Etiqueta: Atención Primaria

Archive Posts Listed On This Page

¿Fomenta Pepa Pig el uso inapropiado de los recursos de atención primaria?

“Como médica general, a menudo me he preguntado por qué algunos pacientes inmediatamente intentan consultar a su médico de cabecera sobre dolencias menores de corta duración. Como madre de un niño pequeño y testigo frecuente de la serie infantil de televisión Pepa Pig , podría haber descubierto la respuesta” Catherin Bell, médica de familia.

El Dr. Brown Bear, un médico de cabecera con el cual está registrada la familia Pig, parece brindar a sus pacientes un excelente servicio de atención telefónica y acceso telefónico directo, continuidad de atención, horarios extendidos y un umbral bajo para visitas domiciliarias. ¿Pero podría esta descripción de la práctica general contribuir a las expectativas poco realistas de la atención primaria? En este artículo, presento tres estudios de casos y considero el impacto potencial que las acciones del Dr. Brown Bear podrían tener sobre el comportamiento del paciente.

Caso de estudio 1: No muy bien

Un lechón de 3 años desarrolla un exantema maculopapular facial eritematoso. Sus padres llaman al Dr. Brown Bear, quien opera un sistema de triage telefónico “primero el médico”. El Dr. Brown Bear aconseja acostar al paciente y opta por realizar una visita domiciliaria urgente.

Examina la lengua del paciente, diagnostica una “erupción” y asegura a los padres que “no es nada grave”. Ofrece una dosis de medicamento, a pesar de admitir que es puramente en respuesta a la solicitud del paciente, y dice que es probable que el exantema desaparezca rápidamente.

Caso de estudio 2: George se resfría

Los padres llaman al Dr. Brown Bear un sábado con respecto a un lechón de 18 meses con un historial de síntomas de coriza 2 minutos después de jugar afuera sin su sombrero de lluvia.

El Dr. Brown Bear realiza triages telefónicos y hace una visita urgente a domicilio.

Después de examinar la garganta, diagnostica una infección del tracto respiratorio superior y recomienda reposo en cama y leche tibia. Los síntomas se resuelven en 12 horas.

Caso de estudio 3: Tos de Pedro

Un pony de 3 años tose tres veces mientras asistía a un grupo de juego. La maestra de guardería llama inmediatamente al Dr. Brown Bear, quien telefonea y hace una visita urgente al grupo de juego. En un carro de luz verde. Con sirenas.

El Dr. Brown Bear toma una historia enfocada, preguntando si es “una tos convulsiva o una tos torácica” y pregunta sobre la duración de los síntomas. Él no se compromete en voz alta con un diagnóstico, sino que administra una dosis de medicamento de inmediato y advierte que la tos es potencialmente transmisible.

El resto de los asistentes al grupo de juego y sus padres se vuelven sintomáticos, y todos reciben una dosis de un medicamento rosado no especificado.

El Dr. Brown Bear también se vuelve rápidamente sintomático. Sus pacientes asisten a la consulta para que les administre su dosis de medicina y cantarle.

Discusión

Dado que Pepa Pig es transmitido y visto por padres en más de 180 países en todo el mundo, es probable que la influencia de su retrato del trabajo de los médicos de atención primaria sea significativa.

El caso 1 cuestiona si el Dr. Brown Bear es un médico privado sin escrúpulos, en lugar de un médico de cabecera del NHS. 1 En este caso de probable sarpullido viral, podría razonablemente haber fomentado la autogestión (con una red de seguridad adecuada) o haber pedido a la familia que asistiera a una consulta para su evaluación. Su decisión de realizar una visita domiciliaria urgente es discutible desde el punto de vista clínico y sugiere perseguir un posible incentivo financiero.

El caso 1 también es un ejemplo de prescripción innecesaria para una enfermedad viral, y alienta a los pacientes a intentar acceder a su médico de cabecera de manera inapropiada. Dependiendo de la interpretación de la medicina, el Dr. Brown Bear está recetando antibióticos en una era de aumento de la resistencia a los antibióticos, o está emitiendo medicamentos recetados (¿paracetamol?) Que están disponibles sin receta médica. En el contexto del NHS del Reino Unido, esto crea una posible pérdida de recursos.

