Etiqueta: Europa

Archive Posts Listed On This Page

State of the Health in the EU: España

El informe State of the Health in the EU deja a España con buena nota en mortalidad tratable, número global de médicos, cuidados integrados y salud percibida, y refleja malos resultados en obesidad infantil, lista de espera, número de enfermeros, distribución de clínicos y financiación.

Fuente: Diariomedico.com Jose A Plaza 25/11/2017

Ya nadie discute que la prevención y la promoción de la salud pública son las grandes olvidadas de los sistemas sanitarios. En España, la Ley General de Salud Pública precisa aún desarrollo, y es indicativo que una comunidad como la de Madrid aún no tenga una norma autonómica propia (su aprobación parece inminente).

El Informe State of Health in the EU, publicado por la Comisión Europea la semana pasada, tal y como informó DM, mete de nuevo el dedo en el ojo español: entre todos los indicadores que maneja, los más preocupantes siguen siendo los relacionados con la falta de actividad física, la obesidad infantil y el tabaquismo.

Los niveles de obesidad son preocupantes, pero más aún lo son los de obesidad infantil, mucho más altos. La actividad física de los adultos españoles es más que mejorable y los niveles de tabaquismo, si bien han bajado gracias a los esfuerzos legislativos de los últimos años, siguen siendo elevados.

Con respecto al consumo de alcohol, España está mucho mejor que otros países europeos, pero preocupa el consumo entre los menores. De hecho, el Ministerio de Sanidad trabaja en una ley ad hoc para paliar este problema, cuya semilla se está trabajando ahora en las Cortes en forma de ponencia de estudio.

Iniciativas autonómicas en salud pública como la ley antiobesidad andaluza y el programa murciano de prescripción de ejercicio pueden ser buenos espejos en los que mirarse

  • España es el país más eficiente en la UE en evitar muertes prematuras entre las mujeres

Demoras

Las listas de espera son otro de los caballos de batalla y de ello se hace eco también el informe europeo. Utilizando los datos del ministerio del año pasado, la CE incide en el aumento de los tiempos de espera en, por ejemplo, operaciones de rodilla y cataratas, y en las grandes desigualdades entre autonomías tanto en lista como en ¡tiempos de demora.

Las autoridades europeas señalan que los esfuerzos que las autonomías están realizando, en forma de apertura vespertina de quirófanos, contrataciones y fondos para impulsar equipamientos parecen insuficientes para satisfacer la demanda.

Otro de los grandes peros es la financiación sanitaria. Comienza a ser un mal endémico que se agravó con los peores años de crisis y que no consigue recuperarse.

El informe recuerda que tanto el gasto sanitario per cápita como el porcentaje del PIB dedicado a la sanidad están por debajo de la media de la UE. El problema se agrava si se incluyen en la ecuación las importantes diferencias de financiación per cápita que hay entre comunidades autónomas.

  • Casi una de cada cuatro visitas a Urgencias vendría de una mala gestión previa del sistema de primaria

Hay indicadores clásicos en los que España sí puede esbozar una sonrisa. El primero (multifactorial y poco achacable en sí a la calidad del sistema sanitario) es la esperanza de vida, que sigue siendo la más alta de Europa y la segunda más alta del mundo, sólo por detrás de Japón.

Pero mucho más interesante que este indicador es la mortalidad tratable, que se define como las muertes prematuras que pueden evitarse gracias a la atención sanitaria. España es el país más eficaz en evitar las muertes prematuras femeninas y el sexto mejor en el mismo indicador masculino, lo que le sitúa como uno de los mejores países en un indicador tan poco estudiado como útil para medir la calidad de la asistencia sanitaria.

En lo últimos años, una de las cuestiones más criticadas por las autoridades europeas de la política sanitaria española ha sido el gasto farmacéutico, especialmente el hospitalario. El informe destaca la reducción del gasto en farmacia y lo vincula con una de las políticas más impulsadas en los últimos años, el fomento en el uso de medicamentos genéricos.

De hecho, en comparación con países de su entorno como Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, España ha experimentado el mayor aumento en la cuota de mercado de genéricos en los últimos diez años.

La atención integral aparece destacada como uno de los indicadores en los que España saca mejor nota en comparación con los demás países europeos. Junto con Reino Unido e Italia, España es el único país que supera las 40 iniciativas ligadas a una atención integral del paciente, definida como una asistencia coordinada entre todos los agentes y niveles asistenciales.

En este punto habría que poner otro pero, no citado directamente en el informe europeo: España aún no ha sido capaz de desarrollar un sistema sociosanitario, pese a llevar años intentándolo y a contar con diversos proyectos autonómicos.

Cinco claves del informe

Tal y como explicó la semana pasada Xavier Prats Monne, director general de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, el informe puede resumirse en cinco recomendaciones básicas para Europa:

“Hay que invertir más en prevención; potenciar y mejorar la asistencia en atención primaria; fomentar una atención más integrada; mejorar el número, distribución y recursos de los profesionales, y centrar más el foco en el propio paciente, dándole más voz y voto”.

