¿El Congreso tiene que autorizar el uso terapeútico del Cannabis?

¿El Congreso tiene que autorizar el uso terapeútico del Cannabis?

La OMC, sorprendida porque el cannabis se debata en el Congreso

Considera que nunca un fármaco ha precisado de la autorización parlamentaria sino de la Aemps y del Ministerio de Sanidad.

Fuente: diariomedico.com 

Los medicamentos deben ser autorizados por las agencias reguladoras. Nunca un fármaco ha precisado para su autorización de discusión parlamentaria del Congreso de los Diputados

Con esta contundencia se ha expresado la Organización Médica Colegial (OMC), quien ha manifestado su “sorpresa” a Diario Médico por la reciente creación de una subcomisión de Sanidad relativa al estudio del cannabis terapéutico.

Pedro Hidalgo, coordinador del Observatorio de la Prescripción de la OMC y presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, explica que le ha llamado la atención, en su larga carrera profesional, porque

“sería la primera vez que la aprobación de un medicamento tuviera que pasar por la Cámara Baja”.

Desde luego, que se trata de algo insólito porque “los encargados del estudio y aprobación de los nuevos fármacos son el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps)”.

”Sí a regular el cannabis terapéutico pero con dos requisitos: sólido respaldo científico y estricto control de la Agencia Española del Medicamento”

 

 

Preguntado Hidalgo por qué le recomendaría a los políticos integrados en la Comisión de Sanidad del Congreso, responde con cierta ironía: “Que consulten a su médico”. Y es que “parece que más que de un medicamento se habla de una sustancia para el consumo”.

En el contexto de presión internacional y nacional sobre los efectos medicinales del cannabis, el Observatorio de la Prescripción ha emitido un informe, respaldado por unanimidad de la Asamblea General de la OMC, en el que afirma que actualmente no está justificado el uso terapéutico del cannabis, y pide que su posible regulación disponga de un “sólido respaldo científico” y el “estricto control” de la Aemps. Ambos requisitos han sido avalados por varias sociedades científicas de Neumología (española, europea e iberoamericana).

En este sentido, Hidalgo señala que “la mayoría de las ventajas terapéuticas que se atribuyen al cannabis son secundarias a testimonios personales y otras a mala interpretación de estudios experimentales y básicos que se han asumido como definitivos”; por ejemplo, en el uso del cannabis como antiemético en la quimioterapia del cáncer; en el tratamiento de la anorexia y caquexia asociada al Sida; en el tratamiento del dolor neuropático; en la epilepsia, o en el aplicación del dolor y la espasticidad muscular de la esclerosis múltiple”, subraya el informe.

La OMC alerta del fuerte impacto económico que puede tener y tiene en algunos países el uso del cannabis. Durante la presentación del informe, Hidalgo se refirió a la empresa canadiense Aurora Cannabis, que hace unas semanas presentó una OPA, la primera en el incipiente mercado del cultivo de marihuana, sobre su competidor CanniMed Therapeutics. La operación se ha planteado a través de un intercambio de acciones entre ambas empresas, que valora a CanniMed en 455 millones de dólares. La oferta se ha producido en medio de la euforia que rodea al mercado de la marihuana en Canadá. Y es que el Gobierno anunció que intentará aprobar una ley que legalice el uso recreativo a partir de julio de 2018.

Ante este panorama, la OMC advierte a los políticos de que el consumo crónico del cannabis se ha relacionado con graves efectos nocivos para la salud: “Induce a la adicción; produce desmotivación; incrementa la depresión, ansiedad, ezquizofrenia, trastorno bipolar, cuadros psicóticos, intención suicida y actitud antisocial; induce a alteraciones estructurales del sistema nervioso central, y produce un deterioro de la coordinación motora, la atención, la memoria y el aprendizaje”.

“La composición del humo de marihuana es similar al del tabaco por lo que cabe pensar que también se asocie a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y al cáncer de pulmón, entre otros”, concluye el documento.

