Los alimentos tendrán que reducir su sal, grasas y azúcar entre un 5% y un 18%

Los alimentos tendrán que reducir su sal, grasas y azúcar entre un 5% y un 18%

El Ministerio de Sanidad ha firmado un acuerdo con la industria de la alimentación, los proveedores de catering sociales, los distribuidores de grandes superficies y las empresas de máquinas de vending para hacer más saludables los alimentos que venden antes de 2020. Reducirán entre un 5 y un 18 por ciento la sal, grasas y azúcar de 3.500 productos

Fuente: diariomedico.com

(…) Es la primera vez que Sanidad consigue alcanzar un acuerdo mucho más global que implica el compromiso de la industria para hacer más saludables al menos 3.500 alimentos y bebidas, reduciendo de forma gradual su contenido en sal, grasas y azúcares. Y también la primera vez que Sanidad va más allá de la cesta de la compra e involucra en la tarea de poner a disposición de la población alimentos más sanos también a la patronal de empresas de cátering social para hospitales, colegios o residencias y a las compañías de máquinas de vending.

Así al menos lo ha explicado este lunes la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en la firma del acuerdo que ha sellado con las patronales de alimentación y bebidas (Fiab), de supermercados (Aces), de distribuidores y grande superficies (Asedas y Anged), de restauración y cátering social (Feadrs) y de vending (Aneda).

El acuerdo implica la reformulación hasta 2020 de 3.500 productos diferentes para reducir en ellos entre un 5 por ciento y un 18 por ciento su contenido en grasas, azúcar y sal. Se trata de productos que representan actualmente el 44,5 por ciento de la energía diaria que consumen los españoles.

Se trata, concretamente, de un acuerdo para reducir la sal en un 6,7 por ciento en las cremas de verduras, un 10 por ciento en los platos preparados, un 13,8 por ciento en los aperitivos y un 16 por ciento en las salsas y embutidos.

En el caso de los azúcares añadidos, el compromiso es una reducción del 5 por ciento en los helados, galletas, pan de molde y bollería, de un 10 por ciento en los refrescos, zumos, cereales, embutidos, y de un 18 pro ciento en el caso de las salsas. Finalmente, la industria se compromete a reducir gradualmente hasta 2020 el contenido en grasas saturadas en un 10 por ciento en los platos preparados y aperitivos saldados y en un 5 por ciento en el caso de la bollería, las galletas y los embutidos.

Con ello, la ministra ha expresado su voluntad de colaborar a la reducción de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer “con un nuevo enfoque basado en prevención”.

Además de impactar en la cesta de la compra, el acuerdo sellado para los próximos tres años aspira a influir también en otras fuentes habituales de alimentación de la población, como los cátering sociales de hospitales, residencias o colegios y las máquinas de vending.

Para las empresas de cátering se ha establecido un plan para incrementar gradualmente la oferta de alimentos saludables, inlcuyendo más alimentos cocinados a la plancha, reducción del 20 por ciento actual al 15 por ciento la oferta de alimentos fritos y precocinados y aumentando en u lugar la oferta de legumbres, pescados, verduras y frutas de temporada.

Sobre esta cuestión, el responsable de la patronal de empresas de cátering social ha resaltado ante la ministra la necesidad de que los concursos públicos de adjudicación de estas clase de menús valoren no sólo el precio, sino cuestiones de calidad en la comida ofertada, para que quienes realmente ofrezcan comidas más saludables no queden fuera de los concursos a hospitales, residencias de ancianos o colegios por resultar más caros.

El resto de empresas de restauración se han comprometido voluntariamente también a reducir un 50 por ciento el contenido de los sobres monodosis de azúcar que ofertan y un 33 por ciento el de los de sal.

Por otra parte, el acuerdo con las empresas de vending, que han dicho sentirse “injustamente acusadas” por la opinión pública de vender productos poco saludables y ser las causantes de la sobrepeso infantil que afecta al 41,3 de los niños y niñas y el 36,7 por ciento de los adultos, implica la promesa de sólo incluir en su oferta productos que hayan sido reformulados, esto es, que se hayan sometido ya a ese adelgazamiento de azúcares, sal y grasas. Además, las máquinas expendedoras aumentarán del 30 al 50 por ciento su oferta de alimentos más sanos y reducirán un 15 por ciento el azúcar de las máquinas de café.