Etiqueta: Servicios Sociales

Archive Posts Listed On This Page

Nagusien Etxea Romo, en lucha contra el derribo

En todo el municipio de Getxo, uno de los mayores de Bizkaia (78.000 h) no hay un centro social de personas mayores como el Nagusien Etxea de Romo. Por el número de socios/as (más de 6.000), las instalaciones, y la variedad de servicios y actividades que contribuyen a mejorar la calidad de vida de dicho colectivo, tan escaso de recursos en este municipio. De gestión titular conjunta por la Asociación Nagusien Etxea y Ayuntamiento, pero de hecho únicamente por voluntarios de la Asociación y diversas entidades colaboradoras.

(más…)

Read Details

Varias asociaciones de la CAPV crearán una nueva federación para la atención pública y digna

Fuente:  Ecuador Etxea


Las asociaciones de los tres territorios históricos que venimos trabajando en cada herrialde, Babestu Araba, Babestu Bizkaia, Gipuzkoako Senideak y Irauli Zaintza, hemos acordado constituirnos en federación, con el fin de seguir dando pasos al unísono, en lo que respecta a los cuidados de los mayores. Somos muchos, no solo nuestras organizaciones, los que llevamos mucho tiempo diciendo que el modelo actual de cuidados no sirve y que hay que cambiarlo. En ello llevamos años trabajando, y vamos a seguir, porque las voces que denunciamos la mala calidad de los cuidados y la privatización de los mismos, cada vez somos más.

Analizada la situación de las residencias y de los cuidados, hemos hecho la petición de una reunión a la Consejera de Políticas Sociales, y de tomar parte en los foros que desde el Gobierno Vasco se están creando. Llevamos dos meses conociendo, a través de la prensa, los diferentes órganos y comisiones que están creando tanto las Diputaciones, como el Gobierno Vasco, y en todos ellos se olvidan de las asociaciones de familiares. Eso sí, no se olvidan de las grandes empresas, esas que se están lucrando y no dando servicios de calidad, las cuales les acompañan en sus comparecencias. ¿Por qué no quieren que formemos parte de esos foros? ¿Tal vez porque tenemos muchos datos que demuestran su mal hacer?

Las declaraciones que desde las Diputaciones se vienen haciendo, hace tiempo que pasaron la línea roja. Ante la denuncia de un responsable de Osakidetza, en el parlamento, de que el número de fallecidos en una residencia de Gipuzkoa no era el real, la respuesta de la Diputada de Políticas Sociales de Gipuzkoa fué “que no veía falta de concordancia entre los datos reales y los oficiales”, añadiendo que ” no era nada diferente a lo que había ocurrido en otras residencias”. El Diputado de Acción Social de Bizkaia, ha escondido y manipulado datos de fallecidos por COVID en las residencias. Ha realizado encuestas, según dice, sin que se sepa qué ha preguntado, ni cuántas ni dónde las ha realizado. Eso sí, el resultado que da de las mismas es que los familiares estamos encantados con la gestión. Se felicita a sí mismo por su buen hacer. El diputado de Políticas Sociales de Araba, más de lo mismo. Alardea de la buena gestión en las residencias, del control de las mismas, de las numerosas inspecciones que se han realizado y de que todo estaba perfecto. Siendo la prensa quien ha publicado alguna de esas actas, con graves irregularidades, como una residencia donde una trabajadora contacto directo de positivo estaba trabajando. Contraviniendo los protocolos del Departamento de Salud que decían y dicen que un contacto directo de un positivo tiene que ser aislado. Pero no le pareció tan grave a la Diputación de Araba, porque no ha habido sanción alguna.

Nosotras hemos realizado encuestas en casi un 70% de las residencias de Araba, en un 55% de las de Gipuzkoa, y en un 65% de las de Bizkaia. Los datos resultantes de las mismas son muy clarificadores.

Hace varios meses que las tres diputaciones iniciaron una campaña, muy bien diseñada, y con todos los medios a su alcance, en la que están trasladando que van a cambiar el actual modelo de cuidados y que en las residencias se está, en cuanto a visitas y salidas, volviendo a la normalidad.

