a que el sanitario que ya ejerce de empresario paralelamente a su empleo público pueda mejorar el negocio en un entorno de caciquismo. (…) Años de recetas privatizadoras como ésta sólo se han traducido en que la sanidad se preste en peores condiciones.  (…) Una sanidad  destruida al paso fuerte de su venta al mejor postor privatizador, día tras día, mes tras mes, año tras año.

Son muchos los intereses que quieren sacar provecho del sistema de salud: un patrimonio de bienes y servicios acumulado gracias al esfuerzo de la clase trabajadora, tanto la de profesión sanitaria como la que ha producido el excedente que financió el servicio.

El Estado tiene las llaves que abren y cierran la entrada a ese patrimonio, y ahora las abre a los inversores mientras las cierra a la gente; trata al sistema como si fuera suyo y lo pudiera vender, pero para venderlo primero nos lo roba a quienes lo hacemos posible.

Hay que buscar cómo abrir las puertas del sistema y llenarlo de personas que tengan algo que defender en él y que se opongan a esas maniobras.  Hay que buscar una sanidad a medida de trabajadoras y trabajadores, incluyendo a quienes trabajan en ella.

No es ninguna solución el que las sanitarias se conviertan en empresarias. Tampoco el que los profesionales disputen por diferencias aparentemente científicas, dejando en mínimos a la atención primaria mientras la especializada se llena de juguetes al servicio del encarnizamiento terapéutico. Se trata de tener en cuenta que la sanidad es de todas, también de quienes trabajan en ella, y entre todas y con la participación de todas hay que sacarla adelante.

Movilización ciudadana

Desde hace años, Mareas Blancas y otras formas de lucha han intentado parar esta situación. Pero incluso si alguna vez han ganado la batalla del número de adhesiones, no han conseguido frenar los atropellos privatizadores. Hay muchas fotos de filas de manifestantes, pero las listas de espera a las que se arroja a la clase trabajadora sin seguro privado son más largas.

(…) Está claro que limitarse a llamar mil cosas al malvado PP o esperar a algún superman político que nos rescate es gastar pólvora en salvas. No sólo porque los que se oponen al PP para ocupar sus sillones hayan participado de este proceso privatizadorimparable una vez se aceptan las reglas del juego capitalista. (…) hay que buscar otra sanidad que esté basada en las personas que la necesitan y no en quienes la invaden para exprimirla. No podemos abandonar la movilización en la calle, pues sería como contestar con el silencio a las agresiones que estamos sufriendo. Pero hay que dar más pasos.

Una de las cerraduras enmohecidas que hay que cambiar es el sistema de sindicación corporativo y clientelista, que divide artificialmente a las plantillas y pone la zanahoria tras el palo. El personal sanitario no puede permanecer indiferente a la privatización de los servicios “auxiliares”, pues ahí se está cumpliendo el divide y vencerás. La lucha en torno a plataformas comunes es indispensable en un servicio que es único.

Pero la solución del problema no es algo que puedan comerse y guisarse en soledad las personas empleadas por el Estado.  Las tablas reivindicativas tienen que tener muchos niveles y las usuarias no han de ser vistas como simples números, tienen que participar en su elaboración. Experiencias como Rebelión Bellvitge o la Asamblea de Usuarios por la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana  marcan un camino, y no es casual que en el último caso las instituciones hayan respondido con una intervención policial.

Hemos de tener en cuenta la escuela y ejemplo que suponen diversas experiencias de verdadera autogestión y de apoyo mutuo, aunque sin olvidar que hoy por hoy las experiencias existentes no son solución a corto plazo para las muchas necesidades sin cubrir. Incluso en estas experiencias hay que mantener alta la guardia de una actitud crítica, pues no faltan aquí las ventas de remedios “milagrosos” tan empresariales como las Unidades de Gestión Clínica.

Hemos de manifestarnos y, después de manifestarnos, hemos de juntar cabezas para recuperar con nuestros medios  las capacidades que el Estado nos roba.

 

 

Read Details