Richard Wilkinson: “La desigualdad es un problema de salud pública”

Richard Wilkinson: “La desigualdad es un problema de salud pública”

Fuente: A l’encontre Entrevista con Richard Wilkinson dirigida por Virginie Bloch-Lainé Wilkinson, Richard Gerald nacido en 1943, es un investigador británico de las desigualdades sociales en salud y los determinantes sociales de la salud.

Richard Wilkinson es Profesor emérito de epidemiología social en la Universidad de Nottingham, después de haberse retirado en 2008. También es Profesor Honorario de la Universidad College de Londres y profesor invitado de la Universidad de York. Conocido por su libro “The Spirit Level”, publicado por primera vez en 2009, que afirma que las sociedades con una distribución más equitativa de los ingresos tienen una mejor salud, menos problemas sociales como la violencia, el abuso de drogas, los nacimientos de adolescentes, las enfermedades mentales, la obesidad , y otros, y son más cohesiva que aquellos en los que la brecha entre ricos y pobres es mayor.

Entrevista

Una epidemia de ansiedad causaría estragos en países con alta desigualdad de ingresos. “Ansiedad” se refiere a la timidez, la fobia social y el uso de drogas y alcohol para hacer frente a estas dolencias. ¡Esto es lo que el epidemiólogo británico Richard Wilkinson y su colega, Kate Pickett, argumentan en Vivir felices, viven iguales! (The Links That Free), un libro que recopila muchos estudios. Los realizados por los propios autores confirman una correlación entre el aumento de los trastornos mentales y las desigualdades materiales. Los ciudadanos más pobres son los más afectados, pero los más ricos, incrustados en unLa dura competencia social, no se libra del malestar. Nos reunimos con Richard Wilkinson con motivo de la publicación de la traducción francesa de su libro. Señala una verdad angustiosa: las sociedades desarrolladas y prósperas no garantizan el bienestar individual y colectivo. La depresión reina. Se manifiesta no a través del desaliento, sino a través del estrés, la pérdida de la autoestima y la ansiedad por no estar a la altura de quienes suben a la cima de la jerarquía social.

¿Crees que hubo menos angustia hace un siglo?

Ella era mucho más débil. La movilidad geográfica fue menor, las personas pasaron toda su vida en su pueblo natal, rodeados de aquellos a quienes asistieron desde la infancia. Hoy nos encontramos con gente nueva todo el tiempo y nos preocupa cómo nos juzgan, especialmente a través de nuestra apariencia. Nos evaluamos a nosotros mismos por el criterio de nuestro estatus social. Los movimientos más frecuentes van acompañados de una ruptura del vínculo social. Cuando un país se enriquece, aumenta la movilidad, disminuye la ayuda mutua y aumenta la autoestima.

¿Cómo, para el epidemiólogo que es usted, es el vínculo entre la ansiedad y el desarrollo de las desigualdades?

Cuanto más desigual es una sociedad, más visibles son las posiciones sociales de cada uno, y el sentimiento de estar siempre dominado por los más ricos que uno mismo. Esto se aplica a todos los niveles de la pirámide social. Los estudios muestran que las dificultades emocionales han aumentado dramáticamente en los Estados Unidos y el Reino Unido en los últimos treinta años. El promedio de niños estadounidenses en la década de 1980 está más ansioso que los que reciben tratamiento por trastornos psiquiátricos en la década de 1950. La depresión y la ansiedad están generalizadas, al igual que el alcoholismo y el abuso de sustancias. Y el nivel de ingresos determina la prevalencia de trastornos mentales: los que están en la parte inferior de la escala están significativamente más expuestos. Un estudio británico de 2007 mostró que esto era aún más cierto para los hombres.

Pero si estas tasas aumentan, ¿no se debe a la creciente medicalización y seguimiento del malestar?

Este es el argumento de que un psiquiatra se opuso a nosotros en 2010 después de la publicación de un estudio sobre la correlación entre las brechas de ingresos y las enfermedades mentales. Demostramos que uno de cada diez había sufrido una enfermedad mental en Japón o Alemania, uno de cada cinco en Australia o el Reino Unido, uno de cada cuatro en los Estados Unidos, un país muy desigual. Todos los datos utilizados provienen de la OMS. Una encuesta realizada en 2017 confirmó la mayor proporción de enfermedades mentales en países con grandes desigualdades.

