EDITORIAL: 35 aniversario de Osalde

EDITORIAL: 35 aniversario de Osalde

35 aniversario de Osalde, por Esther Etxegarai Maidagan

 

Hace unos días se celebró el 35 aniversario de la creación de Osalde en el Hika Ateneo de Bilbao. Se trató de una jornada en la que la mañana se dedicó a debatir sobre diferentes aspectos en relación con la salud tras la cual se celebró una comida para todos aquellos que desearon quedarse y seguir comentando y disfrutando de la compañía. En la sobremesa, pudimos ver un video compuesto por diferentes fragmentos donde personas pertenecientes a Osalde relataban diferentes áreas de trabajo que había desarrollado la organización a lo largo de este periodo. Vimos imágenes de las inundaciones de Bilbao, alegatos en contra de la guerra nuclear o la explicación de por que existe un grupo de cooperación en Osalde, por ejemplo.

Fue de destacar tanto la introducción que realizó Juan Luis Uría sobre el recorrido de la organización a lo largo de estos años, como la charla que nos ofreció Javi Padilla. Este último, curiosamente, tiene los mismos años que Osalde, pero a pesar de la diferencia de edad entre los diferentes asistentes, consiguió que todos le siguieran hasta el final intentando no perder nada de lo que decía. El calificativo más escuchado en los corrillos post-charla fue que se trataba de un auténtico “crac”.

 

Una vez terminada, se realizó un debate-sofá o coloquio -sofá compuesto por varias personas y una moderadora. Los participantes se quejaron de la dificultad de las preguntas realizadas por esta última pero casi todos ellos respondieron de forma muy espontánea a la mayoría de las mismas. A pesar de no conocer las preguntas, era evidente que todos ellos habían trabajado y reflexionado sobre los temas planteados.

Para los organizadores esta jornada fue muy satisfactoria pues creemos que a la mayoría de los asistentes les pareció de mucho interés, con un formato poco convencional y nada aburrido.

Pero una vez pasada la resaca del esfuerzo realizado para conseguir una celebración atractiva y provechosa es necesario reflexionar sobre el papel de Osalde en la actualidad. En el momento en que se creó era muy importante reunificar a todas las fuerzas progresistas en torno a la reforma del sistema sanitario y lograr que este tuviera una perspectiva salubrista y tuviera como objetivo, la mejora de la salud de la población. Era necesario colocar a la atención primaria en el centro del sistema y dotar a este de una perspectiva poblacional. Aunque el propósito sigue siendo el mismo, la reforma se ha realizado y las circunstancias han cambiado radicalmente. Osalde, como organización, ha quedado reducida a una organización ” de viejas rockeras” con poco anclaje en los sectores más jóvenes quienes tienen organizaciones propias o se encuadran en otras más corporativas. Además, tanto en los sectores profesionales como en los sociales (a pesar del esfuerzo que realiza para estar presente) su capacidad de influencia es pequeña.

¿Por qué proseguir entonces? Parece que objetivamente siguen existiendo problemas importantes en el ámbito de la atención a la salud tanto en el enfoque que debe tener su abordaje, como en los riesgos y retos a los que está sometido el propio sistema de salud. Debemos seguir insistiendo en contemplar a la salud como un derecho, no solo a la asistencia sanitaria sino como un derecho que abarca a todas las esferas que condicionan el estado de salud de una población concreta.

Nuestras sociedades se orientan al crecimiento infinito de los recursos para lo que han convertido al “mercado” en el elemento central que orienta y define las políticas públicas y las sanitarias. Este hecho condiciona tanto el desarrollo de la ciencia, como la aplicación de esta, como el establecimiento y organización de los servicios, así como el uso que la población realiza de los mismos.

Por otra parte, el propio sistema de atención está sujeto a los vaivenes del grupo político en el poder con amenazas constantes con respecto a su cobertura, a su financiación y a su cartera de servicios.

¿Como conclusión parece que existen motivos para seguir organizados, pero por qué en Osalde? ¿Por qué en esta organización sin ánimo de lucro y autofinanciada?

Por una parte, quizá no la más importante, sus componentes tenemos un bagaje de conocimientos y experiencias que nos capacitan para poder observar la realidad con perspectiva crítica, de orientación salubrista y proponer alternativas que se dirijan a obtener mejores resultados en términos de salud sin estar mediatizados por intereses corporativos o gremiales. En este sentido, creemos honradamente que colaboramos en la creación de conocimiento alternativo al marco cognitivo actual.

Además, y como diferencia importante con otras organizaciones relacionadas con la salud, nuestra actividad no se limita al análisis del sistema sanitario y sus problemas, sino que intentamos abarcar todos aquellos campos que entendemos se relacionan con nuestro objetivo fundamental como el medio ambiente, la cooperación, el análisis de género, etc.

Por otra parte, consideramos que organizaciones como la nuestra adquieren más sentido a medida que forman parte y colaboran con otras asociaciones cuyos objetivos persiguen una sociedad más justa, libre y democrática. Por ello, intentamos converger con otras entidades, otros grupos propios del sector sanitario, foros por la salud, etc.…tanto de forma puntual, en torno a problemas concretos, como de manera más estable.