Mientras tanto, la subcomisión de Sanidad del Congreso de los Diputados seguirá su ritmo parlamentario, una vez que la Mesa del Congreso autorice su puesta en marcha. Francisco Igea, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Cámara Baja, ha comentado a DM que “en los próximos meses serán llamados a la subcomisión médicos, profesores universitarios y asociaciones de pacientes para que expliquen los pros y los contras científicos de este asunto”.

Asimismo, el grupo parlamentario Ciudadanos tiene previsto reunirse el próximo mes de enero con el presidente de la OMC, Serafín Romero, para debatir y unir criterios con motivo del informe que ha emitido sobre el cannabis medicinal.

Ciudadanos ha conseguido que, por primera vez, se abra un debate cuyos resultados están por ver.

El debate nacional e internacional sobre el cannabis terapéutico se está intensificando en los últimos meses. En España ya ha entrado en el Congreso de los Diputados. El país cuenta con investigadores pioneros de primera línea a nivel mundial que han desarrollado estudios terapéuticos en patologías mentales, infantiles.,

26 Estados americanos ya han legislado a favor de permitir el uso y consumo del cannabis. Otros tantos países están en proceso de regularlo como Israel, Uruguay, Australia o Colombia, y en otros se han iniciado programas de estudio.

¿Porqué el Cannabis? Otros fármacos adictivos:

Medicamentos adictivos

Fuente: es.slideshare.net

  • El uso de sustancias con fines terapéuticos es uno de los grandes avances y logros en la medicina que ha logrado erradicar, controlar o prevenir muchas enfermedades, físicas o mentales y/o controlar sus síntomas, como el dolor, el insomnio o la ansiedad.
  • El abuso en el consumo de algunas de ellas se considera como una adicción que se define como farmacodependencia y representa un problema de salud pública, tanto por los daños sociales que provoca como por su origen.
  • Según la Organización Mundial de la Salud, la farmacodependencia es el estado psíquico y a veces físico causado por la interacción entre un organismo vivo y un fármaco y se caracteriza por modificaciones del comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un impulso irreprimible por tomar el fármaco en forma continua o periódica, a fin de experimentar sus efectos físicos, psíquicos y a veces, para evitar el malestar producido por la deprivación.
  • Los medicamentos que pueden causar adicción se expenden legalmente bajo venta recetada y precios accesibles. Algunas sustancias adictivas son:
  • Antipsicóticos  actúan sobre la sintomatología de las psicosis: delirios (persecutorios, hipocondríacos), alucinaciones (sensoriales), alteración marcada del pensamiento abstracto, conductas desorganizadas y desorganización al hablar. • Poseen acción analgésica y anestésica, inhiben las emociones y actúan como antidelirantes y alucinolíticos. El alcohol, los hipnóticos y los analgésicos potencian su efecto. Su uso disminuye la coordinación motora y el alerta.
  • Ansiolíticos y Tranquilizantes Modifican los trastornos provocados por la ansiedad y la angustia; tienen acción sedante y son facilitadores del sueño (por acción miorrelajante – no hipnótica). Tienen efectos antiagresivos y anticonvulsivos, anulan conductas estresantes; no presentan acción antipsicótica.
  • Antidepresivos Estos medicamentos actúan sobre los síntomas depresivos: humor triste o disfórico, cambio psicomotor y por sentimientos de autorreproche. A veces acompañados por síntomas somáticos y en ocasiones por crisis psicóticas, con ideas delirantes y alucinaciones.
  • Hipnóticos – Anticíclicos Los hipnóticos inducen el sueño. La disfunción del sueño puede estar asociada a trastornos afectivos, de la personalidad, al uso de drogas o alcohol, a psicosis; también pueden asociarse a alteraciones de la respiración. Dentro de las disfunciones asociadas con el sueño existen las llamadas parasomnias, como el sonambulismo, el terror nocturno, la enuresis, los ataques de ansiedad o las convulsiones epilépticas.
  • Otros En determinadas circunstancias pueden ocasionar dependencia física o psicológica:  Los analgésicos para controlar el dolor, vomitivos y diarréicos, utilizados por personas con trastornos de la alimentición, tranquilizantes, medicamentos para evitar el insomnio, relajantes musculares, control del peso..,