¿Por qué llamas ilusoria a la meritocracia?

La llamada meritocracia sugiere que aquellos que no ascienden en la escala social son incompetentes, que su estancamiento se explica por su bajo valor personal. La sociedad sería una pirámide cuyos pisos inferiores albergarían a los menos talentosos. Es ignorar los talentos que un individuo desarrolla precisamente de acuerdo con su posición social, también ignorar el daño cognitivo que sufren los niños que viven en la miseria. Varios estudios muestran cómo la pobreza ataca el desarrollo personal a través del estrés y la falta de estimulación mental.

¿Puede la educación promover la confianza en sí mismo, independientemente del entorno social?

La educación y la primera infancia explican la brecha de vulnerabilidad. Pero las estructuras sociales son más fuertes. Incluso uno que tiene confianza en él, gracias a la forma en que fue criado, puede, una vez adulto, verse atrapado en desigualdades estructurales.

¿Qué me recomiendan?

El establecimiento de una nueva sociedad cuyo objetivo será la igualdad. Esto comienza con la regulación de las empresas: recompensar a aquellos con bajos salarios diferenciales, como ya se hizo en California; Favorecer a las empresas cuyo capital pertenece a los empleados. La reforma del mundo del trabajo no es el alfa y el omega de la reducción de las desigualdades, pero es un requisito previo necesario. Una sociedad más igualitaria también sería menos costosa: disminuiría el gasto en prisión y la salud física y mental. Nos enfrentamos a un problema de salud pública, y la salud pública siempre ha sido un asunto político. (Publicado en Liberación el 28 de marzo de 2019)

Francia: “Los más ricos viven en promedio 13 años más que los más modestos”

Por emanuel vigneron 

El último “informe demográfico de Francia” publicado por el INSEE a mediados de enero ha provocado la reacción de los medios de comunicación, en particular sobre la evolución de la mortalidad. En aumento desde 1750, un aumento casi continuo excepto en el período de guerra o epidemia, la esperanza de vida en Francia marca el paso durante cuatro o cinco años. Incluso cae para las mujeres. ¡Nosotros, que vivimos tranquilamente con la dulce certeza de ganar un trimestre al año! El promedio parecía poder aumentar siempre. ¡Qué media!

Pues sí, la esperanza de vida nunca es otra cosa que un promedio aritmético, que se llamó, cuando se teorizó a fines del siglo XVIII, a mediados de la Revolución, “la expectativa matemática”. No es, sabemos, la esperanza que tenemos de vivir. Es solo el promedio de los años vividos por los individuos de un grupo capturado en un momento dado o los de una generación. En este último caso, es la edad promedio de muerte de las personas nacidas en el mismo año y se calcula una vez que la generación está completamente extinta. La generación de 1910 es, por lo tanto, una de las últimas cuya mortalidad exacta ahora conocemos. Refleja una realidad: la de la mortalidad experimentada por una generación, pero a posteriori.. En el primer caso, la generación es ficticia. Está compuesto por todos los individuos en un grupo ingresados ​​en un año determinado y para quienes las edades al morir observadas durante el mismo año se suman y promedian.

Ninguno de los hombres o mujeres que lo determinen en este momento lo sabrá nunca, pero refleja el riesgo de mortalidad del momento en una generación ficticia y, literalmente, debe llamarse la esperanza de vida del momento porque es Un indicador sintético del riesgo de morir en este momento.

La esperanza de vida en Francia no ha sido buena en los últimos años. Emoi compartió, animada ansiedad. ¿No estaríamos tan cerca de alcanzar los límites de la duración de la vida humana? ¿Jeanne Calment nos habría mentido al señalar un posible horizonte? Desde allí para ver el signo de la inminencia del día de la parusía o el castigo del hombre por el asaltado Gaia, solo hay un paso que los conspiradores cruzan rápidamente.

Pero volvamos a la razón. Es inútil tener miedo de decir que nos estamos acercando a los límites de la vida humana. También distrae la atención de un escandaloso debido a los compromisos de la República. Existe, de hecho, una brecha de trece años de esperanza de vida entre los más acomodados y los más pobres. Incluso si estamos cerca del límite biológico, habría espacio para una parte considerable de la población.