Las encuestas realizadas, nos dan los siguientes datos:

ARABA

– En el 40% de las residencias no hay salidas diarias

– En el 98%, las salidas son de una duración (van de 1hora a 2 horas), y las visitas de otra (van de 15″a 2 horas)

– Los horarios de salidas y visitas, tal y como están organizados, hay en un % importante de residencias, que impiden la conciliación de la vida laboral y familiar.

– En el 90% de las residencias no hay información fluida sobre la salud del usuario.

– En un 40% de las residencias no se hace actividad alguna con los usuarios. En un 30 % de las residencias se desconoce si se hace actividad alguna.

– Solo se ha convocado asamblea de familiares en una residencia. Es decir, en el 99%  no se convocan.

– La comunicación con los familiares es prácticamente nula. En el 80% de las residencias es casi inexistente, y la poca que hay, se hace a través de WhatsApp y/o email. En la mayoría de los casos son comunicaciones sobre cambio de protocolos y normas.

– En el 99% de las residencias privadas, las auxiliares, las que se deberían encargar del cuidado de los usuarios y usuarias, realizan labores de limpieza de las instalaciones, lavado de ropa, reparto de la misma y emplatado de los menús.

– La movilidad de la plantilla es importante. Siendo alarmante en el 95% de las residencias privadas, donde es raro que una aux. permanezca más de 6 meses.

– El deterioro físico y cognitivo que ha supuesto la pandemia es enorme en la mayoría de los casos.

– Se han dado casos, pocos, pero no por ello menos graves, de residencias donde hasta hace un mes se ha negado el llevar al familiar a la consulta médica de un especialista.

GIPUZKOA

– En un 98% no pueden sustituir las visitas por salidas

– La duración de las salidas varía mucho entre unas residencias y otras. De 1 hora a 2 horas y media

– En el 95% de las residencias no se puede elegir entre mañana y tarde.

– En el 100% de las residencias está prohibida la entrada

– En el 50% no realizan actividades y en un 25% lo desconocen

– La comunicación con la residencia en el 70% de los casos es por WhatsApp

– En el 95% se desconoce si las funciones de las auxiliares son única y exclusivamente las de cuidados.

– En el 100% no se hacen asambleas de familiares

– El deterioro del último año, tanto cognitivo como físico es impresionante.

– En el 50% tienes serios problemas para llevarlos a consultas de especialista

BIZKAIA

– Un 44% de las residencias no tienen salidas diarias. En el 50% pueden elegir entre visita o salida. Al menos en una de las residencias se tuvo que poner una queja para poder realizar salidas diarias.

– La duración de las salidas varía en todas ellas, entre 30’y 2 horas. No siendo en ninguna ilimitada.

– En el 72% no se puede elegir el horario ni la jornada del día para las visitas y salidas. Esto imposibilita la conciliación de la vida familiar y laboral.

– En el 100% de las residencias está prohibido entrar en la habitación del residente.

– Solo una residencia tiene PAI. El 83% no da información, a no ser que se pida expresamente.

– En ninguna residencia se realizan actividades a diario con todos los residentes. En el 39% hacen algún día de la semana alguna actividad, y el 50% desconoce si se realiza actividad alguna.

– La comunicación es prácticamente nula. Siendo llamativo el dato de que en el 39% de las residencias no hay comunicación alguna. En los casos en los que se da la comunicación es para enviar circulares.

– En casi el 20% de las residencias, las auxiliares realizan trabajos de limpieza, lavado. etc. Cabe destacar que en el 50% de las residencias los familiares desconocen las funciones del personal, lo cual hace suponer que el 20% sea mucho mayor.

– En el 78% no se ha hecho nunca asamblea de familiares.

– La movilidad de la plantilla es abrumadora en el 78% de las residencias.

– En el 100% de las residencias el avance del deterioro físico y cognitivo, comparado con periodos similares previos a la pandemia, ha sido alarmante. En varias residencias se han dado casos de desnutrición y deshidratación.

La valoración de las encuestas realizadas en Gipuzkoa, al igual que en Araba y Bizkaia, nos reafirman en que la flexibilización de las medidas restrictivas en las residencias, está muy lejos de ser una realidad. Así como que la calidad de los cuidados no es una de sus virtudes y que los familiares y usuarios son ninguneados sin participación alguna. Se dan incumplimientos de la legalidad en casi el 100% de la residencias. Un ejemplo es que no se respete el derecho de las personas residentes al PAI (Plan de atención individualizada) y a tener designada una persona de referencia. Cabe destacar que el incumplimiento de este derecho está sujeto a sanción.

