Día: 21 noviembre, 2017

Archive Posts Listed On This Page

Mali: Una infancia en situación delicada

Mali : Une enfance en situation délicate au Nord et au Centre

Maliactu.net El lunes, 20 de noviembre de 2017, se celebra el Día Internacional del Niño. Muy pocos malienses lo saben y muy pocos son conscientes de la situación de los niños del país, aunque cada una de las familias más pobres hace esfuerzos sobrehumanos para tratar de proporcionar un entorno de vida decente para sus hijos. Es cierto que se ha avanzado mucho y se han realizado muchos esfuerzos para mejorar la atención de los niños de Malí. Sin embargo, la inmensidad del territorio nacional, la escasez de recursos disponibles, la escasez de docentes, la crisis de seguridad en Centro y Norte, entre otros, ponen en peligro el futuro de miles de niños. A esto se agregan el matrimonio forzado y la escisión, que todavía son muy caóticos.

Si hay áreas en las que Malí ha realizado progresos notables a favor de la infancia, se trata de la educación, especialmente la escolarización y la salud. Según la ONG Plan International Mali, en la escuela primaria, la tasa pasó del 81,5% en 2011 al 70,1% en 2014, con una tasa de escolarización de niñas que oscila entre el 74,0% y el 64,0% para el el mismo período, y el de los niños pasó del 89.1% en 2011 al 76.4% en 2014. Para la Unidad de Planificación (CPS) del Ministerio de Educación de Mali, la tasa bruta de matrícula (GER) en la escuela primaria 1 en 2017 es 74.5% para niños y 63%, 2% para niñas, con un total de 68.7%. Sin embargo, los problemas relacionados con la escolarización de los niños malienses son grandes debido a las dificultades endémicas, como la insuficiencia de escuelas y clases, el fracaso escolar, la insuficiencia de maestros, el hacinamiento, etc. Estas situaciones se magnifican por la crisis en el Norte y el Centro del país. De hecho, un informe reciente de Minusma y Unicef ​​informa sobre el cierre de más de 600 escuelas con aproximadamente 200,000 niños debido a la amenaza y la inseguridad jihadista. Y este número crecerá mientras continúe la crisis de seguridad.

En términos de salud, la distribución de mosquiteros tratados con insecticida, el control de las enfermedades diarreicas y la distribución de medicamentos antipalúdicos han dado lugar a una reducción significativa de la mortalidad infantil. Según el Dr. Ogobara Doumbo del Centro de Control de la Malaria, la cobertura nacional para la distribución de medicamentos preventivos supera el 80%. El resultado es que los niños de 0 a 5 años mueren menos de malaria que hace dos décadas. Además, ha habido un progreso significativo en la lucha contra el SIDA entre las mujeres VIH positivas en edad fértil, una lucha que ha reducido considerablemente la tasa de mortalidad de los niños nacidos de madres con SIDA.

Los flagelos humanos de la mutilación genital femenina y el matrimonio forzado continúan poniendo en peligro a la niña maliense. De hecho, Mali se encuentra entre los principales países del mundo donde la tasa de excisión de los niños es la más alta del mundo, hasta el 95% en algunas regiones. Además, nuestro país tiene el triste récord de matrimonios tempranos de niñas de entre 13 y 15 años. Además de los peligros mortales de estas dos prácticas, los sobrevivientes tendrán que soportar la totalidad de sus vidas para soportar el daño a veces insoportable que resulta de estas prácticas bárbaras inaceptables en el siglo XXI. Este es el caso, y para la escisión, de la fístula obstétrica que causa un inmenso dolor en las mujeres que la padecen, un sentimiento de profunda humillación y trauma relacionado con esta enfermedad y sus consecuencias.

Debido al temor de los islamistas en el sur de Mali, los distintos gobiernos desde ATT nunca han podido abordar el tema del matrimonio precoz forzado y la escisión. Contra el oscurantismo, se necesitan medidas radicales. No hay ninguna justificación para casarse con una niña de 12-13 años que piense más en jugar que en satisfacer sexualmente a un hombre que le causará un enorme sufrimiento físico y moral y pondrá en peligro su vida cuando esté en un estado de embarazo. Los peligros de la escisión han sido denunciados por varias décadas. Pero aquellos que no temen a Dios continúan traumatizando a bebés y niños pequeños. Porque es incorrecto creer que es el Islam el que prescribe la escisión. De lo contrario, cómo explicar eso en una ciudad religiosa como Tombuctú no es apropiado. Ninguna localidad en el norte de Malí está más islamizada que Tombuctú, donde los eminentes cadíes residen en las ciencias islámicas. Lo que se necesita en Malí es la prohibición de prácticas bárbaras y no islámicas. Pertenece a las políticas. Es una cuestión de coraje porque la conciencia solo ha durado demasiado. Debemos ir a la represión.

Ver