Al respecto, otro de los indicadores incluidos en el informe deja a España en una situación intermedia, ni buena ni mala en comparación con los demás países. Casi una de cada cuatro visitas a Urgencias se dan debido a una gestión inadecuada de la atención primaria.

En este caso, se juntan dos problemas largamente debatidos en los últimos años en esferas políticas y profesionales: la costumbre social de acudir a las urgencias en casos innecesarios y la escasa apuesta por el primer nivel asistencial, que lleva años solicitando más recursos y más peso en el sistema sanitario.

Ver

La Comisión diagnostica el estado de la salud en la UE

Bruselas, 23 de noviembre de 2017. La Comisión diagnostica el estado de la salud en la UE

Únicamente si nos replanteamos nuestros sistemas sanitarios podremos garantizar que sigan siendo adecuados y que proporcionen una atención centrada en el paciente. Esto es lo que se desprende de los 28 perfiles sanitarios nacionales publicados hoy por la Comisión, junto con el informe complementario. Los informes proporcionan un análisis detallado de los sistemas sanitarios de los Estados miembros de la UE. En ellos se analizan la salud de la población y los factores de riesgo importantes, así como la eficacia, la accesibilidad y la resiliencia de los sistemas sanitarios en cada Estado miembro de la UE. Los informes reflejan claramente los objetivos compartidos entre los Estados miembros, y ponen de manifiesto posibles ámbitos en los que la Comisión podría fomentar el aprendizaje mutuo y el intercambio de buenas prácticas.

Vytenis Andriukaitis, comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: «Destinar solamente el 3 % de nuestros presupuestos sanitarios a la prevención, en comparación con el 80 % que se dedica al tratamiento de enfermedades, es simplemente insuficiente. Necesitamos mejorar el acceso a la atención primaria a fin de que los servicios de urgencias no sean la primera parada obligada de la gente. Además, debemos consagrar la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades en todos los sectores de las políticas con el fin de mejorar la salud de la gente y reducir la presión que sufren los sistemas sanitarios. Estos son solamente algunos de los diagnósticos que se desprenden de nuestro informe sobre el estado de la salud en la UE de 2017. Nuestro objetivo al ofrecer datos y perspectivas globales es apoyar a las autoridades sanitarias nacionales a la hora de hacer frente a los desafíos y de tomar las decisiones adecuadas en materia de políticas e inversiones, y espero que hagan un buen uso de ellos.»

Desde hace tiempo se considera que la falta de un análisis global y contextualizado es uno de los principales obstáculos a que se enfrentan los responsables de las políticas sanitarias. Para cubrir esta laguna de conocimientos, la Comisión ha completado este mes el primer ciclo bienal del Estado de la salud en la UE.

Conclusiones principales

Los perfiles sanitarios nacionales se han elaborado en colaboración con la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Asistencia Sanitaria. El informe complementario permite sacar cinco conclusiones transversales:

  • La promoción de la salud y la prevención de las enfermedades allanan el camino para un sistema sanitario más eficaz y eficiente. Aparte de unas inversiones desequilibradas en prevención, deben abordarse las desigualdades sociales, como demuestran las diferencias en el cribado del cáncer o la actividad física entre las personas con niveles elevados o bajos de renta y educación.

  • Una atención primaria sólida permite orientar eficazmente a los pacientes a través del sistema sanitario y contribuye a evitar gastos innecesarios. Un 27 % de los pacientes acuden a los servicios de urgencias debido a una atención primaria inadecuada. Únicamente en catorce países de la UE se exige que, para que los pacientes puedan consultar a un especialista, deben ser remitidos desde un servicio de atención primaria; otros nueve países incentivan económicamente ese procedimiento.

  • La asistencia integrada garantiza que los pacientes reciban una atención sanitaria coordinada. De esta manera se evita la situación que puede observarse en la actualidad en casi todos los países de la UE, en los que la asistencia está fragmentada y los pacientes deben encontrar su camino a través de un laberinto de instalaciones de atención sanitaria.

  • Una planificación y una previsión proactivas del personal sanitario hacen que los sistemas sanitarios puedan adaptarse a los cambios futuros. La UE cuenta con 18 millones de profesionales de la salud, y de aquí a 2025 se crearán otros 1,8 millones de puestos de trabajo. Las autoridades sanitarias tienen que preparar a sus trabajadores para los cambios que nos depara el futuro: una población que envejece y la multimorbilidad, así como la necesidad de unas políticas de contratación adecuadas, nuevas competencias e innovación técnica.

  • Los pacientes deberían constituir el elemento esencial de la próxima generación de datos sanitarios mejorados para las políticas y las prácticas. La transformación digital de la sanidad y la asistencia contribuye a destacar los resultados y experiencias del mundo real que tienen importancia para los pacientes, y ofrece un gran potencial para reforzar la eficacia de los sistemas sanitarios.

Próximos pasos

Tras la presentación a los Ministerios de Sanidad de todos los países de la UE, las autoridades nacionales podrán seguir debatiendo estos informes con los expertos de la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Asistencia Sanitaria. Será posible realizar intercambios voluntarios a partir de principios de 2018, con lo que se ayudará a los ministerios a comprender mejor los retos principales y elaborar las respuestas políticas adecuadas.

Más información:

Ver