Porque los más acomodados están en la minoría cuando los más desfavorecidos son los más numerosos debido a la aceleración de la concentración de capital en manos de unos pocos. Desde hace tiempo, han surgido vigías para denunciar estas desigualdades sociales, y aquí debemos recordar el trabajo fundador de Guy Desplanques en el INSEE en la década de 1970. ¿Qué hemos hecho para reducir la brecha en la vida útil? ¿Entre el obrero agrícola y el maestro, figuras tutelares de la sociedad del tiempo? Continuamos subiendo mientras observamos el medidor, el promedio, cuando tuvimos que reducir la desviación estándar, apoyar el paquete, empujarlo hacia arriba, todos juntos.

Incluso si un puñado de geógrafos ha mostrado la inscripción y la amplificación espacial de estas desigualdades, vistas desde París, no se han percibido durante mucho tiempo. Cegadores, sin embargo, son, y al menos en parte, el origen de la creación de las agencias regionales de hospitalización, y más tarde de salud. Pero en la década de 2000, los 100 objetivos de la Ley de salud pública se promediaron todos, y no fue posible, dentro del Consejo Superior de Salud Pública, admitir que estos promedios tenían que ser Con objetivos de reducción de desviación estándar. Solo el promedio contado.

¿Fideismo de la media? Sí, porque sirve a todas las ideologías del progreso. Sí, porque te permite olvidar a los que se quedan al costado de la carretera. Sí, debido a que la mayoría de las veces está influenciada por valores extremos, está intoxicada por la falaz teoría de la escorrentía. Y sí, finalmente, porque desde la infancia, ella es la alfa y la omega del éxito académico y el truco de la meritocracia republicana. Incrustada en cráneos infantiles, la ideología del promedio se convierte así en constitutiva del ser social adulto que, incluso explotado, abusado y sumiso, finalmente respalda a los Vae victis de los vencedores y se siente el único responsable de su desgracia.

Sin embargo, la idea es simple, formulada durante mucho tiempo (Aristóteles ya lo dijo) y está perfectamente establecida por el curso de la historia: el progreso no vale nada si no se comparte . Al final, no vale nada, nada bueno, porque genera fracturas que solo las cirugías grandes y sangrientas pueden reducir, incluso revoluciones cuando las personas ya no pueden.

El promedio a menudo vuelve a los dientes de aquellos que lo han impulsado hacia la excelencia individual más que hacia el progreso colectivo. Puede haber una correlación entre el movimiento de los chalecos amarillos y la situación actual de la esperanza de vida. Correlación social pero también geográfica porque las desigualdades de la mortalidad están marcadas por profundas desigualdades geográficas . Estas desigualdades tienen muchas causas. No todos son igualmente accesibles. Pero son conocidos, y también lo son las palancas que permitirían actuar. ¿Está la voluntad allí? Ciertamente, faltan los medios. Además, hay que admitir que la lucha contra las desigualdades de salud para obtener la victoria lógicamente conduciría a una profundaCuestionando los mecanismos de redistribución económica de nuestra sociedad .

Sin embargo, estas desigualdades están cargadas de amenazas. Podemos estar en el momento en que estallará la tormenta. Ya oímos los rumores. También es porque luchará contra las desigualdades que la República triunfará sobre el antirracismo y la fraternidad. A partir de ese momento, no sería absurdo que Francia alzara sus manillares y dejara de considerarse a sí misma como la vanguardia del progreso universal que ilumina el mundo. Miremos hacia arriba, miremos hacia un lado, es decir, en las ciudades a las que no vamos y en las tierras olvidadas de la periferia cuyas elites políticas solo tienen una visión estival. . Abandonemos estas visiones del “hombre medio racional” y la “llanura llana del transporte” queridas por los economistas. Considerar la rudeza de los territorios y reducir las desigualdades. Finalmente, hagamos geografía y asegurémonos de que en todas partes se extienda el progreso médico. Y dar a los que están a cargo de ello los medios de esta resolución sabia. Como ya escribió Paul Eluard en 1942,“Si quisiéramos, nada sería imposible para nosotros “. (Tribune publicado en Libération con fecha 28 de marzo de 2019, Emmanuel Vigneron es geógrafo y profesor de desarrollo sanitario en la Universidad de Montpellier)