En el Caso 2, el Dr. Brown Bear lleva a cabo un triage telefónico fuera del horario normal de trabajo y nuevamente opta por hacer una visita domiciliaria urgente clínicamente inapropiada. Si hubiera explorado las ideas, preocupaciones y expectativas de Daddy Pig, habría descubierto que Daddy Pig ya tenía una buena comprensión del diagnóstico probable y la naturaleza autolimitada de la enfermedad. Sin embargo, la gerencia del Dr. Brown Bear fue, al menos, clínicamente apropiada en esta ocasión, su consejo podría alentar a la familia a manejar enfermedades similares en el futuro.

En el caso 3, el Dr. Brown Bear muestra signos de “agotamiento”. Su despreocupación por la confidencialidad, el consentimiento de los padres, el mantenimiento de registros y su prescripción indican que la carga de la demanda de su población de pacientes está afectando su salud. Ya no puede ofrecer el nivel de servicio que sus pacientes esperan. 2

Conclusión

Peppa Pig transmite muchos mensajes positivos de salud pública, fomentando la alimentación saludable, el ejercicio y la seguridad vial. 3 Sin embargo, a partir de una revisión (repetida, en su mayoría involuntaria) del material de la asignatura, formulo la hipótesis de que la exposición a Pepa Pig y su descripción de la práctica médica general aumenta las expectativas del paciente y fomenta el uso inadecuado de los servicios de atención primaria. Se necesita más estudio para confirmar esto. 4

El Dr. Brown Bear fue contactado por su perspectiva sobre los casos discutidos; sin embargo, no puede hacer comentarios en espera del resultado de una aptitud para practicar la investigación.

Notas a pie de página

  • Conflictos de interés: Ninguno declarado. Puede parecer que mi hijo está patrocinado por Pepa Pig , pero cualquier reclamo de este tipo es falso.

  • Procedencia y revisión por pares: sin comisión; no revisado por pares externamente

  • 1 A pesar de ser un residente del Reino Unido con acceso al NHS, es posible que Papá Pig tenga un seguro de salud privado a través de su empleador: lectores versados ​​en Pepa Pig sabrán que él trabaja como ingeniero estructural, mientras que Mamá Pig escribe cartas sin sentido en la computadora desde casa sin ninguna razón obvia. Sin embargo, parece que ambos están regularmente disponibles para dejar y recoger a sus hijos del grupo de juego sin ninguna guardería adicional. Se necesitan más estudios para determinar cómo se logra esto.

  • 2 Es probable que otro factor que contribuye al agotamiento del Dr. Brown Bear sea que también proporciona cobertura médica para un pabellón de rehabilitación de la comunidad (Serie 3: Hospital ).

  • 3 Para citar Mr Potato in Fruit , Serie 4: “Manzana, naranja, plátano, pera y piña también; Come cinco frutas al día, ¡porque son buenas para ti!

  • 4 El reclutamiento de una cohorte de pacientes control sin exposición previa al material en cuestión ha resultado difícil.

Fuente: BMJ 2017 ; 359 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.j5397 (publicado el 11 de diciembre de 2017)Cite esto como: BMJ 2017; 359: j5397

Ver

Expectativas y realidades en la Atención Primaria española

La existencia o no de un nivel aceptable de salud entre la población, y su paulatino incremento tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo, está fundamentalmente determinado por la calidad y la extensión de la Atención Primaria, tal como señaló la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de Alma-Ata, realizada en Kazajstán, del 6 al 12 de septiembre de 1978, que fue el evento de política de salud internacional más importante de la década de los 70. La conferencia fue organizada por la OMS/OPS y UNICEF; desde entonces la OMS y todos sus estados miembros han seguido manteniendo la importancia esencial de la Atención Primaria en el desarrollo y mantenimiento de los sistemas sanitarios.
En nuestro país se verifica, ciertamente, un nivel aceptable de salud, si bien es cierto que todavía existen diferencias vinculadas a las diferencias de carácter socioeconómico, tal como han puesto de manifiesto, entre otros autores, Vicenç Navarro, y diferencias entre las distintas CCAA.

