“No más cerdos” El exceso de ganado porcino puede tener efectos nocivos sobre la salud humana

“No más cerdos” El exceso de ganado porcino puede tener efectos nocivos sobre la salud humana

Solo en la provincia de Segovia, se produjeron 4.680 toneladas de nitrógeno en forma de purines, “casi tres veces la cantidad que la tierra es capaz de asumir”

Fuente: elsaltodiario.com

Los límites de lo sostenible en la industria porcina castellanoleonesa, una de las grandes zonas productoras de este tipo de carne del Estado, hace tiempo se han sobrepasado. Así lo afirma el nodo de Ecologistas en Acción en la región y por ello ha decidido lanzar No más cerdos, una campaña sobre uno de los aspectos clave de estas granjas: la contaminación de las aguas por nitratos que producen, fruto de la concentración de una gran cantidad de cabezas de ganado en pequeñas extensiones.

El colectivo señala que el exceso de ganado porcino puede tener efectos nocivos sobre la salud humana. En proporciones adecuadas, los nitratos de los purines —estiércoles líquidos compuestos por excrementos del ganado, aguas de lavado y restos de alimentos— mejoran el rendimiento de las plantaciones. Sin embargo, “cuando su concentración es excesiva, las plantas no pueden absorberlos y se infiltran a través del suelo, alcanzando las aguas subterráneas y contaminando pozos y acuíferos, con riesgos para la salud y la propia agricultura”, apuntan desde la organización.

La máxima concentración permitida de nitratos en las aguas de consumo público en los países de la Unión Europea es de 50 mg por litro. Sin embargo, según datos de la Junta de Castilla y León recogidos por el colectivo ambientalista, 709 municipios superan esos niveles en la actualidad en la región, frente a los 67 que lo hacían hace tan solo ocho años.

Los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente referentes al año 2013 exponen que, solo en la provincia de Segovia, se produjeron 4.680 toneladas de nitrógeno en forma de purines, “casi tres veces la cantidad que la tierra es capaz de asumir”, apuntan desde el colectivo, una situación que “es similar en otras provincias de la región”.

MORATORIA DE CUATRO AÑOS

La campaña quiere concienciar además sobre los otros problemas que generan este tipo de instalaciones como el empobrecimiento de las tierras de cultivo —un problema al que hay que añadir el creciente uso de abonos químicos en la agricultura—, la emisión de gases de efecto invernadero, malos olores, pérdida de atractivo para el sector turístico en las zonas en las que se ubican, problemas de abastecimiento de agua o deterioro de la calidad de vida de los residentes.

‘No más cerdos’ plantea cuatro ejes de actuación para hacer frente al problema. En primer lugar, una moratoria que prohíba durante cuatro años la creación de nuevas granjas o la ampliación de las existentes. Le sigue “un plan para la reducción paulatina del número de cabezas hasta equilibrar los residuos generados con la capacidad de tratamiento y uso sostenible”. Por último, Ecologistas plantea la necesidad de, por un lado, ofrecer formación y e información dirigidas a agricultores y ganaderos y, por otro, la aplicación de medidas de control y sanciones que hagan realidad la máxima “quien contamina paga”.

La web No más cerdos incluye un buscador de municipios afectados en Castilla y León para que, señalan, “los castellanoleoneses podamos comprobar el enorme alcance del problema”.