Uso a largo plazo de medicamentos psiquiátricos

Uso a largo plazo de medicamentos psiquiátricos

Joanna Moncrieff estará en el Congreso Mundial del WARP en Madrid 2018

El uso a largo plazo de medicamentos antipsicóticos es una de las discusiones contemporáneas más desafiantes en nuestro campo.

 

La idea “tradicional”, respaldada por la ” investigación tradicional ” de que esta estrategia farmacológica proporciona estabilidad al reducir las tasas de recaída, ahora es cuestionada por otro tipo de investigación que plantea eso,  considerada bajo la “perspectiva de recuperación”, es decir, vivir  una vida que merece ser vivida , citando a la filósofa española Adela Cortina, y considerando los efectos colaterales a largo plazo, estrategias que recomiendan descontinuar el uso de drogas, deben considerarse ya que me podrían ser más aconsejables o elegibles.

Hoy en día, este tema se trata de muchas maneras diferentes y atrae mucha atención en los medios. Diferentes autores consideran diferentes perspectivas. Algunos (ver Robert Whitaker, David Healy,  Peter Gøtzsche ) afirman de diferentes maneras que el comportamiento de la industria farmacéutica no ha sido correcto, por decirlo cortésmente, al diseminar información sesgada sobre los muchos pros y pocos contras de las drogas farmacéuticas. Algunas partes interesadas del lado de las personas con experiencia de vida escriben sobre cómo deshacerse de las píldoras (por ejemplo, Peter Lehman), a menudo sin tener en cuenta la posibilidad de que puedan ser útiles de alguna manera para algunas personas en algunos momentos. Incluso en una perspectiva estrictamente clínica, considerar estas perspectivas (por ejemplo,  estabilidadvs.  vida significativa)), conduce a escenarios altamente complejos, donde muchos factores diferentes deben ser cuidadosamente ponderados al considerar cuál es el mejor consejo que podemos ofrecer a nuestros pacientes. (Sin olvidar las muchas otras consideraciones que deben incluirse: la más obvia, el derecho a elegir de la persona y la prohibición  de los tratamientos forzados  derivados de una interpretación estricta de la CDPD).

 

En Madrid 2018 planeamos contribuir para la mejor discusión posible de este tema crucial. Siguiendo el principio de que “la investigación es mejor que la retórica”, hemos decidido  invitar a Joanna Moncrieff, que ha sido una parte muy visible y activa de esta discusión en los últimos años. Ella también está conectada con un grupo de investigación sobre el tema. Estamos muy contentos de anunciar que fue amablemente aceptada nuestra invitación y participará en la Conferencia.

Esta es la nota que nos ha enviado como resumen para su conferencia. Muchas gracias a ella por permitirnos agregarlo a nuestro blog.

“Las píldoras de Bitterest: considerando los pros y los contras del tratamiento antipsicótico a largo plazo”
Las drogas antipsicóticas han sido proclamadas como curas milagrosas, pero son odiadas por muchos usuarios. Sin embargo, el tratamiento antipsicótico a largo plazo sigue siendo el tratamiento habitual para la mayoría de las personas con psicosis o esquizofrenia. La charla propuesta explorará ideas sobre cómo los antipsicóticos ejercen sus efectos y presenta datos sobre la naturaleza de las alteraciones mentales y conductuales que producen. Analizará las pruebas de los beneficios y los daños del tratamiento antipsicótico a largo plazo y describirá el diseño y el progreso de un ensayo que compara un programa gradual de reducción de antipsicóticos e interrupción con el tratamiento de mantenimiento. Finalmente, la charla considerará cómo ayudar a los médicos y pacientes a abordar el uso de antipsicóticos en diferentes situaciones.

 

Quien es Joanna Moncrieff?

 

Moncrieff es psiquiatra, profesora de psiquiatría en el University College de Londres (UCL) y ejerce la práctica clínica. Es fundadora y copresidenta de la Critical Psychiatry Network, agrupación de psiquiatras opuesta al modelo biologicista y al ejercicio de la coacción sobre el paciente. Es autora de varios libros como The Myth of the Chemical Cure y “The Bitterest Pills”, aún no traducidos al castellano. Ha escrito también múltiples artículos en distintas revistas científicas, como una revisión sobre la atrofia cerebral asociada al tratamiento a largo plazo con antipsicóticos o un trabajo conjunto con un destacado grupo de psiquiatras británicos abogando por la necesidad de un cambio de paradigma en psiquiatría (traducido aquí). En fechas recientes, Moncrieff ha comenzado a escribir un blog en su página web, donde ha dejado artículos de sumo interés sobre el efecto placebo y los antidepresivos, la atrofia cerebral por antipsicóticos o las lamentables resistencias de la psiquiatría oficialista a revisar sus posturas en base al acúmulo de evidencias que las cuestionan. La labor de Moncrieff lleva a cabo un firme y sereno cuestionamiento de la actual psiquiatría biologicista (es decir, como hemos señalado otras veces: basada en una neuroquímica simplona y cortoplacista, inundada de intereses comerciales y ciega a toda evidencia contraria), representando una de las fuerzas que marcan lo que nosotros mismos hemos considerado una tendencia hacia un cambio de paradigma en nuestra disciplina.

 

El trabajo de Moncrieff, en sus diversos escritos, representa una denuncia de que, por así decirlo, el emperador está completamente desnudo. Durante ya muchos años, se nos ha vendido a los profesionales una serie de hipótesis no demostradas que luego hemos tristemente colaborado en perpetuar vendiéndolas a su vez a la gente que se ha ido formando con nosotros, así como psicoeducándolas hasta el hartazgo en nuestros pacientes y sus familiares. Que los intereses comerciales de la industria farmacéutica se han aprovechado y han fomentado estas hipótesis favorables a sus cuentas de beneficios, es evidente. Pero también lo es que nada hubiera podido hacer la industria en este sentido sin la negligencia de las administraciones sanitarias que han faltado a su deber de regulación y ordenamiento y sin la connivencia interesada de muchos profesionales (por prebendas profesionales o económicas que no son sino más o menos distinguidos sobornos).