(más…)

Ver

La Comisión diagnostica el estado de la salud en la UE

Bruselas, 23 de noviembre de 2017. La Comisión diagnostica el estado de la salud en la UE

Únicamente si nos replanteamos nuestros sistemas sanitarios podremos garantizar que sigan siendo adecuados y que proporcionen una atención centrada en el paciente. Esto es lo que se desprende de los 28 perfiles sanitarios nacionales publicados hoy por la Comisión, junto con el informe complementario. Los informes proporcionan un análisis detallado de los sistemas sanitarios de los Estados miembros de la UE. En ellos se analizan la salud de la población y los factores de riesgo importantes, así como la eficacia, la accesibilidad y la resiliencia de los sistemas sanitarios en cada Estado miembro de la UE. Los informes reflejan claramente los objetivos compartidos entre los Estados miembros, y ponen de manifiesto posibles ámbitos en los que la Comisión podría fomentar el aprendizaje mutuo y el intercambio de buenas prácticas.

Vytenis Andriukaitis, comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: «Destinar solamente el 3 % de nuestros presupuestos sanitarios a la prevención, en comparación con el 80 % que se dedica al tratamiento de enfermedades, es simplemente insuficiente. Necesitamos mejorar el acceso a la atención primaria a fin de que los servicios de urgencias no sean la primera parada obligada de la gente. Además, debemos consagrar la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades en todos los sectores de las políticas con el fin de mejorar la salud de la gente y reducir la presión que sufren los sistemas sanitarios. Estos son solamente algunos de los diagnósticos que se desprenden de nuestro informe sobre el estado de la salud en la UE de 2017. Nuestro objetivo al ofrecer datos y perspectivas globales es apoyar a las autoridades sanitarias nacionales a la hora de hacer frente a los desafíos y de tomar las decisiones adecuadas en materia de políticas e inversiones, y espero que hagan un buen uso de ellos.»

Desde hace tiempo se considera que la falta de un análisis global y contextualizado es uno de los principales obstáculos a que se enfrentan los responsables de las políticas sanitarias. Para cubrir esta laguna de conocimientos, la Comisión ha completado este mes el primer ciclo bienal del Estado de la salud en la UE.

Conclusiones principales

Los perfiles sanitarios nacionales se han elaborado en colaboración con la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Asistencia Sanitaria. El informe complementario permite sacar cinco conclusiones transversales:

  • La promoción de la salud y la prevención de las enfermedades allanan el camino para un sistema sanitario más eficaz y eficiente. Aparte de unas inversiones desequilibradas en prevención, deben abordarse las desigualdades sociales, como demuestran las diferencias en el cribado del cáncer o la actividad física entre las personas con niveles elevados o bajos de renta y educación.

  • Una atención primaria sólida permite orientar eficazmente a los pacientes a través del sistema sanitario y contribuye a evitar gastos innecesarios. Un 27 % de los pacientes acuden a los servicios de urgencias debido a una atención primaria inadecuada. Únicamente en catorce países de la UE se exige que, para que los pacientes puedan consultar a un especialista, deben ser remitidos desde un servicio de atención primaria; otros nueve países incentivan económicamente ese procedimiento.

  • La asistencia integrada garantiza que los pacientes reciban una atención sanitaria coordinada. De esta manera se evita la situación que puede observarse en la actualidad en casi todos los países de la UE, en los que la asistencia está fragmentada y los pacientes deben encontrar su camino a través de un laberinto de instalaciones de atención sanitaria.

