Madrid y la etiqueta medioambiental para vehículos

Madrid y la etiqueta medioambiental para vehículos

Cerca de 1,8 millones de vehículos madrileños nunca tendrán la etiqueta ambiental porque contaminan. Son los turismos y furgonetas matriculados antes de 2000 y los diésel adquiridos antes de 2006

Fuente: cadenaser.com

Un total de 16.398.768 vehículos no tiene etiqueta medioambiental, ni la tendrán nunca, porque contaminan, en concreto los turismos y furgonetas matriculados antes de 2000 y los diésel adquiridos antes de 2006. De ellos, según datos de la Dirección General de Tráfico correspondientes a finales del año pasado, 1.792.208 pertenecen a la Comunidad de Madrid, 1.667.408 a la provincia de Barcelona y 854.815 a la de Valencia.

Un total de 16.398.768 vehículos no tiene etiqueta medioambiental, ni la tendrán nunca, porque contaminan, en concreto los turismos y furgonetas matriculados antes de 2000 y los diésel adquiridos antes de 2006. De ellos, según datos de la Dirección General de Tráfico correspondientes a finales del año pasado, 1.792.208 pertenecen a la Comunidad de Madrid, 1.667.408 a la provincia de Barcelona y 854.815 a la de Valencia.

Cerca de 1,8 millones de vehículos madrileños nunca tendrán la etiqueta ambiental porque contaminan

El Ayuntamiento de Madrid ha propuesto revisar el protocolo anticontaminación y apostará por prohibir la circulación -cuando entren en vigor los escenarios que así lo requieran- de los vehículos más contaminantes y no hacerlo por matrículas pares o impares, como se hace actualmente.

Así, el equipo de Manuela Carmena ha propuesto prohibir la circulación en toda la ciudad a los vehículos sin distintivo ambiental durante la activación de los episodios de alta contaminación, es decir, aquellos matriculados antes del año 2000 o diésel antes de 2006. Ello supondrá una reducción del 17,7 % de la circulación en toda la ciudad y del 33,2 % de las emisiones del tráfico.

Los ayuntamientos pueden obligar a los conductores a colocar en sus vehículos la etiqueta medioambiental -hay cuatro- con la que la DGT clasificó los coches por su potencial contaminante, aunque este organismo decidió que pegarla en el parabrisas tenía carácter voluntario.

Tráfico decidió a finales de 2006 distribuir las pegatinas a 4,3 millones de vehículos de la Comunidad de Madrid, la provincia de Barcelona y las ciudades de Granada, Valencia y Sevilla, mientras que los que no la recibieron pudieron y pueden adquirirla aún en las oficinas de Correos por 5 euros. Pero no podrán comprarla, porque no les corresponde ninguna de las cuatro habilitadas, los que no tienen derecho a ellas, es decir, los 16.398.768 citados.

La colocación del distintivo es voluntaria, sin perjuicio de que cada administración con competencias en Tráfico, como son los ayuntamientos, pueda establecer su obligatoriedad en casos concretos, tal y como señaló en su día la DGT.

En cualquier caso, llevar la etiqueta solo facilita la rápida identificación visual de los vehículos y, por ello, la DGT recomienda que se coloque en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero u otro sitio visible del vehículo. Porque lo que realmente identifica el potencial contaminante del coche es la matrícula y los ayuntamientos pueden acceder al registro de vehículos de Tráfico para comprobarlo.

En la actualidad hay cuatro etiquetas o pegatinas: la 0 emisiones, de color azul, para los vehículos eléctricos; la ECO (azul y verde) para los vehículos híbridos o vehículos “ECO”; la C (verde) para los turismos y furgonetas de gasolina matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014 y la B (amarilla) para los vehículos de gasolina matriculados a partir de 2000 y de diésel a partir de 2006.

Con etiqueta 0 había a finales de año 30.446 vehículos; con la ECO estaba matriculados 174.563, con la B un total de 11.312.914 y con la C 6.975.788