Los datos de las encuestas hablan por sí solos.

Read Details

¿Y los servicios sociales…?

Fuente: Victoria Barjola Gómez Trabajadora Social. Especialista en Metodología ProCC. Centro de Desarrollo de Salud Comunitaria ‘Marie Langer’. Ilustración de Maite Yurrebaso. Publicado en Blogs.publico.es (más…)

Read Details

En España aún hay 310.000 ciudadanos en lista de espera de la dependencia

El Índice DEC es el único estudio que trata de medir y evaluar el desarrollo de las estructuras y presupuestos de un Sistema, los Servicios Sociales que atienden las necesidades de más de 8 millones de personas en España. Fuentes: Directoressociales.com  elmundo.es (más…)

Read Details

Las sombras del Excelente que han obtenido los servicios sociales en Euskadi

Un año más, el País Vasco sigue siendo la comunidad mejora valorada en el desarrollo de su Sistema Público de Servicios Sociales, manteniendo una calificación global de Excelente, gracias al 7,75 que obtiene.

Fuente: eldiario.es 

Se trata de una puntuación recogida en  el Índice DEC 2017 (Desarrollo de los Servicios Sociales), que elabora la asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales a partir de 30 indicadores, como la cobertura de servicios, el gasto por habitante y los derechos que reconoce cada autonomía en el Sistema Público de Servicios Sociales. La media nacional es de 5,07 puntos (sobre 10), la mejor calificación desde que se comenzó a hacer esta evaluación en 2012 (en 2015 fue 4,54, en 2014 4,71, en 2013 4,91 y en 2012 4,72).

Sin embargo, ese Excelente no debe ocultar las debilidades que muestra el sistema en la comunidad autónoma. Por ejemplo, a nivel general ese 7,75 es  0,3 puntos más bajo respecto a la anterior aplicación. La relevancia económica de los servicios sociales en en el País Vasco es muy superior a la del resto de comunidades, pero aunque las administraciones han incrementado ligeramente la inversión en 2016 respecto al año anterior, su significación sobre el PIB se reduce:

1-Gasto por habitante y año: 610,92 euros en 2014; 611,8 en 2016

2-Porcentaje que supone la inversión de las administraciones públicas en servicios sociales sobre el PIB regional: 2,09% en 2014; 1,92% en 2016

3-Porcentaje de la inversión de las administraciones en servicios sociales sobre su presupuesto total: 10,05% en 2014; 10,29% en 2016.

Aunque Euskadi se encuentra muy por encima de la media estatal en la mayor parte de la cobertura efectiva de prestaciones y servicios, pero hay algunos aspectos en lo que está peor que la media estatal. Es el caso de la extensión del servicio de ayuda a domicilio, con 1,4% de cobertura en relación con las personas mayores de 65 años (media estatal 3,8%) y en centros de día, con 0,52 plazas por cada 100 personas mayores de 65 años (1,05% de media estatal).

Ineficiencia

Por otra parte, en acogimientos familiares sobre el total de acogimientos se mantiene en un 44,5% frente al 60,9% de media estatal. Además, se debe hacer un esfuerzo en reducir la tasa de desatención a la dependencia. Euskadi tiene un 19,6% de personas con el derecho reconocido que aún no recibe las prestaciones o servicios que le corresponde.

Una de las recomendaciones de la asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales a las administraciones de Euskadi es que analicen el sistema de Servicios Sociales para detectar “aquellos aspectos de su diseño o de su funcionamiento que merman su eficiencia”. Según la asociación, la ratio entre el gasto que realizan (el más alto de todas las comunidades y muy por encima de la media estatal) y su cobertura de prestaciones y servicios está por debajo del que presentan otras comunidades, “en una zona que consideramos de ineficiencia”.

El presidente de la asociación, José Manuel Ramírez, ha denunciado que el sistema actual “está retornando a un modelo asistencialista de ayudas económicas” y ha propuesto establecer una ley de garantías de rentas mínimas, para que “la gente no tenga que estar buscando recovecos y mendigando ayudas”.

 

Read Details