  • Una planificación y una previsión proactivas del personal sanitario hacen que los sistemas sanitarios puedan adaptarse a los cambios futuros. La UE cuenta con 18 millones de profesionales de la salud, y de aquí a 2025 se crearán otros 1,8 millones de puestos de trabajo. Las autoridades sanitarias tienen que preparar a sus trabajadores para los cambios que nos depara el futuro: una población que envejece y la multimorbilidad, así como la necesidad de unas políticas de contratación adecuadas, nuevas competencias e innovación técnica.

  • Los pacientes deberían constituir el elemento esencial de la próxima generación de datos sanitarios mejorados para las políticas y las prácticas. La transformación digital de la sanidad y la asistencia contribuye a destacar los resultados y experiencias del mundo real que tienen importancia para los pacientes, y ofrece un gran potencial para reforzar la eficacia de los sistemas sanitarios.

Próximos pasos

Tras la presentación a los Ministerios de Sanidad de todos los países de la UE, las autoridades nacionales podrán seguir debatiendo estos informes con los expertos de la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Asistencia Sanitaria. Será posible realizar intercambios voluntarios a partir de principios de 2018, con lo que se ayudará a los ministerios a comprender mejor los retos principales y elaborar las respuestas políticas adecuadas.

Más información:

Ver

Fortalecimiento de la AP Euskadi

Autoría
El documento ha sido elaborado por el Grupo de Reflexión de “Lehen Arreta Arnas Berritzen” en base a las aportaciones del debate de foro de más de 260 profesionales de atención primaria durante el mes de octubre del 217.
Grupo de Reflexión
Maite Arrillaga, Carlos Calderón, Mikel Gandarias, Mónica García, Rafael Gracia, Ana Gorroñogoitia, Ina Idarreta, Eulali Mariñelarena, Alex Marrodan, Rafael Rotaeche y Miren Zubillaga.

ACCEDER AL DOCUMENTO

 

 

Ver

Una Atención Primaria que va camino de “no ser”

Nuevas formas organizativas para defender una Atención Primaria que va camino de “no ser”

EDITORIAL DE SEMFYC

La llamada «crisis» desatada en 2008 ha sido más bien un proceso de reajuste político, social y económico, dirigido por los poderes financieros del capitalismo neoliberal, con el objeto de recortar los derechos conquistados en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Este proceso ha tenido como puntas de lanza la destrucción del empleo y los derechos laborales y, de forma simultánea, el debilitamiento de los tres pilares de los sistemas públicos de bienestar: protección social (paro, pensiones, dependencia), educación pública y, claro está, sanidad pública.

Dado que la columna vertebral de un sistema sanitario público fuerte es una Atención Primaria (AP) fuerte, no es de extrañar que los procesos de desfinanciación se hayan cebado de forma muy especial en ella. En España esta quiebra ha sido relativamente sencilla por la disonancia que existe entre las grandilocuentes declaraciones de la clase política sobre la «prioridad» de la AP (que en realidad ni conocen ni utilizan) y la realidad de unos presupuestos claramente «hospitalocéntricos». Si a ello se añade la propaganda incentivada en los medios de comunicación sobre los milagros de la atención hospitalaria (AH), con su tecnología espacial, sus éxitos quirúrgicos y sus tratamientos casi de ciencia-ficción, resulta sencillo entender lo fácil que ha sido desguazar la AP sin que la ciudadanía, anestesiada, se haya echado a las calles. Este es el «paretiano» resultado: la AP atiende hoy a más del 80% de los pacientes con mucho menos del 20% del presupuesto, mientras que la AH atiende a menos del 20% de los pacientes con casi el 80% del presupuesto sanitario público.

Pero quizás este proceso de pauperización hubiera sido más difícil de lograr si los profesionales de la AP y, especialmente, sus organizaciones profesionales, hubieran estado dispuestas a pelear más. En efecto, en esta década ha sido llamativo el relativo abandono de la defensa combativa de la AP por parte de las sociedades científicas, los colegios profesionales y los sindicatos. Las sociedades científicas parecen haber decidido regresar a la pura «ciencia», quedando con demasiada frecuencia maniatadas por las subvenciones de las administraciones autonómicas o los favores de la industria farmacéutica. Los colegios profesionales, a pesar de la notable afluencia de profesionales de AP a sus directivas, han seguido ensimismados en sus tradicionales cuestiones corporativas, con gran resabio hospitalario. Los sindicatos, de clase o profesionales, han plegado sus estrategias a las de los grupos políticos a los que han servido como correa de transmisión y para los que la AP es una menudencia sin importancia. Todo ello ha hecho cundir entre muchos profesionales de AP, antaño muy reivindicativos, la tremenda sensación de que «no hay nada que hacer» y que el «apoliticismo» y el cultivo de la propia consulta, cual jardín privado, es lo único que queda.

Pero «apoliticismo» y «Atención Primaria» son palabras que casan mal. Los grandes referentes de la AP, como Barbara Starfield, Tudor Hart o Iona Heath, lo han tenido o lo tienen muy claro. La mirada típica de la AP al territorio de la salud es política por definición. Y es que la realización concreta del derecho humano a la salud y la atención sanitaria exige el desarrollo de sistemas públicos de salud, que solo son efectivos y eficientes cuando su eje principal es una AP fuerte. Por eso, cuando esto está amenazado, como lo está actualmente en España, es una obligación ética estricta de todo profesional salir a defenderlo activamente. Las éticas profesionales, si quieren ser coherentes, han de ser necesariamente éticas políticas.

Esta es la mirada desde la que en esta pasada década han comenzado a construirse en AP organizaciones profesionales distintas a las clásicas sociedades científicas, colegios profesionales o sindicatos. Entre estas organizaciones alternativas, cabe señalar el Fòrum Català d’Atenció Primariaa (FoCAP, 2009) y el más reciente Foro Andaluz de Atención Primariab (FoAAP, 2017). En esta misma tendencia hay que enmarcar también los congresos alternativos a los de las sociedades científicas, con visión poliédrica de la AP e independencia de la industria farmacéutica, como los Seminarios de Innovación en Atención Primaria (SIAP) organizados por el Equipo Cescac o el congreso de La Cabecerad. Iniciativas como la Plataforma Nograciase o los vídeos de 1cada8horasf también beben de la misma filosofía.

Centrándonos ya en los mencionados foros, FoCAP y FoAAP, aunque cada uno de ellos tenga sus propias trayectorias y peculiaridades, es posible detectar algunos rasgos comunes que los caracterizan:

1. Tienen un discurso centrado en la reivindicación de la AP como eje vertebrador de la defensa de la sanidad pública. Aspiran a convertir este axioma en hegemónico en el discurso general sobre los sistemas sanitarios públicos. Es decir, pretenden que todos los actores implicados en la defensa del sistema sanitario público asuman como postulado central que no hay sanidad pública justa si su eje vertebrador no es una AP fuerte. Para estos foros, la AH debe ser complementaria de la AP, y no al revés. Es la AH la que está al servicio de la AP y no al contrario.

2. Defienden una mirada integral de la salud, muy atenta a los determinantes sociales y a la equidad, radicalmente contraria a los procesos de medicalización de la vida, compresiva con la longitudinalidad de los procesos biográficos de los pacientes y con honda aspiración comunitaria. Esta mirada es claramente contracultural, pues es muy crítica con las propuestas hipermedicalizadoras, tecnológicas, hospitalocéntricas, biologicistas e individualistas que hegemonizan actualmente el discurso sobre la salud.

3. Poseen un carácter multidisciplinar, no solo «médico». Los foros son espacios abiertos a todas las profesiones sanitarias del ámbito de la AP. Además, buscan la cooperación con las organizaciones que defienden similares postulados, sean ciudadanas o profesionales de carácter general, como las Mareas, o más específicas de los profesionales de AP, como Rebel·lió d’Atenció Primàriag o BastaYaMálagah. Los foros no pretenden, pues, ocupar todo el espacio de la lucha por la defensa de la AP, sino que impulsan, apoyan y tratan de coordinarse con quienes persiguen sus mismos fines.

4. Tienen un modelo de organización abierto y participativo, sin cargos fijos, ni estructuras muy rígidas. Buscan más la horizontalización y el trabajo cooperativo. Autofinancian sus actividades mediante aportaciones de sus integrantes y rechazan de plano la financiación por la industria farmacéutica o la administración sanitaria.

5. Hacen un uso intenso y extenso de las redes sociales como herramienta de reivindicación y lucha. Saben que la comunicación interna y externa potente y bien articulada genera poder de transformación. Los foros quieren tener ese poder.

6. Cuestiones científicas, clínicas, laborales, financieras, éticas, legales, organizativas, de política y gestión sanitaria relacionadas con la AP: todo entra en el campo de visión de los foros, que tienen una mirada integral de la realidad.

7. Mantienen una actitud muy combativa con las administraciones sanitarias. En su opinión, las estrategias de «prudencia» y «colaboración» practicadas por los otros actores (sociedades, colegios, sindicatos) en los últimos años no han tenido el resultado esperado, antes al contrario. Piensan que a las administraciones hay que forzarlas a cambiar y que no lo harán por propia iniciativa y sin presión externa.

8. Asumen una posición crítica, pero de mano tendida, hacia sociedades, colegios y sindicatos para lograr que salgan de la zona de confort en la que estas organizaciones han quedado aparentemente atrapadas en la última década. Generar un frente común de todos en la defensa hegemónica de la AP, junto con otras organizaciones profesionales y ciudadanas, incluidos partidos políticos, es la gran aspiración de los foros.

9. Reconocen que su propia mirada sobre la AP no es en estos momentos la mayoritaria entre los profesionales de AP, víctimas del proceso de descapitalización, desmotivación y vaciamiento profesional que han sufrido en la última década. Por eso apuestan por intensos procesos de reestructuración cognitiva, emotiva y volitiva de los profesionales, especialmente de los que pertenecen a las generaciones más jóvenes, que quizás solo han llegado a conocer la degradada AP actual. Este proceso debería vacunar a los profesionales contra la pasividad irresponsable que acaba en el nihilismo y el cinismo. Pero también contra la hiperresponsabilidad que termina en un estoicismo desmedido que acepta resignado cualquier marco de trabajo por deteriorado que esté, cosa que ha sido ampliamente utilizada por las administraciones sanitarias como estrategia de control y sometimiento en esta década pasada.

Es pronto para saber si estas nuevas formas organizativas tendrán un resultado mejor que las organizaciones clásicas para reconstruir una AP que está en una situación de emergencia vital. Lo que sí es claro es que, sea en unas, en otras o en ambas, si los profesionales no se levantan para defender la AP, nadie va a hacerlo por ellos. Y si la AP muere, morirá todo el sistema sanitario público y, con él, el derecho humano a la protección de la salud.

 


aFòrum Catalàd’Atenció Primaria. Disponible en:https://focap.wordpress.com/.[Visitado el 21 de agosto de 2017.]

bForo Andaluz de Atención Primaria. Disponible en: www.foaap.es[Visitado el 21 de agosto de 2017.]

cEquipo Cesca. Disponible en:http://equipocesca.org/en/[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

dLa Cabecera. Disponible en: http://lacabecera.org/[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

ePlataforma NOgracias. Disponible en: http://www.nogracias.eu/[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

f1 cada 8 horas. Disponible en:https://www.youtube.com/channel/UCe7j0Hqxrv5rgvsLl5HBeFw/featured[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

gRebel·lió d’Atenció Primària. Disponible en: https://rebelionprimaria.wordpress.com/[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

hBasta Ya Málaga. Disponible en:https://bastayamedicosdeatencionprimariademalaga.wordpress.com/[Visitado el 31 de agosto de 2017.]

COMENTARIOS EN LA PUBLICACIÓN ORIGINAL

Ver